EL “CLUB” DE LOS DESARROLLADOS

Según la OCDE, hay espacio para cobrar más por IRPF

En la región Uruguay es de los que zafó de la “trampa del ingreso medio”.

OCDE lanzó el informe "Perspectivas económicas de América Latina 2018". Foto: OCDE
OCDE lanzó el informe "Perspectivas económicas de América Latina 2018". Foto: OCDE

El contrato social en América Latina y el Caribe se ha debilitado durante los últimos años, la trampa del ingreso medio afecta a la mayoría de los países de la región (Uruguay es de los pocos que escapa), la integración regional sigue siendo escasa, el margen fiscal permanece limitado, los niveles tributarios producen niveles de recaudación insuficientes.

Ese es el panorama que trazó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el informe "Perspectivas económicas de América Latina 2018. Repensando las instituciones para el desarrollo".

La OCDE —organismo que integran 35 países que representan 80% de la economía— analizó varias particularidades que tiene la región.

Impuestos.

"La disposición de los ciudadanos a pagar impuestos ha caído de manera constante en América Latina y el Caribe desde 2011" y en 2015 "52% de los latinoamericanos estaban dispuestos a evadir impuestos si fuera posible" frente al 46% en 2011, estimó el estudio.

"El deterioro" en la voluntad de pagar impuestos y la "caída de la confianza en las instituciones y de la satisfacción con los servicios públicos van de la mano", aseguró la OCDE.

Además, "la función redistributiva de la política tributaria parece ser menos clara para los latinoamericanos que para los ciudadanos de otras regiones", agregó. "Si una proporción considerable de los latinoamericanos no percibe claramente uno de los principales objetivos y funciones de sus impuestos, entonces puede encontrar más motivos para justificar evadirlos cuando es posible", indicó.

Eso se da en una región donde pese a que hubo "mejoras", la recaudación tributaria "permanece 11,5 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) por debajo de los ingresos de los países miembros de la OCDE" y donde sigue estando "fuertemente" sesgada "hacia los impuestos indirectos sobre bienes y servicios" (como el IVA) con 49% de los ingresos fiscales totales, explicó el estudio. Los ingresos de los impuestos directos "siguen siendo bajos dadas las debilidades de los impuestos sobre la renta personal y los impuestos sobre la propiedad", añadió.

A su vez, el impuesto sobre la renta de las sociedades presenta problemas dada la generalización de disposiciones especiales y los tratamientos fiscales diferenciados para los distintos sectores económicos, que impiden una eficiente asignación de inversiones", afirmó.

Como consecuencia de esa "limitada participación" de impuestos directos, "los sistemas tributarios actuales en América Latina y el Caribe tienen una baja capacidad redistributiva", aseguró la OCDE.

Según el organismo, "la mejora del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) puede contribuir a aumentar los ingresos y tiene un impacto positivo en la redistribución, de los mismos". La recaudación del IRPF en la región "representa aproximadamente el 2,15% del PIB" (en Uruguay fue 3,7% del PIB en 2017, según cálculos de El País), una proporción relativamente baja comparada con el promedio del 8,4% de la OCDE", añadió. "La capacidad de recaudación" del IRPF "está limitada debido al énfasis excesivo en la progresividad", concluyó el informe.

Trampa y margen.

La OCDE explicó que "a medida que los países latinoamericanos alcanzaron niveles de ingreso medio, el crecimiento sufrió una desaceleración duradera" lo que los autores relacionan con "la trampa del ingreso medio" donde "tras un rápido crecimiento" en etapas de desarrollo, el mismo se "estanca" cuando los países alcanzan niveles medios de ingresos.

"Hasta la fecha, Chile, Trinidad y Tobago y Uruguay han sido los únicos países latinoamericanos que han logrado escapar a la trampa del ingreso medio", afirmó el organismo.

"La evidencia empírica sugiere que las economías que consiguen superar la trampa del ingreso medio poseen un estado de derecho fuerte, solidas capacidades estatales en forma de ingresos fiscales suficientes y democracias sólidas", explicó. "Las economía más abiertas tienen mayores posibilidades de evitar la trampa", agregó.

A su vez, "el margen fiscal permanece limitado dado que la deuda sigue aumentando, mientras que los saldos primarios estructurales permanecen por debajo del nivel necesario para estabilizar la deuda", sostuvo. "Sin embargo, el desempeño fiscal es desigual en la región. Mientras que los saldos primarios mejoraron en países como México, Colombia y Barbados, se deterioraron en Brasil, Uruguay y Trinidad y Tobago", añadió el trabajo.

Inserción.

Según el organismo, "la integración regional sigue siendo escasa, con apenas 16% del total de las exportaciones de América Latina y el Caribe destinadas al mercado regional" lo que es "muy inferior al comercio intrarregional de los tres mayores bloques comerciales del mundo en 2015: la Unión Europea (63%), el TLC de América del Norte (50%) y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (46%).

La OCDE sugirió que "ante el entorno desafiante del comercio mundial, una respuesta eficaz" sería "la integración regional". Es que "los mercados regionales son una vía para la diversificación de las exportaciones y un mercado regional más integrado mejoraría la posición de América Latina y el Caribe en las negociaciones comerciales con otros socios", enfatizó.

Los destaques para Uruguay

En el apartado sobre Uruguay, la OCDE dijo que está "entre los que tienen el mayor grado de confianza de los ciudadanos en el gobierno nacional (42%), muy por encima del promedio" regional (29%) y de los países de la OCDE (37%). La confianza en el sistema judicial (41%) está por encima del promedio regional (34%) pero debajo del de la OCDE (49%). "Aún así", la confianza en ambos "ha disminuido". En los últimos 10 años la proporción de la población satisfecha o muy satisfecha con la educación pública pasó de 60% a 52% y la de hospitales públicos de 66% a 67%. En la última década, "Uruguay ha logrado avances considerables en las condiciones materiales del bienestar y en términos de movilidad social" con la clase media pasando de 37% a 61% de la población, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º