Finanzas de Bolsillo

Pesos o dólares ¿qué moneda es mejor para invertir mis ahorros?

Aunque existe una "cultura" fuerte en los uruguayos por el dólar, las estrategias de inversión varían dependiendo los plazos, objetivos, riesgo a asumir, entre otros factores.

Hombre contando billetes de 50 pesos uruguayos en su billetera. Foto: Darwin Borrelli
Foto: Darwin Borrelli

En estas últimas semanas se ha mencionado mucho el plan de desdolarización de la economía uruguaya del Banco Central (BCU), de la inflación y de incentivar la creación de fondos de inversión. Pero a la hora de saber dónde y cómo invertir el dinero ahorrado, la pregunta sobre qué es mejor para colocarlo entre pesos o dólares, se hace más latente.

Ante esta encrucijada, especialistas expusieron sus opiniones, para este Finanzas de Bolsillo, que busca facilitar el rumbo a la hora de planificar nuestras inversiones.

Según el vicepresidente de SURA Asset Management, Gerardo Ameigenda, hay “cuestiones culturales” por las que el dólar es la moneda que el ahorrista prefiere, particularmente los impactos de las crisis del 82 y del 2002, como también que algunos precios están nominados en dólares.

“Si está la opción de tener $ 4.400 o US$ 100 parados, por 10 años ¿qué se prefiere? Cualquiera preferiría los dólares. Si comparamos monedas sin rentabilidad, es lógico que si uno no tiene acceso a inversión, aprovechándose de las bondades de una economía bimonetaria, si solamente acumulo, la opción de dólares es muy buena. La historia cambia si a eso le ponemos rentabilidad”, sostuvo Ameigenda.

En cuanto a esta diferencia, agregó que la Unidad Indexada (UI) vino a ser un excelente complemento de mantención de poder de compra y rentabilidad. La cual permite, en los “próximos años, tener dinero real y no estar al riesgo si el dólar sube o baja más o menos que la inflación”, es decir los precios al consumo.

Al pensar en opciones de inversión, “entramos en un tema de planificación y, por más que todos queremos escuchar siempre cual es el activo ganador, siempre hay supuestos detrás. La planificación va a depender del ‘para qué’”, señaló Ameigenda.

Dependiendo del objetivo que se plantea para la inversión, como la compra de una vivienda, un vehículo, un viaje o un complemento jubilatorio, es que se puede determinar la moneda, los instrumentos de inversión y su diversificación.

“Pensando en alguien que busca el largo plazo, que por lo tanto su canasta de inversión en Uruguay está relacionada con bienes, servicios o activos uruguayos, lo aconsejable es ahorrar en UI, porque esta te protege siempre de la inflación. El dólar solo te protege esporádicamente”. afirmó Aldo Lema, socio de Vixion Consultores y columnista de El País.

En esta línea, agregó que la estrategia de estar “100% dolarizado, que ha sido por esos episodios críticos que están en la conciencia de los ciudadanos (como las crisis ya mencionadas), no ha sido una buena estrategia y, la gente en general, a la larga se ha descapitalizado. De hecho, otros activos como los departamentos, casas y demás, en el fondo han sido formas de recoger la inflación en dólares que ha ocurrido durante los últimos 50 años, capaz que de una manera no tan eficiente como lo es la UI”.

En tanto, Ameigenda explicó que para un complemento jubilatorio, “la UI o algo que indexe al consumo, debería ser un instrumento base, de ahí la diversificación suma”.

Al pensar a largo plazo, la clave está en la diversificación, es decir “no poner todos los huevo en una misma canasta”.

Para una persona joven que empieza a invertir, Ameigenda ejemplificó: “tenés tu portafolio de 100, sin importar la moneda, vemos la UI como instrumento base. Debería llegar a la persona a los 60 años con el portafolio 100% UI, esa debería ser la tendencia. Hoy no sé si tiene que ser 100% renta variable, pero una mitad debería ser en UI para no tener un descalce monetario y otra mitad en dólares”.

“¿Por qué podemos asumir ese riesgo? Porque si mañana tenemos una crisis igual al 2008 y el fondo de renta variable cae entre 35% y 40%, como pasó en marzo del año pasado, no tenés por qué ir a venderlo. Si pusiste 100 y te vas cuando cayó un 40%, se vuelve real la pérdida. Sino, el mundo te demuestra que en los próximos años eso se corrige”, agregó.

En cambio, expresó que no es lo mismo para una persona de 55 años, que piensa jubilarse en cinco años. Por lo que, para este caso, el riesgo “es muy grande”, porque han ocurrido períodos de dos o tres años en los que la bolsa cae, por lo que “puede ser momento de cerrarse e invertir en moneda local, en algo más defensivo”.

Por otra parte, Lema sostuvo que si uno piensa en objetivos de corto plazo, que puede ser el gasto en dólares, puede cubrirse ahorrando e invirtiendo en esta moneda. “Por ejemplo, si se quiere comprar un vehículo, puede ser una forma de estar calzado y, para esa compra, estar invertido en dólares en el período previo”, señaló.

En tanto, Ameigenda afirmó que “es la gran diferencia con las casas, ya que se transan en dólares, pero se ha demostrado que sus precios varían según UI, porque van en poder de compra. Es un tema relevante, porque la mayoría de las personas ahorran en dólares para comprarse una casa y cuando uno lo mira, las casas suben o bajan, según el poder de compra de la gente”.

Pros y contras

Siendo un factor clave la diversificación de activos en el portafolio, pensar en la función de cada uno de ellos, es relevante para alcanzar el objetivo esperado.

Sobre esto, Francisco Echegoyen, jefe de la Mesa de Operaciones de Gastón Bengochea & Cia, afirmó que “la parte en pesos básicamente es para invertir en inflación, es la parte más segura. La parte en dólares es la parte más especulativa, más a largo plazo. También la ventaja (del dólar) es que, en caso de que haya algún tipo de devaluación, esa parte en dólares te protege”.
A esto, agregó que “la ventaja de invertir en pesos está en que, generalmente, los gastos de los uruguayos son en moneda local”.

Por esto, para un inversor joven, recomienda que “invierta una parte en notas en UI, y la parte en dólares, en fondos de acciones y renta variable, que es lo que más da retorno a la hora de invertir”.

¿En qué se diferencian la renta variable y la renta fija?

"Es cuando se conoce o no lo que se va a recibir"

Renta fija o renta variable, es cuando uno conoce o no lo que va a recibir de pago. Se puede llamar de esa forma”, afirmó Gerardo Ameigenda, vicepresidente de SURA Asset Management.

A su vez, agregó que otra forma de entender la diferencia entre renta variable y renta fija, “es el riesgo que tiene cada uno de los pagos. Cuando se emite renta fija, se emite deuda, cuando se emite renta variable, se está emitiendo acciones. Si una empresa quiebra, los primeros en cobrar son los empleados, que es la deuda laboral, los segundos son los proveedores, los terceros son las deudas y los cuartos, si queda algo para repartir, son los accionistas. Desde esa definición uno muestra lo que es variable y lo que es más o menos fijo”.

En la renta fija, uno sabe cuánto va a recibir como retorno y el vencimiento del activo.

La renta variable es a través de dividendos de acciones, los que no tienen vencimiento. “Quiere decir que no sé qué me va a pagar, la empresa tiene una estimación, yo tengo otra, hay una historia de dividendos que me puede decir lo que paga, hay una proyección futura, pero realmente no sé si me va a pagar dividendos. En muchos casos hablamos de empresas que ni siquiera pagan dividendos, porque reinvierten el capital y el inversor va a la apreciación de la acción”, explicó. En estos casos, no se percibe una renta, sino que la ganancia se hace al momento de vender la acción.

¿En qué activos se puede invertir? 

“Hay distintas razones para diversificar, una es renta fija versus renta variable. En renta variable, inexorablemente uno termina en moneda del resto del mundo porque Uruguay no tiene una bolsa de comercio que le permita invertir en empresas locales, hay algunos activos que se parecen a renta variable, que son los inmobiliarios. En esos, su comportamiento subyacente, está más ligado al peso y a la UI, a pesar que se fijen sus precios en dólares”, explicó Lema.

A su vez destacó que las grandes clases de activos en Uruguay son cuatro, ya que no hay renta variable en moneda local. Estas calses son: la renta fija local, la renta fija internacional, la renta variable internacional y los activos inmobiliarios.

En tanto, el economista señaló que “la estrategia más básica es tener una parte en renta fija en moneda local, tener una parte en activos inmobiliarios, que generalmente los uruguayos tenemos, y tener otra parte en una estrategia de diversificación internacional en renta variable y, podría haber otra parte que fuese en renta fija internacional. Dentro de la renta fija internacional, puede haber un instrumento o un fondo que te replique ampliamente la renta fija del mundo. Esto es que tenga bonos de Estados Unidos, renta fija en emergentes, etc.”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados