BARRILES DE CRUDO

Más países petroleros van por reducir su producción

Para incidir en precios; nuevo acuerdo se suma al de OPEP.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Meta. Se reducirá la producción de petróleo en 1,7 millones de barriles por día. Foto: Reuters.

Once países productores de petróleo, entre ellos México, anunciaron ayer que reducirán en 558.000 barriles diarios su oferta, uniéndose así a los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para elevar el precio del crudo en los mercados.

Rusia, el productor más importante de este grupo de países no-OPEP, ya había anunciado la semana pasada que bajaría su oferta en 300.000 de barriles diarios. A eso se añaden ahora los recortes de México, un país que hace un esfuerzo particular puesto que su producción ya está en declive, Kazajistán, Malasia, Omán, Azerbaiyán, Bahrein, Guinea Ecuatorial, Sudán del Sur, Sudán y Brunei.

Tras haber inundado el mercado de petróleo y provocado una caída de los precios desde 2014, los miembros de la OPEP pactaron el 30 de noviembre una bajada de su producción de 1,2 millones de barriles diarios. El acuerdo durará seis meses, y se implementará a partir de principios de 2017. Al-Sada aseguró que el cartel petrolero seguirá negociando con otros productores para lograr más apoyos, hasta lograr un mercado más acorde con sus intereses.

El resultado de la inusitada reunión ministerial "OPEP/No-OPEP" es pese a todo, algo menor del esperado por los responsables de la organización, que deseaban un recorte de producción de 600.000 barriles por día.

Pese a ello, los ministros se mostraron satisfechos y destacaron el aspecto "histórico" de este pacto, logrado tras un año de intensas negociaciones y campañas diplomáticas, dado que nunca se habían unido tantos países productores en un esfuerzo así.

El subsecretario de Hidrocarburos de México, Aldo Flores-Quiroga, indicó a Efe que su país participará con un recorte de unos 100.000 barriles diarios, en sintonía con el previsto declive natural de sus yacimientos.

El ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, también se mostró satisfecho con el pacto. "Podría parecer que ha sido fácil, pero no lo ha sido. Es muy difícil poner en común los intereses de tantos países, y tengo que decir que estoy contento, pero queda mucho por hacer para aplicar el acuerdo", manifestó, tras confirmar que su país rebajará en 300.000 sus extracciones.

Su homólogo saudí, Jalid Al-Falih, rechazó que el principal objetivo del pacto sea elevar los "petroprecios", y aseguró que "la intención de todos los participantes es reequilibrar el mercado y reducir los inventarios (reservas de crudo almacenadas), que son excesivos".

"No tenemos un precio en mente. Los precios van a ser fijados por el mercado. El precio equilibrado que determine el mercado debe ser suficiente para atraer las inversiones necesarias", explicó. Dijo que tanto los precios de tres dígitos anteriores (de 2011 a mediados de 2014) como los bajos que hemos visto desde 2014, de menos de 40 dólares, no son sostenibles y que se debía buscar una situación intermedia.

Al-Falih, que asumirá el 1 de enero la presidencia anual de la OPEP, prometió que su país, el mayor exportador de crudo del mundo, cumplirá estrictamente con su compromiso de retirar 465.000 barriles diarios, la reducción nacional más grande de todo el pacto, seguida de la rusa.

Los mercados, que se mostraron entusiastas en un primer momento, intentaban valorar las posibilidades de que se aplique el acuerdo. Tras haber oscilado durante toda la semana, los precios del crudo cerraron el viernes en US$ 54,16 en Londres, una leve disminución respecto al cierre de la semana anterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)