Informe de perspectivas 2016

OCDE sugiere a América Latina profundizar la relación con China

Para el organismo, la región debe “aprovechar impulso de oportunidades”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El secretario general del organismo, Ángel Gurría, presentó el informe sobre América Latina.

La desaceleración del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina "se ha acentuado y se espera que sea negativa en 2015. Por segundo año consecutivo, la región se ha quedado rezagada respecto al crecimiento medio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tras una década completa de convergencia con las economías avanzadas", según el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2016 elaborado por el Centro de Desarrollo de la OCDE con la colaboración de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y CAF –Banco de Desarrollo.

Allí la OCDE sugiere una alianza mejorada entre China y América Latina. Para el organismo —que integran los 34 países más industrializados del mundo— la región debe "mejorar y profundizar" su relación con China. Esto es porque "a medida que el fenómeno de la riqueza cambiante liderado por China —según el cual el centro de gravedad de la economía global se está desplazando hacia las economías emergentes— entra en una nueva fase y tiene un impacto sobre la economía mundial, América Latina debería tratar de responder a los retos planteados por su agenda de crecimiento inclusivo", sostiene.

El informe señala que las relaciones comerciales entre China y América Latina han experimentado un aumento impresionante, con unos flujos comerciales que se han multiplicado por 22 desde el año 2000, frente a un incremento mundial del triple en términos generales.

"La integración resulta aún más crucial si se tiene en cuenta que la reducción de la demanda china de materias primas junto con la disminución de los precios continuará afectando a los exportadores latinoamericanos de productos y materias primas durante las próximas décadas", indicó la OCDE.

Según las proyecciones del informe, para 2030 las exportaciones de metales y energía caerían de representar el 16% al 4%, y las de productos alimenticios del 12% al 3%.

"Para aprovechar el impulso de las oportunidades que ofrece la llamada nueva normalidad de China y para seguir siendo competitivas, las economías de América Latina y el Caribe necesitan, en primer lugar, implementar políticas de desarrollo innovadoras para satisfacer mejor la creciente demanda china, sobre todo en el sector de la industria agroalimentaria y los servicios", recomendó el organismo.

"El diseño de políticas y de una estrategia verdaderamente efectiva en capacitaciones e innovación será esencial para conseguir estar a la altura del fortalecimiento del capital humano emprendido por China. En 2030 se estima que aproximadamente 200 millones de ciudadanos chinos tendrán estudios terciarios, una cifra que doblaría el número de titulados en América Latina", señaló el informe.

"Los vínculos existentes entre China y la región deben intensificarse y optimizarse", añadió. Los créditos concedidos por China a América Latina desde 2010 alcanzaron a US$ 94.000 millones, convirtiéndose en el mayor país prestamista de la región. Es probable que esta tendencia continúe, ampliándose a nuevos países y sectores. Sin embargo, el informe plantea que los préstamos deben ir acompañados de una mayor transparencia y regulación, especialmente en relación con las consecuencias medioambientales.

Entre las “vacas gordas” y los temas estructurales.

El presidente de CAF-Banco de Desarrollo, Enrique García dijo que “si la región quiere converger con los países industrializados en los próximos 35 años y al mismo tiempo mantener las exitosas políticas sociales no podemos estar contentos con un crecimiento del 2,5% y el 3%; debemos crecer al 4,5% y no con un modelo tan volátil”.

Según García la volatilidad económica se debe a que la región no aprovechó la época de las “vacas gordas” de los últimos años y tiene “temas estructurales pendientes”.

El presidente de CAF afirmó que “tenemos que hacer una transformación productiva de un modelo más tradicional de ventajas comparativas -materias primas y bajos salarios- a un modelo de ventajas competitivas basado en la tecnología, la educación y la innovación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)