POLÉMICA ENTRE GOBIERNO Y FA

Los números detrás del ajuste de tarifas y Arbeleche no descarta nueva medida antes del 2021

La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, indicó que el hecho de que se mantengan los precios actuales para el resto del año o no, dependerá de la cotización del dólar.

Central Batlle y Palacio de la Luz. Foto: Fernando Ponzetto
Central Batlle y Palacio de la Luz. Foto: Fernando Ponzetto

"Cuando uno ve estos aumentos, no es algo que uno como ciudadano o empresario se sienta contento”, reconoció ayer la ministra de Economía, Azucena Arbeleche. El día después que el gobierno anunció ajustes en las tarifas de UTE, OSE y Antel continuaron las repercusiones, con números para el debate aportados por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y la conducción aún frenteamplista -a la espera de la aprobación de las venias- de UTE.

Lo que continúa habiendo es “oscuridad en el manejo de los números” de las empresas públicas, lo que hace “muy difícil para terceros” opinar al respecto, dijo a El País uno de los técnicos académicos que firmó semanas atrás un documento que planteaba medidas para profesionalizar la gobernanza de las empresas públicas.

Sobre estas, Arbeleche dijo en entrevista en el programa En Perspectiva de Radiomundo que sin “la modificación tarifaria, las pérdidas eran enormes”, de unos US$ 500 millones.

Agregó que la suba de costos que tuvieron las empresas “no están reflejadas plenamente” en el ajuste realizado, que regirá desde el 1° de abril, ya que buscarán que haya “un esfuerzo en reducir sus costos y ser más eficientes en 2020”.

En esa línea, sostuvo que el gobierno está “apretando a las empresas públicas para que tengan una mejor gestión, de manera que esos costos sean menores a lo largo del año”.

La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, fue la encargada de anunciar el nivel de aumento de las tarifas públicas. Foto: Fernando Ponzetto
La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, fue la encargada de anunciar el nivel de aumento de las tarifas públicas. Foto: Fernando Ponzetto

Aunque, aclaró que no puede “afirmar en piedra” que los precios actuales “van a ser para el resto del año”. Al respecto, añadió: “tenemos que estar monitoreando en particular lo que refiere a la cotización del dólar”.

La ministra también manifestó que la OPP exigirá a las compañías del Estado una contribución a Rentas Generales “similar al promedio de los últimos años”. Aunque su mensaje fue previo -lo publicó en Facebook el miércoles de noche- el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, respondió a varios de los dichos de la jerarca.

En un mensaje titulado “Miente que algo quedará”, Casaravilla sostuvo: “Al escuchar hablar de que por la ineficiencia de UTE se aumentan las tarifas, no puedo menos que reaccionar e informar: sin aumento, manteniendo la caja y no aumentando la deuda, la contribución de UTE a la reducción el déficit fiscal del año 2020 sería de aproximadamente US$ 280 millones”.

Este número surge de restarle a los ingresos los gastos, inversiones y aportes previsionales, explicó. “Todo lo que sobra es riqueza generada y en suma baja el déficit fiscal del país”, aseguró Casaravilla. El jerarca que aún sigue en el cargo, calculó que con la suba de 10,5% de las tarifas UTE contribuirá este año con US$ 390 millones.

UTE. Foto: El País
UTE. Foto: El País

La versión del gobierno, plasmada en un decreto publicado y luego despublicado de la web de Presidencia -por error, tenía como fecha de vigencia del ajuste tarifario el 1° de marzo en lugar de abril-, es que la “proyección financiera” que UTE remitió a la OPP en octubre establecía que sin subir los precios, tendría un resultado financiero en 2020 negativo en $ 7.781 millones, unos US$ 175 millones al valor actual.

“Pese” al resultado de caja negativo, UTE “considera una versión de resultados a Rentas Generales, en valores constantes, del 50% de la efectivamente realizada en 2019 (aún no se sabe porque el balance no fue publicado); y del orden del 25% de la efectivizada entre los años 2017-2018”, dice el decreto.

Según dio cuenta El País, UTE en 2017 transfirió US$ 220 millones y US$ 338,5 millones al año siguiente -US$ 194 millones de una partida excepcional correspondiente al Fondo de Estabilización-, es decir un total de US$ 558,5 millones. El 25% son US$ 139 millones, que es el compromiso de UTE con Rentas Generales según OPP.

¿Por qué las diferencias en los números? Un experto en contabilidad explicó a El País que por un lado las empresas tienen un resultado contable (el que surge de los balances) que es independiente del “resultado de caja”, es decir ingresos menos gastos e inversiones. “Lo que tienen en caja depende de temas como el proceso anual de cobros y pagos, las inversiones. Lo que sí, en el largo plazo si los flujos de caja son positivos el resultado igual”, detalló.

Así se explica por qué UTE a pesar de proyectar una “caja” negativa para 2020 igual contribuiría a Rentas Generales.

Acerca de los cálculos sobre cuánto contribuye UTE al déficit fiscal, el experto hizo notar que los montos pueden incluir no solo las transferencias a Rentas Generales, sino también los impuestos que el ente recauda indirectamente -por ejemplo de IVA- y los pagos del Impuesto a la Renta. El País intentó comunicarse con Casaravilla para ahondar en su versión pero no obtuvo respuesta.

El decreto que aún no volvió a publicarse también indicaba que “los cálculos en función de la variación de los costos arrojan aumentos de precios muy por encima del 10%, aún sin incorporar la pérdida incurrida por la no adecuación de los precios en los primeros meses del año”. Esa última información no la tiene el nuevo gobierno porque UTE -al igual que OSE y Antel, a diferencia de Ancap- no brindó las cifras.

Acerca de esa discusión de la semana pasada, Arbeleche dijo que “nadie traspasó la decisión política (de ajustar tarifas) a los entes, la decisión era, es y será del Poder Ejecutivo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados