ECONOMÍA

Pese a augurios fatalistas, menos empresas van a concurso de acreedores en el año

Las solicitudes a concurso de acreedores en el período enero-septiembre fueron 53, un 26,4% menos que en igual período de 2019, según datos de la Liga de Defensa Comercial.

Apretón de manos. Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Pese a algunos augurios fatalistas de que aumentarían las empresas que van a concurso de acreedores debido a la crisis económica que desató el coronavirus, sucedió todo lo contrario. Las solicitudes a concurso de acreedores en el período enero-septiembre fueron 53, un 26,4% menos que en igual período de 2019 (habían sido 72), según datos de la Liga de Defensa Comercial (Lideco) proporcionados a El País.

A su vez, la cifra de empresas que fueron a concurso en los primeros nueve meses del año está por debajo de las de igual período de 2018 (74) y 2017 (89). De las 53, 12 fueron concursos necesarios (los solicitó uno o más acreedores) y 41 voluntarios (la empresa en problemas lo pidió).

El director gerente de Lideco, Bernardo Quesada dijo a El País que las solicitudes de concurso de acreedores ya “venían con una tendencia a la baja” y la explicación para que la misma haya continuado pese al coronavirus es que “los acreedores han estado más tolerantes” ante la situación. “Los bancos han refinanciado (créditos), no están ejecutando y las empresas también dan más plazos (para el pago de deudas a otras)”, agregó.

Cuando varios auguraban un aumento de solicitudes de concurso, Quesada disentía. “No veíamos que la plaza tuviera una preocupación y en materia concursal son tres o cuatro estudios (de abogados) los que más trabajan y hablamos con ellos y no tenían una gran cantidad de casos”, explicó.

Cuando los bancos y empresas dejen de ser tan tolerantes, ¿va a haber un boom de concursos? Según Quesada, “el día que esto se levante, cuatro o seis meses después se pueden ver algunos casos más”, pero no cree que sea algo masivo.

Por otro lado, “hay empresas que cierran y no se presentan a concurso”, dijo el director gerente de Lideco. Esto se da, ya sea porque pagan todas sus deudas o porque hacen un cierre desordenado y queda el tendal.

Por otro lado, según datos de Lideco en los 12 meses cerrados a agosto había 1.619 cuentas bancarias sancionadas por irregularidades, lo que significa una baja de 5,9% en comparación al mismo período previo.

De esa cifra, fueron 1.231 suspendidas (frente a 1.270 de los 12 meses previos) y 388 clausuradas (frente a 451). Es un “piso de los últimos cinco años”, dijo Quesada, que lo adjudicó a que hay menos emisiones de cheques y una mayor preferencia por transferencias bancarias. Las cuentas se sancionan cuando los cheques no tienen fondos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados