OBRAS EN PROBLEMAS

Dos parques solares parados por problemas de inversores

En Artigas y en Salto, uno está pronto y el otro lleva poco avance de obra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Energía solar: en Uruguay es más incipiente que la eólica. Foto: Reuters

La generación de energía solar fotovoltaica —una de las opciones a la que se apuesta para generar cambios en la matriz energética del país— afronta una serie de dificultades. Hay parques parados y a medio construir además de reclamos de empresas locales a subcontratistas por no haber hecho frente a obligaciones asumidas.

Uno de los problemas se suscitó en Tomás Gomensoro, en Artigas. Allí, la responsable del desarrollo de un parque solar, la firma española Solarpack, contrató a Dema Solar, otra firma de ese país también establecida en Uruguay para la construcción. Pero Dema Solar no se hizo cargo de los haberes de las empresas uruguayas que contrató como prestadoras de servicios, porque Solarpack no le pagó.

El otro inconveniente surgió en Salto, en el parque solar fotovoltaico "El naranjal". Según supo El País las obras fueron suspendidas lo que generó la molestia de empresas subcontratadas. Los obreros evalúan ocupar el terreno donde se desarrolla.

Isaac Lendinez es uno de los empresarios afectados en Tomás Gomensoro. Su empresa fue contratada por Dema Solar y le adeudan servicios. Lendinez dijo a El País que a los empresarios perjudicados en Artigas les constaba que algo similar ocurría en Salto.

"El naranjal" es un parque solar que se construye ubicado en un predio de 150 hectáreas y que tendrá una potencia de 50 megavatios. El actual dueño del proyecto es un grupo norteamericano, que a su vez subcontrató a otra compañía para el desarrollo del proyecto.

Los subcontratistas de ambos emprendimientos no están vinculados. Pero empresas uruguayas, a su vez contratadas para prestar servicios, afrontan problemas de retrasos y falta de pago.

El parque de Tomás Gomensoro está pronto. Y las empresas afectadas sostienen que la subcontratada Dema Solar abandonó el país y no se hizo cargo de facturas impagas. A principio de mes, esas firmas concurrieron a una mediación con representantes de Dema Solar a la Liga de Defensa Comercial (Lideco).

El director gerente de Lideco, Bernardo Quesada, dijo a El País que Dema Solar "tiene problemas para cobrar a quien le encargó el parque, Solarpack. Tienen créditos totalmente reconocidos por la otra empresa y se está buscando una solución".

Lo cierto es que por problemas entre los titulares de los proyectos con sus subcontratadas o de éstas con otras empresas locales los dos parques solares afrontan inconvenientes.

Respecto al proyecto de Artigas, las empresas afectadas enviaron una carta a UTE y a su vez solicitaron una reunión el presidente de la empresa pública, Gonzalo Casaravilla. Lendinez informó que aún no han recibido respuesta desde el ente.

Además, indicó que Solarpack transmitió su intención de cancelar un porcentaje de las deudas de Dema Solar, algo que las empresas afectadas no aceptaron.

El empresario graficó que Dema Solar "le quedó debiendo a todo el mundo". Entre los perjudicados hay, incluso, una pizzería de Bella Unión y una mujer que vendía comida al personal de Dema Solar. A la empresa de Lendinez se le debe US$ 170.000 por haber realizado el 60% de las obras de montaje del parque solar.

La cuenta de los empresarios es que los servicios impagos ascienden al medio millón de dólares. Informó que entre los deudores se encuentran, además de la pizzería y la mujer que también les vendía comida, un hotel, estaciones de servicio, empresas de alquiler de vehículos y otras que arrendaron maquinaria.

En la misiva que los empresarios enviaron a UTE señalan que habiendo sido contratados por la empresa española "Dema Solar Uruguay durante el año 2015; esa empresa dejó de pagar los servicios y trabajos prestados por las empresas locales, acumulando así una importante deuda que se generó durante meses; y que permitió la finalización de la obra a costa del esfuerzo financiero de pequeñas empresas de carácter familiar del país".

Agregan que "Dema Solar Uruguay abandonó la obra y el país, no quedando ningún representante de la empresa que hiciera de interlocutor, a quien poder solicitar la cancelación de las diferentes deudas. Dema Solar Uruguay alega no haber recibido pago de más del 50% de la obra por parte de Solarpack".

Lendinez resumió la situación en que "hay una empresa que contrata a una segunda y la primera se salvaguarda de responsabilidad. Luego, la del medio se le da por no pagar y se va". Mientras tanto, los empresarios continúan buscando establecer contactos para poder cobrar sus facturas impagas.

Ahora, los problemas cruzaron de departamento y se instalaron en Salto, en el parque solar "El naranjal".

Los empresarios locales no quieren que ocurra lo mismo que en Artigas y no ocultan su preocupación. Y es por eso que evalúan distintas alternativas mientras las obras continúan paradas.

La energía solar y fotovoltaica es otra de las alternativas de generación con fuentes alternativas y como manera de diversificar la matriz energética. En esa diversificación, la energía más desarrollada en el país es la eólica que ya cubre una parte de la demanda.

Energía solar explica 1,35%.

Según información de UTE el 96,5% de la generación de energía es en base a fuentes renovables. En su página web se destacó que la térmica representa el 3,44%, la biomasa el 9,46, la fotovoltaica el 1,35%, la eólica el 25,08% y el resto es hidráulica (represas). Esa energía alternativa es la que está más desarrollada en el país y se convirtió en una de las apuestas para el cambio de la matriz energética nacional. Está previsto que este año Uruguay se convierta en uno de los países con mayor porcentaje de energía eólica. Desde UTE se ha asegurado que una mayor participación de eólica tendrá un impacto positivo en los gastos de generación. La eólica es desarrollada en parques que son propiedad de UTE y también en otros emprendimientos de privados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º