Política económica

Oddone: la política económica está en "piloto automático"

En 2ª mitad de 2016 se verán innovaciones impositivas, dijo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dr. Gabriel Oddone. Foto: Archivo El País

El 2016 "será un año difícil" para Uruguay y el gobierno ha mantenido su política económica "en piloto automático", pese a que se mantienen "tres desequilibrios": inflación cercana a 10%, precios caros en dólares y déficit fiscal elevado. El análisis fue expuesto ayer por el economista Gabriel Oddone en una reunión para clientes de CPA Ferrere, donde dio las razones que estarían implícitas.

Los equilibrios macroeconómicos siguen "fragilizados", pero el gobierno prefiere "no priorizar" uno e intentar "combatir todos a la vez" con la convicción de que "los platitos chinos pueden seguir girando".

"Eso es seguir haciendo las mismas cosas que hemos estado haciendo en los últimos dos años", dijo el socio de CPA Ferrere.

El economista descartó un escenario de "crisis" en Uruguay, pero indicó que el mercado laboral continuará "enfriándose" y la economía convergerá a tasas de crecimiento "debajo del 1% en los próximos dos años. En el mejor de los casos, tendremos un escenario de baja actividad, consolidación de precios en dólares caros (con un tipo de cambio en $ 35 en diciembre de 2016) e inflación cerca del 10%", dijo.

A su juicio, "seguramente conozcamos innovaciones de política" en la segunda parte de 2016. Y puso como ejemplo "innovaciones impositivas en la próxima Rendición de Cuentas".

Seis motivos.

El analista enumeró seis razones por las cuales los cambios de política no se dieron aún y el gobierno sigue en "piloto automático".

La primera es que el mandato político del gobierno es "conservar los logros obtenidos", mientras que "innovar supone arriesgar".

La segunda, es que "se entiende que así se suaviza la transición del ciclo" económico. Oddone graficó que si el gobierno decidiera hacer un gran ajuste fiscal, mejoraría la competitividad, pero se produciría un mayor ajuste en el consumo y eso tiene efectos duraderos en la actividad.

El tercer motivo es que los stocks de deuda pública y reservas "permiten esperar" y, el cuarto, es que "conviene esperar a ver cómo evolucionan" Argentina y Brasil.

Agregó que "innovar tiene costos ciertos" (más inflación y ajuste de consumo), mientras que las ganancias "son inciertas" en el corto plazo. Esa es la quinta razón.

La última es que el Presupuesto a estudio del Poder Legislativo promueve "un ajuste fiscal insuficiente", por lo que "no será ancla de la estabilidad macroeconómica".

La única excepción que advirtió Oddone en ese "piloto automático" fue el Banco Central, que se deshizo de reservas de libre disponibilidad, que bajaron un 47% de US$ 8.000 millones a fines de junio a US$ 4.100 millones.

El economista señaló que esto no trae un riesgo asociado porque solo fue un "espejo" de la baja del stock de circulante de Letras de Regulación Monetaria, de 17% a 9% del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir, bajaron las reservas y al mismo tiempo la deuda que tenía el BCU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)