MANEJO DE LA DEUDA

¿Cómo fue la operación por la que el gobierno emitió deuda por US$ 952 millones y despejó vencimientos?

El MEF y el BCU culminaron ayer una operación conjunta por la que colocaron deuda en moneda nacional y despejaron parte de los vencimientos de este año y los siguientes.

MEF: entienden que con inflación en torno al 7% las tasas reales bajarían. Foto: F. Ponzetto
El gobierno indicó que solamente 8% de la emisión fue pagado con efectivo: pesos y dólares. Foto: Fernando Ponzetto.

El Ministerio de Economía y Financas (MEF) y el Banco Central (BCU) culminaron ayer una operación de emisión y canje de deuda en moneda nacional en el mercado local, que implicó colocar Notas del Tesoro en Unidades Indexadas (UI) y Unidades Previsionales (UP) por $ 35.456 millones de pesos (unos 952 millones), con una demanda que excedió en 3,2 veces el monto originalmente licitado.

A su vez, el 92% de ese monto fue comprado por los inversores dando a cambio Letras y Notas del Banco Central y Notas del Tesoro del gobierno en pesos y UI, según comunicó ayer el MEF.

“Quedamos muy satisfechos con los resultados de la emisión doméstica. En términos de volumen de la operación, es muy similar a los que alcanzamos a nivel global”, dijo a El País el director de la Unidad de Gestión de Deuda del MEF, Herman Kamil.

Por un lado, el MEF colocó en UI una Nota del Tesoro con vencimiento al 2023 por 2.600 millones de UI (US$ 305 millones) y otra con vencimiento a 2025 por 2.434,17 millones de UI (US$ 285,6 millones).

Por otro, emitió en UP (que ajusta según el Índice Medio de Salarios Nominales) una Nota del Tesoro con vencimiento a 2037 por 6.493 millones de UP (US$ 196,5 millones) y otra con vencimiento a 2040 por 5.460 millones de UP (US$ 165,3 millones).

De esa forma, colocó el equivalente a US$ 952,4 millones a tres, cinco, siete y 10 años de plazo. El 92% de ese monto fue “integrado con Letras y Notas del BCU y Notas del Tesoro del gobierno”, dijo el MEF. Esos títulos estaban en poder de inversores y tenían vencimientos a menor plazo que los emitidos (la mayoría en 2020). “El restante 8% fue integrado con efectivo (pesos y dólares)”, indicó el comunicado.

“El hecho de fondearnos en moneda nacional (UI y UP) nos ayuda en prefinanciar una parte importante de los vencimientos de deuda en pesos en el mercado local (lo que es importante en momentos de transición de gobierno)”, destacó Kamil.

Además, que 9,2 de cada 10 pesos emitidos fueron pagados con canje por otros títulos hace que “el impacto en términos del endeudamiento neto del sector público se vea aminorado”, agregó.

Por los títulos en UI el gobierno pagó una tasa de retorno promedio de 3,16% anual, que está “aproximadamente 60 puntos básicos por debajo del costo promedio del portafolio en UI”, indicó el director de la Unidad de Gestión de Deuda.

Por los títulos en UP la tasa de retorno promedio pagada fue de 2,56% anual, que está “algunos puntos básicos” por encima “de lo que veníamos haciendo en licitaciones de menor porte. Pero lo vemos como una derivación natural de un mercado que es más incipiente y con menos jugadores y también por el volumen de fonde obtenido”, explicó Kamil.

De los cuatro títulos colocados, tres fueron reaperturas y el de UP a 2040 fue uno nuevo. Eso permitió agregar un nuevo punto en “la estructura de tasa/plazos en la UP, lo que está alineado con el objetivo del gobierno de desarrollar una curva de retornos en esta nueva moneda. Con ello buscamos, entre otras cosas, hacer estos títulos más atractivos para otros inversores institucionales”, indicó.

Kamil resaltó que “la coordinación con el BCU fue fundamental” en estrategia, diseño y timing de la operación. También lo fue la coordinación con “los equipos técnicos del BCU a nivel operativo y de liquidación de la transacción, que es un trabajo que tiene menos visibilidad, pero es clave en el andamiaje de la operación”, aseguró el director de la Unidad de Gestión de Deuda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados