CIBERSEGURIDAD

ONU exige que se investigue presunto hackeo saudí al CEO de Amazon, Jeff Bezos

Expertos de la ONU dijeron que tienen información que apunta a la "posible participación" del príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Jeff Bezos, CEO  y fundador de Amazon. Foto: AFP
El supuesto ciberataque a Jeff Bezos tuvo lugar unos meses antes del asesinato en 2018 del periodista saudita Jamal Khashoggi. Foto: AFP

Expertos de la ONU han exigido una investigación inmediata por parte de las autoridades estadounidenses y de otros países de las acusaciones de que el príncipe heredero de Arabia Saudita estuvo involucrado en un complot para hackear el teléfono del jefe de Amazon, Jeff Bezos.

Los relatores especiales de la ONU, Agnes Callamard y David Kaye, dijeron ayer miércoles que tienen información que apunta a la "posible participación" del príncipe heredero Mohammed bin Salman en el supuesto ataque cibernético de 2018.

Funcionarios sauditas desestimaron las acusaciones, a las que catalogaron de absurdas.

Callamard, relatora especial para asesinatos extrajudiciales, y Kaye, relator especial para la libertad de expresión, dijeron que la acusación de participación saudita "exige una investigación inmediata por parte de Estados Unidos y otras autoridades relevantes".

Los expertos dijeron que un análisis forense del presunto hackeo, que una persona familiarizada con el asunto dijo que había sido encargado por Bezos, concluyó que su teléfono probablemente fue hackeado a través de un archivo de video malicioso enviado desde una cuenta de WhatsApp supuestamente del príncipe heredero en abril o mayo de 2018.

Los relatores dijeron que el análisis, que consideraron creíble, encontró que a las pocas horas de recibir el video hubo "un cambio anómalo y extremo" en el comportamiento del dispositivo, con un nivel de datos salientes del teléfono que se multiplicó por casi 300.

Las acusaciones podrían dañar aún más las relaciones entre el multimillonario magnate de la tecnología Bezos y el reino saudí. Además, puede perjudicar la reputación del reino frente a potencias e inversores extranjeros.

El supuesto ciberataque tuvo lugar unos meses antes del asesinato en 2018 del periodista saudita Jamal Khashoggi, un crítico feroz del gobierno saudita y columnista del Washington Post, que es propiedad de Bezos.

El príncipe Mohammed bin Salman dijo el año pasado que el asesinato fue llevado a cabo por agentes deshonestos y que él no lo ordenó.

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, desestimó las acusaciones de una participación del príncipe en cualquier hackeo telefónico a Bezos.

"Creo que es absurdo, es exactamente la palabra correcta", dijo a Reuters en una entrevista en Davos. "La idea de que el príncipe heredero piratearía el teléfono de Jeff Bezos es absolutamente tonta".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error