Había subido hace 7 días y los frigoríficos ajustaron otra vez

Nueva suba de la carne, que acumula alza de 10%

La falta de ganado gordo preparado continúa e impulsa hacia arriba los precios de la hacienda reflejándose en la carne con hueso que es volcada al mercado interno. Esta semana el producto volvió a subir, está vez $ 5 por kilo, en el marco de un aumento que abarca a todos los cortes con hueso; la semana pasada, algunas plantas habían ajustado $ 3 por kilo la carne con hueso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La rebaja opera desde hoy al público. Foto: Archivo El País

En esta ocasión, hubo una empresa que subió $ 7 por kilo las pulpas sin hueso y $ 10 por kilo los cortes bovinos sin desosar.

Con ambas subas ya se lleva un aumento de entre 7% y 10%, explicó a El País el presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC), Hebert Falero, sin descartar nuevos incrementos en las próximas semanas.

El precio de la carne siempre aumenta cuando llega el invierno, reflejo de la falta de ganado, pero este año ese faltante es mucho más acentuado y desde hace meses, la misma industria frigorífica venía previendo el problema. Ya no es un tema de precios —hay negocios por novillos gordos a US$ 3,70 por kilo de carne—, falta oferta y por más que los precios suben la oferta en el mercado no llega a crecer.

"La anterior suba de $ 3 por kilo para la carne con hueso (la semana pasada) no fue trasladada al público por muchos carniceros y no se notó en los precios", afirmó Falero a El País. Sin embargo, "ahora que nos estamos acercando a un aumento de casi 10%, la gente lo va a notar. Vamos a ver cómo reacciona", agregó.

El presidente de la Unión de Vendedores de Carne reconoció que hay una caída en el consumo, pero no sólo en el caso de la carne. "Después de las vacaciones las ventas cayeron e incluso eran bajas previo a la suba", agregó.

Falero le restó dramatismo a la suba. "La carne volverá a bajar en pocos meses cuando comience la zafra y la oferta de ganado gordo se incremente", afirmó.

Importación.

Mientras tanto, con una suba del precio del ganado gordo en Uruguay que se acentúa y donde los frigoríficos dedicados al abasto interno son los que se despegan de los exportadores —no quieren perder el ganado que sale a venta—, la importación de carne bovina desosada desde Brasil continúa fluida, según algunas fuentes consultadas por El País.

Abastecedores con fuerte presencia en el mercado interno hace rato que están importando carne bovina brasileña, ayudados por los precios.

Hasta ahora venían entrando tres camiones por semana —son 66.000 kilos—, pero esta semana el ingreso subió a cuatro camiones (88.000 kilos); no crece más porque hay un fuerte faltante de ganado en Rio Grande do Sul. La carne vacuna brasileña que entra a Uruguay pertenece a razas británicas, tiene una alta calidad y ha sido muy bien recibida por el consumidor local. Los cortes sin hueso que entran desde Brasil, provienen de frigoríficos habilitados para la exportación.

Más allá de estas importaciones, la Unión de Vendedores de Carne sigue sondeando precios en Brasil y apunta a realizar importaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)