INVESTIGACIÓN

Los obstáculos de las empresas industriales para innovar en Uruguay

Es clave que las compañías inviertan tiempo y dinero en Investigación y Desarrollo (I+D) para poder innovar y potenciar su crecimiento económico, concluyó estudio de la Universidad Católica.

Reinauguracion de la fabrica de Nordex. Foto: Fernando Ponzetto
Una investigación de la Universidad Católica enfatizó en la importancia de que las empresas inviertan en I+D para potenciar su crecimiento económico. Foto: F. Ponzetto

La innovación es un proceso complejo que permite a las empresas lograr un mayor desarrollo económico a partir de la eficiencia y la competitividad de sus operaciones. Sin embargo, es frecuente que las empresas carezcan de recursos para destinar a actividades de innovación por lo que enfrentan dificultades y obstáculos al querer innovar.

Este problema se traslada a Uruguay y según un estudio elaborado por los investigadores de la Universidad Católica, Heber Francia, Roberto Horta y Luis Silveira, una de las razones que explican que las industrias manufactureras uruguayas tengan dificultades para innovar es la poca capacidad de absorción que presentan.

¿Qué es la capacidad de absorción? Es entre otras cosas, la capacidad que tiene una empresa de reconocer el valor de nueva información externa, asimilarla y poder aplicarla con fines comerciales.

Es decir, es la transformación y “explotación” del conocimiento que viene desde fuera de la empresa y por ende, de su aprovechamiento.

La investigación -que se basó en los datos de la Encuesta de Actividades de Innovación (EAI) realizada a las firmas de la industria manufacturera en Uruguay en 2013-2015- tuvo como objetivo analizar los esfuerzos de las industrias del país a la hora de desarrollar innovaciones.

Asimismo, ahondó en el estudio de las capacidades de las empresas puestas en juego, las estrategias adoptadas, los obstáculos a los que se enfrentan así como los resultados que obtuvieron.

Tras haber estudiado un total de 931 empresas industriales (en su mayoría pequeñas y medianas), la investigación concluyó que la capacidad de absorción de una empresa “es un elemento importante para explicar la probabilidad de que una firma sea innovadora”.

Expo Innovación
Innovación y tecnología. Foto: Archivo El País.

Asimismo, el estudio sostiene que las empresas que más invierten en Investigación y Desarrollo (I+D) respecto a sus ventas totales, son las que tienen una “mayor probabilidad” de innovar en producto -esto es introducir al mercado un producto, que puede ser un bien o servicio, tecnológicamente nuevo o significativamente mejorado-.

Tienen una mayor probabilidad de desarrollar actividades de innovación también aquellas empresas que más invierten en I+D en relación a sus ventas totales, las de mayor cantidad de personas ocupadas en I+D respecto al total de empleados, aquellas que tienen en su estructura organizativa una unidad formal dedicada a I+D y las que más gastan en formación de personal en I+D respecto a sus ventas totales.

En lo que refiere a la innovación en procesos, es decir a la adopción de métodos de producción nuevos o mejorados, la investigación sostiene que “tienen una mayor probabilidad de innovar” aquellas compañías que participan en redes empresariales, las de mayor cantidad de personas ocupadas en I+D respecto al total de empleados y las que tienen en su estructura organizativa una unidad formal dedicada a I+D.

Lo mismo ocurre con las innovaciones en las técnicas de organización de la empresa, en donde tienen mayor probabilidad de ejecutar actividades innovadoras, las compañías con mayor cantidad de personas ocupadas en I+D respecto al total de empleados y con una unidad formal dedicada a esta área.

Por último, en lo que respecta a las innovaciones en materia de técnicas de comercialización, las empresas con más probabilidad de lograrlo son las que tienen participación en redes, mayor cantidad de personas ocupadas en I+D respecto al total de empleados, las que poseen una unidad dedicada exclusivamente a investigación y desarrollo y las que más gastan en formación de personal en I+D respecto a sus ventas totales.

Es decir que la existencia de unidades formales de I+D y la cantidad de ocupados en I+D sobre ocupados totales en la firma son las dos variables principales que inciden en el hecho de que una empresa tenga más o menos probabilidades de ser innovadora.

En la investigación, los académicos reflexionan que la inversión en I+D “solo aumenta la probabilidad de que una empresa sea innovadora” en lo que refiere a las innovaciones tecnológicas en producto.

La innovación es un proceso complejo, pero positivo para las empresas. Foto: Archivo El País
La innovación es un proceso complejo, pero positivo para las empresas. Foto: Archivo El País

“Resultado que parece lógico para este tipo de innovación que en principio tiene asociado un componente de ciencia y tecnología más acentuado que el resto”, señaló el estudio.

No obstante, en las otras dimensiones entran en juego otras variables que inciden en la capacidad de innovación de una empresa y que no tienen que ver exclusivamente con la inversión. Estas son la participación en redes (con influencia en innovación tecnológica en proceso y en técnicas de comercialización) y gastos en formación en I+D (con incidencia positiva si se trata de innovación tecnológica en producto y/o innovación en técnicas de comercialización).

En cambio, la participación en redes influye en los casos de innovación tecnológica en proceso y de innovación en técnicas de comercialización. Por su parte, los gastos en formación en I+D aumenta dicha probabilidad si se trata de innovación tecnológica en producto y/o innovación en técnicas de comercialización.

La variable que más influye al innovar

De todas las variables relacionadas a la capacidad de absorción de una empresa, es la existencia de unidades formales de I+D la que más contribuye a aumentar la probabilidad de que una empresa sea innovadora o no. Es que ese incremento es de más de 43 puntos porcentuales en el caso de la innovación tecnológica en producto, de casi 30 puntos porcentuales en la innovación tecnológica en proceso, de 26,4 puntos porcentuales en la innovación en técnicas de organización y de poco más de 20 puntos en la innovación en técnicas de comercialización. Los investigadores de la Universidad Católica enfatizaron en la “importancia de institucionalizar las actividades de innovación” en las empresas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error