TEMA DE ANÁLISIS

La noticia del exterior que puede estimular a la economía uruguaya

Tras conocerse los datos del primer trimestre que mostraron un alicaído Producto Interno Bruto, las buenas noticias pueden venir del exterior con posibles bajas de tasas de interés.

La recaudación de impuestos que grava el consumo bajó 6,4%. Foto: Archivo El País
Las expectativas juegan un rol fundamental en la economía. Foto: Archivo El País

Una semana con mucha información para lo que puede ser el nivel de actividad del próximo año. El contexto global sigue mostrando revisiones a la baja en las proyecciones de crecimiento económico y las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) uruguayo también dan un aporte en sentido negativo.

Sin embargo, aparecen los bancos centrales de Europa y Estados Unidos pautando una tendencia a la baja en las tasas de interés que en este contexto proporciona un alivio. Aprovechar las pocas buenas noticias que aparecieron estos días dependerá mucho de la actitud de quienes asuman la conducción del país en el próximo período de gobierno.

Las expectativas juegan un rol fundamental en la economía. Las decisiones en materia de inversión, contratación de personal e incluso los gastos de las familias se toman en base a cómo se prevé va a estar la situación en el futuro, que podrá ser más o menos cercano dependiendo el tipo de gasto en cuestión. Pero ese futuro no se conoce y se lo proyecta en base a la situación actual, pero también en base a cambios que puedan suceder en el futuro inmediato, que se ponderan según la probabilidad de que efectivamente acontezcan.

Recientemente fue divulgado el dato sobre el desempeño de la economía uruguaya en el primer trimestre del año, que confirma el estancamiento por el que atraviesa desde hace varios años. Por otra parte, las noticias que vienen desde el resto del mundo no son las más favorables. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China generan una gran incertidumbre que se refleja en las permanentes correcciones a la baja que están efectuando los distintos organismos internacionales respecto al crecimiento económico mundial.

En este contexto de frenazo global, los principales bancos centrales del mundo reaccionaron adoptando medidas paliativas ya que la solución final requiere definiciones políticas más cooperativas y menos confrontativas como las que se están viendo. En este sentido, se confirmó esta semana el mantenimiento de una política monetaria expansiva por parte de la Unión Europea y luego también por los Estados Unidos.

El resultado de todo ello será una caída de las tasas de interés buscando apuntalar un nivel de actividad que pierde dinamismo. Pero para nuestro país se presenta una oportunidad que puede ser favorable.

El primer elemento que hay que considerar es el propio descenso de las tasas de interés. Tomando como referencia el rendimiento del bono del Tesoro americano a 10 años, considerado el activo libre de riesgo por excelencia y en función del cual se mide el riesgo de las distintas colocaciones financieras, se constata un descenso de un punto porcentual entre el mes de octubre y la última cotización (cayó del 3,1% al 2,1%).

Una reducción de la tasa de interés que en términos reales ya está en un nivel muy bajo tiene una serie de impactos sobre el funcionamiento de la economía.

En primer lugar, se tornan más atractivas las inversiones en el campo real. Varios proyectos que frente a rendimientos financieros no eran tan atractivos corregidos por el riesgo asociado, se vuelven más rentables, alentándose así la inversión. De hecho, es lo que se busca.

Por otra parte, los capitales buscan mayores retornos, y los mercados emergentes como el nuestro vuelven a aparecer en el radar de los inversores y se incrementa el flujo de capitales que pasa las fronteras.

Un tercer punto que se verifica cada vez que hay una reducción de las tasas de interés, es la suba de los precios de las commodities, que se vuelven un activo financiero más y recomponen su valor ante cambios en la cotización del dólar.

En resumen, la baja que registran las tasas de interés en las economías desarrolladas termina siendo una oportunidad para economías emergentes como la uruguaya, que cuentan así con financiamiento abundante y a bajo costo, sumado al buen escenario para los precios de exportación.

Ese contexto también es el que experimentan las economías vecinas, que en la medida que lo aprovechen redundará favorablemente sobre la nuestra. La prueba más fehaciente es el resultado de la pasada temporada turística que, a diferencia de los dos veranos anteriores, registró una caída importante ante la menor capacidad de gasto de nuestros vecinos.

Precisamente el desafío es aprovechar esta oportunidad que ofrece la coyuntura internacional. Que hay que evaluarla correctamente ya que se da en un contexto de gran incertidumbre global, por lo que quien toma decisiones y arriesga es muy selectivo, a diferencia de otras coyunturas en las que el horizonte está más despejado.

Pero es una oportunidad al fin que puede dar cierto margen a las autoridades que asuman el año próximo, siempre y cuando adopten las medidas necesarias para revertir los desequilibrios que registra la economía uruguaya.

El estancamiento que experimenta la economía uruguaya responde a una coyuntura internacional que en los últimos años no fue tan favorable como en la década anterior, pero también y fundamentalmente, a problemas internos que se pueden resumir en la pérdida de competitividad que enfrentan casi todos los sectores productivos.

El abaratamiento relativo de Uruguay pasa así a ser una prioridad. No es un proceso fácil y mucho menos rápido. Pero hay que empezar a encararlo. Y cuando antes se inicie mejor. En tal sentido, y a los efectos de hacerlo creíble e incidir favorablemente en las expectativas, importan las acciones que se anuncien se van a emprender.

La credibilidad que generen esos anuncios de reformas le puede dar un margen de tiempo a las nuevas autoridades para reducir el déficit y llevarlo a niveles que no afecten la trayectoria de la deuda. Lo que mejoraría el ambiente para los negocios, posibilitando así el repunte de la economía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)