EMPRESAS

¿Qué pasa con la venta del último gran negocio de Ancap en Argentina?

Ancap recibió este año una oferta para comprarle el último negocio que le queda en Argentina, la empresa Carboclor. Ayer vencía el plazo que había dado el ente al oferente.

La empresa petroquímica reconvertida en logística de Ancap en Argentina cuenta como principal activo con un puerto. Foto: Carboclor
La empresa petroquímica reconvertida en logística de Ancap en Argentina cuenta como principal activo con un puerto. Foto: Carboclor

Ayer vencía el plazo para que el único oferente por la empresa Carboclor (propiedad del grupo Ancap establecida en Argentina), certificara la disponibilidad de los fondos para su adquisición y entregara la documentación final que acreditaba el correspondiente origen de los mismos.

Todo comenzó con una oferta de Pure Life General Trading LLC, sociedad con sede en Ajman, Emiratos Arabes Unidos para comprar Carboclor a fines de agosto pasado. Después de analizarla, el directorio de Ancap decidió el pasado 15 de septiembre realizar un proceso competitivo abreviado para convocar a interesados a mejorar la oferta de Pure Life de US$ 45 millones. Eso comprende el 74,26% de las acciones de Carboclor que posee Ancsol (que a su vez es propiedad de Ancap) y el 9,85% de las acciones de Carboclor que posee Petrouruguay S.A. (también propiedad de Ancap).

El restante 15,89% de las acciones de Carboclor cotiza en la Bolsa de Valores de Buenos Aires (está en manos de accionistas minoritarios).

El 15 de octubre a la medianoche venció el plazo para presentarlas y si bien hubo un par de firmas que mostraron interés, luego no lo concretaron “en los términos formales exigidos en el llamado”, había dicho a El País el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic.

Ante ello el directorio del ente decidió seguir adelante en las negociaciones con Pure Life, lo que incluía “las diligencias debidas, análisis de la oferta y de información de la empresa que permita determinar el cierre de la venta, o descartarla”, afirmaba un comunicado de la petrolera uruguaya.

El pasado jueves 3 de diciembre “el directorio de Ancap, por unanimidad resolvió emitir una respuesta en la que establece que el grupo Ancap requiere la certificación de la disponibilidad de los fondos y de la entrega de la documentación final que acredite el correspondiente origen de los mismos, antes del día 10 de diciembre de 2020”, había señalado el ente en un comunicado.

La empresa Pure Life solicitó una “prórroga en virtud de los tiempos necesarios para el intercambio de documentos y las dificultades de traslado dentro de diferentes Emiratos”, dijo Stipanicic ayer a El País.

Ante ello, “el directorio (de Ancap) resolvió conceder (un nuevo plazo) hasta el 21 de diciembre” para que Pure Life acredite lo solicitado, aseguró el presidente del ente. Eso supone la certificación de la disponibilidad de los fondos para la oferta y la documentación sobre el origen de esos fondos.

Carboclor es una empresa logística cuyo principal activo es un puerto en Campana (sobre el río Paraná en Argentina), tras reestructurar su negocio que previamente también incluía una petroquímica.

En 2019 la firma de Ancap en Argentina había tenido ganancias por segundo año seguido equivalentes a US$ 1.307.753. En 2018 habían sido por US$ 9.130.967.

Entre 2013 y 2017 acumuló pérdidas por US$ 66,5 millones, que la llevaron a cerrar las plantas de solventes oxigenados y solventes alifáticos y aromáticos, y concentrarse en el negocio de almacenaje y logística asociado a la terminal portuaria.

Las “grave situación económica y financiera” de la empresa la llevaron a tener que reorganizar sus deudas en un concurso de acreedores al que se presentó el 29 de diciembre de 2016, porque “las pérdidas significativas incurridas por la sociedad han afectado su patrimonio y desmejorado sus indicadores económicos, no habiendo podido cumplir con las condiciones de cancelación exigidas por los contratos de préstamos y las deudas comerciales”, señalaba una de las actas de reunión del directorio de Carboclor.

Ancap Se enfrenta a un “cambio radical” en la fijación de los precios de los combustibles. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El 8 de agosto de 2018, el juez concursal interviniente resolvió homologar el acuerdo preventivo que había alcanzado Carboclor con sus acreedores y que consistió en un plan de pago de las deudas con una quita.

En febrero de 2019 Ancap debió capitalizar Carboclor en el equivalente a US$ 11,5 millones “a fin de satisfacer necesidades urgentes de fondos en atención a la situación económico-financiera que ha atravesado la sociedad y la necesidad de afrontar el pago de deudas concursales”.

¿Qué va a pasar con precio de las naftas?
Combustibles. Foto: Archivo El País

¿Qué va a pasar con el precio de combustibles? Tradicionalmente en enero se ajustaban (al menos las naftas) al actualizarse por la inflación el Impuesto Específico Interno (Imesi). En enero de 2020 el Poder Ejecutivo resolvió que el ajuste del Imesi fuera absorbido por Ancap sin trasladarlo a precios.

Entonces, ¿que pasará en 2021? En una entrevista en el programa Quién es Quién de Diamante FM y Televisión Nacional, el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic respondió que “es posible que sí” (necesitemos un ajuste de precios al alza), pero aclaró: “estamos pensando con la mentalidad vieja de ‘vamos a hacer un ajuste por el próximo año, (y después) no tocamos las tarifas’” en el resto del año.

“El mecanismo que se ha propuesto en la ley (de urgente consideración) establece un ajuste muy frecuente. Entonces, es mejor hacer frecuentes ajustes para arriba o para abajo, siguiendo los precios internacionales y es más fácil acomodar esos números sin que le duela a nadie”, afirmó Stipanicic.

Ante la pregunta de cuánto podría ser ese ajuste que necesita Ancap, Stipanicic respondió que “lo está manejando el Poder Ejecutivo”.

El presidente de la petrolera uruguaya recordó que “Ancap recauda en pesos, pero tiene costos en dólares” de los que el principal es “el crudo que compramos en el mercado internacional”. En ese sentido, la suba del dólar (con precios de combustibles que no han ajustado en los últimos dos años) impacta en los números de la empresa, ya que “necesitamos más pesos para pagar el mismo barril”, explicó. “De enero hasta ahora estamos en una pérdida en el orden de US$ 60 millones por tipo de cambio”, enfatizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados