MEDICINAL Y CÁÑAMO

Nueva regulación para el cannabis permitirá exportar unos US$ 80 millones

El gobierno emitió dos decretos que fijan nuevas reglas para la industria del cannabis. Según las empresas del sector da “seguridad jurídica” para exportar.

Cannabis, marihuana. Foto: Mateo Vázquez | archivo El País.
Cannabis. Foto: Mateo Vázquez

El gobierno emitió ayer dos decretos que eran esperados por las empresas locales que producen cannabis y productos derivados, con el objetivo de “impulsar el desarrollo de la industria del cáñamo y el cannabis medicinal” según expresó el prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés.

El presidente de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal, Marco Algorta, explicó a El País que la nueva regulación “es un excelente primer paso para poder sacar lo producido” en las últimas zafras, que estimó son unas 120 toneladas con un valor potencial en torno a US$ 80 millones.

Si bien en los últimos meses empresas locales habían podido exportar inflorescencia de cáñamo a Suiza y cannabis medicinal a Estados Unidos, lo hacían “por un régimen de excepcionalidad” y ahora las nuevas reglas dan “seguridad jurídica a estas transacciones”.

Uno de los decretos autoriza “la exportación de los volúmenes de cannabis psicoactivo de uso medicinal cosechados en las zafras 2018, 2019 y 2020”, y el otro lo mismo para “el cannabis no psicoactivo (cáñamo)”.

En el caso del cáñamo, se establece que la producción “no podrá destinarse al consumo directo dentro del territorio nacional”, sino solamente “a la extracción de sustancias que luego puedan utilizarse para la elaboración de productos, tales como cosméticos, aceites, alimentos a base de cáñamo, especialidades vegetales o materias primas vegetales con actividad farmacológica para la fabricación de medicamentos fitoterápicos”.

Algorta indicó que “la mayoría de las empresas tienen dentro de su modelo de negocios la industrialización” de productos vinculados al cannabis, y esa es la apuesta. Agregó que falta trabajar con el gobierno para “potenciar” esta parte de la industria hacia el futuro.

En ambos decretos se establecen un conjunto de requisitos para comercializar el cannabis: tener licencia vigente (de producción, comercialización o industrialización), un certificado de autorización del país de destino en caso de exportación, un análisis microbiológico del producto, entre otros aspectos.

En los controles y la emisión de licencias intervienen el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Ganadería y el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Según Algorta que haya tantos organismos “no es problema si hay voluntad política, como la hay”, para colaborar con el sector. Al día de hoy hay 42 empresas con licencias activas.

Una de las empresas que exportó al exterior fue Cplant -enviará 14 toneladas entre julio y agosto de inflorescencias de cáñamo- y uno de sus socios, Guido Husni, dijo ayer a El País que estas últimas semanas “se trabajó codo a codo con las autoridades” y hay potencial para “posicionar a Uruguay como un pionero de la industria del cannabis en el mundo”.

Según Ferrés la industria del cannabis debe “impulsarse como una marca país”, porque “el Poder Ejecutivo considera que va a generar muchas divisas para Uruguay y muchas fuentes de trabajo”. El presidente Luis Lacalle Pou dijo esta semana que “es una producción en que el Uruguay está muy avanzado respecto a otros países”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados