REGIÓN

La OCDE dice que Uruguay creció sin reducir desigualdad

América Latina está atrapada en “varios círculos viciosos”.

OCDE. Uruguay está en proceso de enmendar ciertos regímenes.
Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Foto: archivo El País.

"La cooperación internacional con Latinoamérica y China debe cambiar porque son regiones que han crecido a pesar de mantener “serios problemas internos", señaló Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

El especialista italiano explicó que está lógica ya no funciona porque se ha descubierto que la pobreza no se resuelve “simplemente con darle dinero a la gente”, como muestran las economías latinoamericanas que han crecido sin reducir la desigualdad, como Chile y Uruguay.

Añadió que Latinoamérica está atrapada en “varios círculos viciosos”, como “trampas” de productividad y de falta de confianza en las instituciones, que impiden que sus ciudadanos se desarrollen pese a mejorar sus ingresos.

Agregó que la región se ha vuelto dependiente de la producción de recursos naturales sin evolucionar en una sociedad más igualitaria en la que los jóvenes puedan encontrar empleo más allá de la manufactura o el campo.

“Es claro que América Latina necesita una cooperación internacional en este marco”, ya que lo que ocurra en la región acabará afectado a las demás regiones, “porque estamos todos mucho más interconectados”, apuntó.

En ese sentido, consideró que es necesario dejar atrás un sistema paternalista en el que las naciones desarrolladas solo envían dinero a los países en desarrollo para transitar a un intercambio de experiencias para afrontar problemas en común.

“Este nuevo modelo no está basado en que hay uno que da y otro que recibe. Es necesario un modelo de intercambio entre socios”, comentó en entrevista a EFE durante una visita a Madrid.

Pezzini expresó que los organismos internacionales deben entender que “el mundo ha cambiado” por las economías emergentes, en especial China, que ahora es el principal socio comercial de África y de muchos países de Sudamérica.

El gigante asiático ha modificado las relaciones internacionales porque ha desafiado el modelo clásico de las potencias tradicionales, explicó. “Por ejemplo, China tiene una línea que dice que uno no debe interferir con la situación política de los países en los que va a intervenir. China dice que su tipo de intervención es mucho más genuina”, mencionó.

En el caso de Europa, argumentó, el dilema no es si los gobiernos deben cooperar con China o no, sino cómo lo harán, pues el gigante asiático ya está presente en los países del este europeo con las Nuevas Rutas de la Seda, además de proyectos con Grecia, Portugal e Italia.
EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)