PROPUESTA

¿Un nuevo impuesto? De qué se trata el tributo que quieren crear para financiar deportistas de alto nivel

Según Gonzalo Barceló, autor del proyecto de ley y suplente por el Partido Colorado del diputado Felipe Schipani, se espera una recaudación que ronde en US$ 400.000 mensuales.

Varias raquetas de tenis en el piso. Foto: Marcelo Bonjour (Archivo)
Varias raquetas de tenis en el piso. Foto: Marcelo Bonjour (Archivo)

El Partido Colorado presentó a la Comisión Especial de Deportes de la Cámara de Representantes, un nuevo proyecto de ley que crearía un impuesto que tendrá como destino el financiamiento del deporte de alto rendimiento.

El Impuesto al Consumo de Telefonía Móvil (ICTM), impuesto que plantea el proyecto de ley, de ser aprobado gravará la primera recarga del saldo, cada mes, del servicio de telefonía móvil activo en Uruguay.

En esta línea, se prevé que los contribuyentes sean los usuarios de dicho servicio, quienes deberán pagar $ 3 por la primera recarga en el mes, de cada servicio de telefonía móvil activo.

En tanto, se designa a las empresas de telefonía (Antel, Movistar, Claro y “toda empresa pública y/o privada que se dedique al giro de la telefonía móvil”) como agentes de retención del ICTM.

Según Gonzalo Barceló, autor del proyecto de ley y suplente por el Partido Colorado del diputado Felipe Schipani, se espera una recaudación que ronde en US$ 400.000 mensuales.

El objetivo de este impuesto es financiar el Fideicomiso de Apoyo al Deporte de Alto Rendimiento (Fadar), el cual sería creado por el mismo proyecto de ley, teniendo como finalidad financiar al deporte de alto rendimiento. Se espera que, tanto el deportista tenga un apoyo para desarrollar su disciplina con profesionalismo, como generar el compromiso en aquellos deportistas con aspiraciones a grandes logros a nivel nacional e internacional.

De acuerdo al proyecto de ley, hay distintos tipos de financiamientos: apoyo a deportistas, apoyo a las federaciones, pensión al alto logro deportivo y la creación de un centro de alto rendimiento.

Para el apoyo a deportistas, instituciones rectoras de una actividad deportiva competitiva postularán, ante el Consejo Administrador del Fideicomiso, a tres deportistas individuales de alto rendimiento. En caso de que los deportistas compitan en dupla, se postulará a dos duplas, y si es en equipo, se postulará a todo el conjunto.

Dichos deportistas, podrán acceder a un salario deportivo cuya suma será equivalente a dos salarios mínimos nacionales (SMN), es decir $ 35.860. El mismo, será pagado en forma mensual y se pagará desde el otorgamiento hasta el comienzo de los Juegos Olímpicos o Paralímpicos.

Según Barceló, se espera que con este apoyo se dediquen exclusivamente a la actividad deportiva, aunque “seguramente deberán conseguir más apoyos que les permitan vivir y dedicarse solo a entrenar”.

También se prevé que, los aportes a la seguridad social que correspondan al pago de este salario deportivo, sea repetido contra el Fideicomiso.

En tanto, para el apoyo a las federaciones, las personas jurídicas deportivas que sean rectoras a nivel nacional, reconocidas por el Comité Olímpico Uruguayo o por el Comité Paralímpico Uruguayo tendrán derecho a percibir el pago de 10 BPC (Base de Prestaciones sociales y Contribuciones), de los ingresos del Fideicomiso.

A su vez, lo destinado para la proyección, creación y funcionamiento del Centro de Alto Rendimiento de la Secretaría Nacional de Deporte, vendrá del sobrante de lo recaudado de lo producido mes a mes por el ICTM. Según Barceló, se espera que este represente entre el 30% y el 40% de lo recaudado.

Por último, se crea una pensión vitalicia equivalente a tres SMN, lo cual significan $ 53.790, con destino a todo deportista que obtenga una medalla de oro, plata, bronce o diploma olímpico o paralímpico, en Juegos Olímpicos de Verano o de Invierno, o Juegos Paralímpicos de Verano o de Invierno.

La pensión, se percibirá automáticamente desde la obtención del logro y, según Barceló, será acumulable tanto si se obtuviesen más logros en una misma competición, como si fuese en diferentes instancias.

Foto: Shutterstock
Atleta se prepara para correr durante un entrenamiento. Foto: Shutterstock

“Todo proyecto que implica recaudar impuestos con un fin, tiene su doble mirada. Una es la mirada global que es tener un proyecto que busque financiar el deporte de alto rendimiento, que tiene altos costos y una alta dedicación”, señaló Javier Metre, socio de CPA Ferrere.

En esta línea, destacó que “está muy bueno” que haya un análisis de la cantidad de medallas que tiene Uruguay, en los Juegos Olímpicos de Verano (10) y Paralímpicos (una).

Por otro lado, la “segunda mirada” que se encuentra está en las necesidades que puede tener el país y si esta es “la necesidad que queremos cubrir ahora. Ahí corre una pregunta que no es tan fácil de responder”, expresó.

En tanto, concluyó que es un acierto que se utilice la figura de fideicomiso, ya que “permite que se puedan separar esos fondos, que puedan ser destinados por alguien para ese fin y que se controle que el destino sea ese fin. Un tema aparte será quién tenga que auditar o no el fideicomiso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados