REGIÓN

La nueva sintonía comercial entre Uruguay y Brasil: buscan que crezca la relación bilateral

La nueva estrategia exterior de Brasil contempla a Uruguay, mientras el futuro canciller elogió el proceso de apertura del vecino.

El embajador de Brasil en Uruguay, Antonio José Ferreira Simões dijo que su país “tiene interés” en invertir en Uruguay. Foto: Francisco Flores
El embajador de Brasil en Uruguay, Antonio José Ferreira Simões dijo que su país “tiene interés” en invertir en Uruguay. Foto: Francisco Flores

El plan de apertura económica elaborado en Brasil por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, implica -entre otras cosas- el incremento de las relaciones comerciales y las inversiones con el mundo, en donde Uruguay tiene especial importancia.

Así lo afirmaron ayer, en un desayuno organizado por la Cámara de Comercio Uruguayo Brasileña, el embajador de Brasil en Uruguay, Antonio José Ferreira Simões, el presidente de dicha cámara, Fernando Cativelli y autoridades de la Receita Federal y de la Dirección General Impositiva (DGI), los responsables de la administración tributaria de ambos países.

El embajador del país norteño en Uruguay, indicó que el objetivo del gobierno es demostrar que “Brasil es un país lleno de oportunidades y abierto al mundo”.

Esto va en línea con lo que señaló días atrás a El País el futuro canciller, Ernesto Talvi, quien dijo que ve “con buenos ojos” la política que está llevando adelante Brasil.

Ayer, el embajador destacó que “Uruguay es un país extremadamente importante” para Brasil, no solo porque son el segundo mayor comprador de productos uruguayos, sino también porque desde Brasil “hay mucho interés” por concretar inversiones en Uruguay.

Además, el embajador destacó que en su país están “felices” dado que “hay una perspectiva de un nuevo gobierno” que, alineado con la estrategia del gobierno de Bolsonaro, pretende “dejar al sector privado trabajar, disminuir el tamaño del Estado y trabajar en conjunto dentro del Mercosur”.

A modo de promoción del destino, el embajador repasó los principales desafíos de Brasil en materia económica tras la recesión que enfrentó en los años 2015 y 2016. Asimismo, el diplomático destacó los últimos logros del país y explicó las reformas que llevan adelante para impulsar el crecimiento de la economía.

Principales desafíos.

El principal problema de la economía radica en el elevado déficit fiscal y los niveles de la deuda pública que llegarán a ser récord en el año 2022. Según indicó Ferreira Simões, en septiembre, la deuda pública brasileña se ubicó en 79% del Producto Interno Bruto (PIB) y estiman que aumentará hasta llegar a 82% en 2022, luego se prevé que comience a disminuir. “Ese es el escenario que tenemos que cambiar y ser capaces de disminuir el déficit fiscal y la deuda pública”, afirmó el embajador.

Reformas impulsadas.

Para lograr eso, el diplomático mencionó las reformas impulsadas -algunas ya aprobadas, otras en ese proceso- por el gobierno brasileño tales como la de la seguridad social (con la que pretenden ahorrar unos 800.000 millones de reales en 10 años), la tributaria (con la que buscarán simplificar la estructura impositiva).

Asimismo, Bolsonaro busca lograr la independencia del Banco Central de manera formal (su autonomía no está completamente definida), la ley para proteger la libertad económica (busca el impulso del sector emprendedor privado) y por último, la desestatización de la economía (en Brasil hay 440 empresas estatales y buscan privatizar algunas).

Logros del gobierno.

Según el embajador, su gobierno alcanzó varios logros este año: la creación de 840.000 empleos en lo que va del mismo y la atracción de US$ 80.000 millones de Inversión Extranjera Directa.

Sumado a eso, destacó la baja inflación (menos del 3%), el alto nivel de las reservas internacionales de casi US$ 400.000 millones, el superávit de la balanza comercial de más de US$ 50.000 millones y la “dramática caída” de las tasas de interés (pasaron del entorno del 14-15% al 5%).

Embajador de Brasil en Uruguay, Antonio José Ferreira Simões. Foto: Francisco Flores
Embajador de Brasil en Uruguay, Antonio José Ferreira Simões. Foto: Francisco Flores

Ferreira Simões indicó que prevén que la actividad económica de Brasil crezca “poco menos de 1% este año” pero indicó que para 2020 proyectan un crecimiento del 2%.

“Debemos reconstruir la economía de Brasil y retomar el crecimiento a largo plazo. Lo que hay que hacer es promover el crecimiento, mejorar el ambiente de negocios, equilibrar las cuentas públicas, atraer y promover inversiones externas e integrar la economía brasileña a la economía mundial”, concluyó el embajador.

Oportunidad comercial.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio Uruguayo Brasileña enfatizó en la posibilidad que tienen las empresas uruguayas de salir a vender sus productos a otras ciudades brasileñas que no sean las tradicionales como San Pablo.

En relación a las exportaciones de Uruguay hacia Brasil este año, Cativelli señaló que de enero a octubre de 2019 se llevan vendidos US$ 945.855.839 millones y estiman que al cierre del año esa cifra ascienda a US$ 1.135 millones. “La caída de las exportaciones (a Brasil) en 2019 va a ser bastante menor a las de los últimos cinco años”, indicó el presidente.

Sobre las oportunidades de negocio para las empresas uruguayas, Cativelli mencionó algunos destinos con potencial tales como los estados de Amazonas, Río Grande do Sul, Paraíba, y las ciudades Itajaí, Itapissuma e Ivotí.

Además, el presidente de la cámara afirmó que Uruguay tiene oportunidades si logra que las industrias brasileñas trasladen sus procesos productivos a el país.

“La oportunidad está, depende de nosotros aprovechar las circunstancias”, concluyó Cativelli.

El acuerdo de doble imposición

Con el objetivo de potenciar las relaciones e inversiones entre Uruguay y Brasil, ambos gobiernos concretaron el acuerdo que propone eliminar la doble imposición en materia tributaria. Sobre este tema y sobre las ventajas del convenio, expusieron Willian Pacheco Rio y Leonardo Bruzzone, funcionarios de la Receita Federal y de la Dirección General Impositiva (DGI), respectivamente. En relación al acuerdo, los disertantes explicaron que el convenio propone eliminar la doble tributación en materia de impuesto a la renta y al patrimonio, pero señalaron que también tiene el objetivo de prevenir la evasión y elusión fiscal. Bruzzone puso el foco en que el convenio busca, principalmente, estimular a los empresarios e inversores y no castigarlos con la doble tributación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados