NUEVOS TRABAJOS

Pausa para ir al baño: el acuerdo al que llegaron los repartidores con PedidosYa

Los nuevos empleos de la economía digital implican un cambio en las relaciones laborales, muestra de eso es que los repartidores de PedidosYa acordaron con la empresa sobre las pausas para ir al baño.

Repartidores de Pedidos Ya sentados en Plaza Independencia. Foto: Fernando Ponzetto
Repartidores acordaron con la empresa y ahora se pagarán las pausas para ir al baño. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los repartidores de PedidosYa llegaron a un acuerdo con la empresa el pasado viernes para que no se les descuente de su retribución, el tiempo que destinan para comer o ir al baño, las denominadas “pausas negras”.

Según confirmó a El País Andrés Palermo, presidente del Sindicato Único de Repartidores (Sinurep), los trabajadores de PedidosYa acordaron en una reunión bipartita con la empresa, que a partir de ahora las pausas para ir al baño serán de 15 minutos y podrán pedirse la cantidad de veces que el trabajador desee, sin que esto signifique un descuento en la retribución.

“Cuando quiera ir al baño el trabajador debe mandar un mensaje a soporte (de PedidosYa) y ellos lo van a poner en pausa en la aplicación”, explicó Palermo y agregó que en el acuerdo con la empresa se intentó que el trabajador “pueda tener la mayor celeridad posible en el momento de ser pausado”.

Días atrás, repartidores de PedidosYa realizaron un paro y acudieron al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) a manifestarse en contra de la empresa y a reclamar por mejores derechos laborales.

En esa instancia, los repartidores reclamaron a las autoridades de la empresa que eliminaran las pausas que descontaban de las retribuciones de los trabajadores por ir al baño o parar comer.

En ese momento, Palermo había indicado a El País que el problema estaba en que por concepto de esas pausas de entre 15 minutos y media hora, “muchas veces se iban acumulando hasta que se generaban ocho o 10 horas de trabajo que se descuentan” de la retribución.

Eso dejó de ocurrir el pasado 27 de noviembre, en principio, por el plazo de un año. Asimismo, Palermo manifestó que en relación a las liquidaciones de los pagos a repartidores, desde la empresa otorgaron “un tiempo prudente, de pocos días” para realizar la devolución del dinero retenido (por esas pausas ya hechas) en la liquidación.

Por otro lado, el presidente de Sinurep dijo que el sindicato comenzó a negociar con la empresa la obtención de otros derechos laborales, pero indicó que aún no hay resultados concretos ni una nueva fecha de negociación.

El objetivo es “darle más beneficios a los repartidores que trabajan a través de su empresa unipersonal, queremos mejorar la condición de su trabajo”, señaló Palermo y explicó que de un total de 1.100 repartidores, solo entre 300 y 400 son dependientes de PedidosYa.

Este caso es un ejemplo de cómo se negocian ahora las relaciones de trabajo que han sido desafiadas por las aplicaciones tecnológicas. Es que se ha desatado un debate sobre las relaciones laborales, derechos y obligaciones de las empresas, tanto a nivel mundial como local.

Al respecto, el abogado especialista en temas de trabajo y colaborador del estudio Brum & Costa, Gustavo Gauthier, indicó a El País que se debe tener en cuenta que “si una persona que trabaja, no tiene ningún tipo de protección, ni de seguridad social, ni de derechos laborales, está en una situación más precaria que el que hace básicamente lo mismo pero está empleado”.

Sobre este punto, Gauthier enfatizó en que el derecho laboral “tiene que aggiornarse y establecer nuevas protecciones” que contemplen las nuevas relaciones de trabajo del mundo actual. “El camino es regular una figura que no fue prevista, una forma de trabajar que no fue la que se tuvo en cuenta cuando se creó el derecho de trabajo”, explicó.

La discusión respecto de si los trabajadores de aplicaciones móviles (tales como PedidosYA, Uber, Glovo, Rappi, entre otras), son dependientes o no es, según Gauthier, “la gran discusión” de estos momentos.

“Es una debilidad del derecho laboral de todo el mundo, se debería establecer que son (trabajadores) autónomos, independientes pero que tienen que tener protecciones de las empresas”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados