MARÍTIMAS

Orígenes: primero saladeros, luego Liebig’s y después Anglo

Seguramente el empresario Don Jorge Giebert, se sintió deslumbrado cuando al llegar a Fray Bentos, en donde ya estaba instalado el saladero Liebig, se enfrentó con nada menos que el río Uruguay, donde se dejar ver un inmenso e interminable mar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marítimas.

Casi ni se ve la costa argentina, son millas y millas de agua, y esta imagen insospechada más los millares de animales que vio por las cercanías y comprobada su excepcional calidad gracias a las ricas pasturas de esa región, fue lo que decidió a este hombre a llevar a cabo en el puerto litoraleño la aventura industrial del siglo: desarrollar el invento genial del Von Liebig que era el extracto de carne.

Pero, además, Giebert se debe haber sorprendido al percibir por esa vía acuática a miles de embarcaciones de todo tipo navegandolo en todas las direcciones. Hace muchísimos años, contando con la colaboración de un famoso despachante de Aduana, Don Marcenaro, recogimos de los archivos, que en 1881 llegaron a Paysandú, el registro de 1.300 naves, de las cuales 400 eran con máquina a vapor, sobre todo para levantar tasajo y otros productos. Y por otras referencias descubrimos que también, en 1888, habían entrado y salido 1.800 naves de todo tipo, con casco de acero, de madera, a vela, a motor y los grandes barcos de la época. Un río Uruguay impresionante, dotado de puertos con profundidad y ganado a mano, todo allí era calidad y profundidad, y conformaba la trilogía ideal que trajo al Frigorífico Liebig a Fray Bentos.

Este verdadero derroche de imaginación, audacia y desafío, que se plasmó en ese proyecto industrial a lo grande —con una fuerte inversión de millones en oro—, trajo una verdadera explosión social en un escenario latinoamericano pobre en inversiones. Y en Fray Bentos más aún, ya que era un poblado conocido poco antes como Villa Independencia, fundado en 1859.

fEs impresionante para aquellos años el funcionamiento del Liebig que estimuló cambios en la primitiva sociedad fraybentina: para accionar sus motores a vapor utilizaban 7.500 toneladas de carbón y 3.500 de sal, y quién sabe cuántas toneladas de hojalata, madera para los cajones, soldaduras, cientos de otros insumos y, posiblemente, generaran su propia energía. Corría el año 1862 cuando comenzaron los estudios para instalar el frigorífico. En esos tiempos se mataban a los animales para sacarles el cuero y las astas para servirse un trozo de asado, y el resto lo tiraban por los alrededores, según dicen los historiadores. Por suerte, por esa fecha estaban en funcionamiento los saladeros que por decenas estaban instalados sobre las orillas de nuestro litoral y tambien sobre el Río de la Plata. En realidad los emprendimientos industriales vinieron al país luego de que terminaran los conflictos intestinos, que fueron muchos y continuados, y así tuvimos la segunda iniciativa industrial de peso que fue a principios del siglo XX: nos referimos a la "Frigorífica Uruguaya" que se instaló en la falda del Cerro, propiedad de hacendados uruguayos, y su primera exportación de carne congelada en marzo de 1905 para Inglaterra, que se efectuó en el barco inglés "Sussex", por 930 toneladas y eso fue un embarque formidable. En un folleto que levanta el historiador Orestes Araújo, se asegura que las "carnes uruguayas son las más sabrosas del mundo", dicho por los propios ingleses. Los depósitos de este establecimiento podían almacenar hasta 2 mil toneladas de carne a menos 15 grados, para lo cual se utilizaba el gas amoníaco. Despues ya sabemos la historia: en 1924 el Anglo compró al Liebig y más tarde vinieron los frigoríficos Armour, Swift, Frigorífico Nacional, Frigorífico del Plata, etcétera. Todos estos últimos estuvieron abasteciendo de alimentos a los ejércitos de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, incluso con otros productos que incluían rabos vacunos, corned beef con papas, ravioles con tuco. Todos estos productos los conocimos personalmente por el año 1947.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)