Cruce de visiones

La nueva polémica en el fútbol y básquetbol local: un proyecto de ley

Una nueva polémica se genera el fútbol y el básquetbol uruguayo por un proyecto de ley sobre derechos de imagen. Hay diferencias entre dirigentes, jugadores, árbitros, directores técnicos y sobrevuelan los ingresos que se generan por las transmisiones de Tenfield.

Jugadores, árbitros y entrenadores reclaman recibir una parte de los ingresos por derechos de imagen. Foto: Gerardo Pérez
Jugadores, árbitros y entrenadores reclaman recibir una parte de los ingresos por derechos de imagen. Foto: Gerardo Pérez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo, que avanza en el Parlamento llevará -si se aprueba- a que los deportistas uruguayos reciban un 10% de los ingresos brutos por contratos de televisión y publicidad que obtienen los clubes y federaciones que organizan eventos deportivos. También contempla un 0,5% de la recaudación para árbitros y entrenadores.

De la comparecencia de los actores abarcados por la normativa entre fines del año pasado y los primeros meses de 2019 a la Comisión Especial del Deporte, surge que los clubes y federaciones rechazan el reparto de los ingresos, y que los futbolistas no están conformes con el porcentaje definido para ellos. Tampoco entrenadores y árbitros.

En la exposición de motivos, el Poder Ejecutivo sostiene que hubo “un aumento en la valoración de los espectáculos” deportivos, lo que redunda en “un claro beneficio para los organizadores” de los eventos. Ante eso, el objetivo es “regular para todos los deportes” el derecho de explotación de los espectáculos deportivos, reconociendo a clubes y federaciones la posibilidad de comercializar los contenidos audiovisuales y la publicidad.

Pero también dando “un merecido reconocimiento a los verdaderos actores” que son los deportistas, “otorgándoles el derecho al cobro de al menos el 10% de los ingresos brutos que genere la comercialización” del espectáculo. También se contempla a entrenadores y árbitros con 0,5% de lo recaudado, y todos estos actores tienen “derecho a solicitar y recibir información de todos los ingresos que los organizadores de los eventos deportivos perciban”.

Estos conceptos el Poder Ejecutivo los asocia a la llamada “ley Pelé” que rige en Brasil, que reconoce “un nuevo ingreso a los deportistas, distinto y además de sus haberes salariales y premios, derivados de la sola condición de intervenir en un evento deportivo, sin distinguir su condición de titular o suplente”.

Jugadores.

La Mutual (sindicato de futbolistas profesionales) acudió el año pasado al Parlamento y su presidente, Michael Etulain, dijo a El País que entienden que el porcentaje de 10% de los ingresos que se establece en el texto “es muy poco”. Igualmente, aclaró que tal como está redactado marca “un mínimo” que podría superarse si existe una negociación particular entre las partes.

“La ley Pelé en Brasil arrancó con un porcentaje más elevado, porque comenzar a implementar el mecanismo de cobro ya lleva de por sí un costo de administración y para eso se necesitan recursos”, explicó Etulain y dijo que podría arrancarse con un guarismo mayor para después reducirlo.

Ante las dudas planteadas por los clubes sobre la implementación del cobro y la forma de medir los ingresos, Etulain señaló que “no es tan difícil” porque es la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) “la que vende los derechos” de televisación o de esponsoreo de los campeonatos. “Esa venta tendrá un precio que todos lo conoceremos (incluso hoy los futbolistas forman parte del Congreso de la AUF), y el porcentaje será en relación a eso, como funciona ya hoy con (los futbolistas de) la selección”.

Clubes. 

En diciembre pasado una nutrida delegación de la Primera División del fútbol uruguayo se presentó en el Parlamento. El asesor legal de Nacional, Hernán Navascués, planteó que el proyecto “incide, sin una comprensión adecuada -lo digo con respeto y reconociendo las buenas intenciones con que fue elaborado- y de manera notoria, en un fútbol totalmente deteriorado”.

Repasó que los clubes tienen “deudas millonarias”, que “la mayoría de los partidos tienen déficit” y que “el 80% de los ingresos” es destinado al sueldo de los futbolistas. “Se agrega ahora un 10% de los ingresos totales, como si para que exista un jugador no fueran esenciales los cancheros, los quinesiólogos, los médicos, los funcionarios, los dietistas, los cocineros, es decir todos quienes se mueven alrededor”, agregó.

Navascués también hizo hincapié en que se intenta legislar sobre un derecho de imagen “que no es tal, porque basta leer la exposición de motivos para darnos cuenta de que lo que se pretende regular es el derecho de arena”, que surge de la ley Pelé y ha tenido “grandes críticas en Brasil”, al punto que “fue modificado varias veces”.

El asesor legal de Nacional sostuvo que la transmisión de imágenes de los futbolistas está comprendida dentro de sus contratos como “trabajador laboral deportivo”. Lo comparó a cuando los presentadores televisivos “Blanca Rodríguez o Aldo Silva aparecen en el informativo cumpliendo con su contrato de trabajo, (porque) a pesar de que lo que se ve es solo la imagen de ellos, ese no es el verdadero derecho de imagen”.

“El jugador individualmente considerado está cumpliendo con su contrato de trabajo; la imagen es la del club. No nos engañemos: el jugador vale por sus condiciones, pero también por la camiseta que viste”, subrayó Navascues. En esa línea, manifestó que “el derecho de imagen es el derecho a la explotación comercial” y eso no ocurre con los jugadores “cuando un equipo sale a la cancha, salvo que se los obligue a hacer una propaganda más allá de lo que estipulan sus contratos”.

