LECHERÍA

Pili trabaja solamente tres días por semana

La empresa láctea Pili de Paysandú está trabajando solamente tres días a la semanas. Un cuarto día se dedica a limpieza y mantenimiento.

Pili y Calcar lidian con consecuencias de pérdida del mercado venezolano. Foto: Archivo
Foto: archivo El País.

Estos datos dan cuenta de las dificultades que atraviesa esta empresa que está recibiendo solamente 90.000 litros diarios de leche para procesar cuando a esta altura en otros años entraban a la planta 140.000 litros por día, explicó a El País el dirigente Marcel Petrib.

La empresa tiene 132 trabajadores de los cuales 42 fueron enviados este mes a un seguro de paro parcial. 15 de ellos están sindicalizados y recibirán aparte del seguro de paro un partida de dinero adicional por parte de la empresa para mitigar el impacto de la situación, señaló Petrib. Para el sindicalista el problema es que Conaprole "no mostró ningún interés" en proveer de leche a Pili para su procesamiento, lo que hubiese evitado tener que recurrir a los seguros de paro. Petrib dijo que la empresa no pudo cumplir en fecha con la cuarta cuota del pago del aguinaldo.

El sindicato y el instituto Cuesta-Duarte del Pit-Cnt elevaron una serie de preguntas a Pili para saber cómo encarará su actividad futura.

En 2016 algunos tamberos dejaron de enviar leche a Pili por unos 40.000 litros diarios y comenzaron a remitir a Conaprole, lo que complicó la situación de la empresa sanducera. A esto se sumó la gran inversión de unos US$ 30 millones realizada por Pili en una nueva planta ubicada al lado de la de la cervecera Norteña y la caída del mercado de Venezuela, que pagaba buenos precios. Pili vende ahora quesos en el mercado interno y en Brasil y ha logrado hacer algunos envíos a Cuba y Singapur.

A fines de enero llegó a un acuerdo con el "club de acreedores" liderado por el Banco República (les adeuda unos US$ 48 millones) que le dio "oxígeno" financiero por un año.

La industria láctea está en una situación todavía frágil. El sector ha perdido unos 700 empleos desde 2015 cuando cerraron Ecolat (del grupo peruano Gloria) en Colonia Suiza y la estadounidense Schreiber Foods en San José. Hoy trabajan en el sector unas 5.000 personas.

Además de Pili, también Claldy, Calcar y Conaprole se vieron fuertemente perjudicadas por la caída del mercado de Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º