Complementado eso, Leonardo Goicochea que acudió como presidente de Danubio (ya no lo es) expresó que la explotación comercial es si un club “decidiera hacer un convenio, por ejemplo, con un álbum de figuritas y pusiera las caras de los jugadores en los paquetes”, porque se estaría usando “la imagen extradeportiva del jugador y fuera del campo de juego en beneficio del club”.

En tanto, el presidente de Liverpool, José Luis Palma, dijo en la Comisión que “desde el momento en que un jugador firma un contrato profesional con un equipo de fútbol, está implícito que esa actividad es pública y, por lo tanto, que su trabajo va a ser proyectado hacia el mundo a través de las imágenes” televisivas, en un “fenómeno que no es nuevo, tiene décadas y todo jugador lo sabe”.

El dirigente de Wanderers, Gaston Inda, cuestionó a la Secretaría Nacional del Deporte, que elaboró el proyecto: “en vez de estar preocupada por una solución global para el fútbol, envía una iniciativa para recaudar más”.

La opinión de otros actores

Árbitros aspiran a llegar al 5%

La Asociación de Árbitros de Fútbol (Audaf) presentó una demanda en la Justicia contra Tenfield y la AUF por no haber cobrado nada por la cesión del derecho de imagen de los jueces dentro de los contratos de televisión desde 1998 a la fecha. El año pasado en el Parlamento, una delegación del gremio dijo compartir “la filosofía del proyecto”, pero tener “diferencias”, como que los jueces no son catalogados como deportistas. “Internacionalmente se considera al árbitro un deportista más, (porque) es una figura imprescindible para la realización del espectáculo”, dijo Fernando de los Santos, abogado de Audaf. Añadió que a los efectos de realizar aportes al Banco de Previsión Social (BPS) se los considera “profesionales del deporte”. El gremio de jueces de fútbol considera “insuficiente” el 0,5% de los ingresos establecido en el proyecto, porque serían US$ 20 mensuales para cada árbitro. Por los “minutos de exposición” durante la transmisión de los partidos y hasta que hayan “segmentos (en programas deportivos) que se hacen solamente sobre la tarea del arbitraje”, consideran “lógico un porcentaje de 5%”, que está alineado a normas aplicadas a nivel internacional.

DT: “Somos la imagen del club”

La delegación de la Asociación de Entrenadores de Fútbol (Audef) que fue este mes al Parlamento llevó DVD con la transmisión de dos partidos del campeonato local, para “argumentar” su participación en el espectáculo. Aparecen durante 8 minutos y medio, y la presencia ha llegado a ser de hasta media hora si se toman las declaraciones post-partido, dijo el presidente de Audef, Ariel Longo, y destacó que “un minuto de televisión es muy oneroso”. Por eso, sostuvo que tienen una participación superior al 0,5% de los ingresos que marca el proyecto. “Somos la imagen del club. La imagen de Peñarol hoy es Diego López, así como la de Nacional es (Álvaro) Gutiérrez y de la selección es (Óscar Washington) Tabárez”, dijo el DT Sergio Markarián. Otro entrenador que asistió fue Gerardo Pelusso y contó que en Chile la asociación entrega “una cifra fija por año” por derechos de imagen, que se reparte 30% para los DT y 70% para los futbolistas, pero en el resto de América (excepto Brasil) no está regulado. Longo señaló que tras 21 años de contrato entre Tenfield y AUF, aún no hay acuerdo sobre quién debe abonar el derecho de imagen de los entrenadores.

“Proyecto abierto” e intención de votarlo
Los porcentajes para cada actor del deporte pueden modificarse



La Comisión Especial de Deporte que analiza el texto remitido por el Poder Ejecutivo es presidida por el diputado frenteamplista Luis Gallo, quien aclaró a las delegaciones que es “un proyecto abierto, que seguramente tenga modificaciones”. Sostuvo que de aprobarse será “una herramienta más para enfrentar los grandes poderes económicos” con intereses en el deporte, y que su intención es votar el proyecto este año.

“Es un instrumento muy válido, corregible, y vamos a apostar a él. Por lo menos, nuestra fuerza política (el Frente Amplio) ya definió trabajar seriamente para aprobar la iniciativa. A mí, lo del porcentaje me interesa poco. Es un tema de negociación, de cálculos, de que se pongan de acuerdo los actores”, indicó Gallo a principios de mes. Otro legislador frenteamplista, Carlos Reutor, auguró “un proceso bastante complejo, porque es difícil la conformidad de cada actor vinculado al deporte” con lo que salga.

Sobre el arduo trabajo que le espera a la Comisión, el diputado blanco Mario Garcia sostuvo: “Se está generando un nuevo derecho; (porque) por más que existe, la intención es reconocerlo en el ordenamiento jurídico, y ahí es donde tenemos que tomar una decisión que, en la medida en que podamos nutrirnos de la mayor cantidad de elementos, podrá ser más acertada o más justa”.

Diferencia abismal
Basquetbol
Básquetbol pide quedar fuera del proyecto

El presidente de la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB), Ricardo Vairo, pidió al comparecer en octubre del año pasado que se deje a este deporte por fuera del proyecto, porque aseguraron que la diferencia con el fútbol a nivel de ingresos “es abismal”.

No hay ventas
Ricardo Vairo
Ricardo Vairo - Presidente de la FUBB

“Si bien el básquetbol se maneja como un deporte profesional, cuando se analiza el tema en más profundidad, se puede ver que en la mayoría de sus aspectos no lo es”, dijo el Vairo. Repasó que “no existe la venta de jugadores”.

Jugadores unidos
Michael Etulain
Michael Etulain: Presidente de la Mutual de futbolistas

En el básquetbol hay un gremio: Basquetbolistas Uruguayos Asociados, pero no tiene la fuerza de la Mutual de Futbolistas. Por eso, el presidente de la Mutual, Michael Etulain no descartó “manejar de forma conjunta” el reclamo por los derechos de imagen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)