MERCADO LABORAL

La pobreza aumentaría al 18,4% sin el seguro de paro, según estudio

Un estudio elaborado por economistas del Iecon destaca la importancia del subsidio de desempleo para mitigar los efectos económicos de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

La crisis sanitaria provocó un aumento “inédito” en la cantidad de solicitudes para recibir el subsidio por desempleo. Foto: Fernando Ponzetto
La crisis sanitaria provocó un aumento “inédito” en la cantidad de solicitudes para recibir el subsidio por desempleo. Foto: Fernando Ponzetto

La importancia de la protección social como medio para sostener los ingresos de la población vulnerable de una sociedad en momentos de crisis como el actual provocado por el coronavirus, quedó reflejada en las cifras publicadas por el Banco de Previsión Social (BPS).

Si se analizan todas las modalidades del subsidio por desempleo (despido, suspensión y reducción) solo en el mes de marzo, se realizaron 81.779 solicitudes, lo que implicó que aumentaron más de siete veces con respecto a un período normal.

En los primeros 15 días del mes de abril, las solicitudes continuaron creciendo y se ubicaron en 53.488 y a estas se le suman las 27.676 solicitudes recibidas al 15 de abril por el régimen especial parcial instrumentado por el gobierno.

Con lo cual, aunque pueda haber personas que hayan realizado más de una solicitud (por diferentes trabajos o diferentes períodos), se estima que el número total de trabajadores que solicitaron ampararse en el subsidio alcanzó las 150.000, lo que implica un 18% de los trabajadores privados que forman parte del sistema de seguridad social en 2019.

Las cifras anteriores se desprenden de un estudio elaborado por los economistas Hugo Bai, Paula Carrasco, Andrés Dean e Ivone Perazzo del Instituto de Economía (Iecon) de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, en el que analizan el aumento que ha tenido el seguro de paro a raíz del coronavirus y en el que además miden el potencial impacto que esta crisis podría tener en la pobreza del país.

Según se afirma en el estudio, el actual es un “fenómeno inédito” en relación al uso del subsidio por desempleo. Si se compara (pese a las diferencias de ambos períodos) el pico máximo de altas en el seguro durante la crisis del 2002, este fue de 11.541 en agosto, “una cifra muy inferior a las 125.000 altas” que estiman que se procesarán entre el 15 de marzo y 15 de abril de este año, de acuerdo a lo explicado en el informe.

En promedio, según los datos relevados por el estudio del Iecon, el subsidio por desempleo representa el 20% de los ingresos del hogar de sus beneficiarios. Sin embargo, según el análisis, si esas personas no recibieran dicha prestación, “la incidencia de la pobreza en este grupo poblacional pasaría de 5% a 18,4%”, cifra que se asemejaría a la del promedio de los trabajadores que están por fuera del sistema de seguridad social.

Por otra parte, el estudio simuló diferentes escenarios con el objetivo de dimensionar el impacto sobre la pobreza en el caso de que se diera un envío significativo de trabajadores del sector privado al seguro de paro. Estos fueron tomados al azar y con la suposición de que todas las solicitudes fueran realizadas por el motivo de suspensión, dado que representan actualmente el 80% de las solicitudes. Además, se tiene en cuenta que en 2019, el porcentaje de trabajadores formales del sector privado pobres era del 2,7%.

Es así que el análisis determinó que si 10% de los trabajadores del grupo recién mencionado ingresan ahora al subsidio por desempleo, la incidencia de la pobreza en ese grupo de trabajadores se duplicaría al incrementarse en 2,5 puntos porcentuales. “A su vez, de considerarse exclusivamente este cambio, la cantidad de personas pobres del país crecería de 8,8% a 11,2% (aumenta 28%), pasando los trabajadores considerados a representar 11% de estas”.

Una de las propuestas de los economistas que realizaron el estudio, es que el tope mínimo del subsidio por desempleo alcance al Salario Mínimo Nacional (SMN). Si la anterior simulación tomara esta modificación, “la pobreza afectaría a casi 35.000 personas menos”, según indicó el informe.

BPS. Foto: Archivo El País.
BPS. Foto: Archivo El País.

Es por esto que los economistas afirman en el estudio que fijar un piso mínimo superior a equivalente al SMN, “además de suavizar el shock por la pérdida de ingresos laborales”, contribuiría también “a reducir el impacto negativo sobre el conjunto de hogares del país”.

Con esta medida, los economistas afirman que se podría “concentrar la totalidad del mayor gasto en aquellos trabajadores de menores salarios relativos que, en general, pertenecen a hogares más vulnerables y expuestos a caer en situación de pobreza”.

Otras de las medidas propuestas en el informe del Iecon para hacer frente a la emergencia sanitaria dado que se desconoce la duración de la situación, refieren a la flexibilización de los requisitos de acceso al subsidio para personas que reciben un salario pero que actualmente no están protegidos y la extensión de la duración del seguro de paro “en la medida que la situación lo requiera”.

El contexto de BPS “es complicado”
Los trabajadores sindicalizados denuncian que el exasesor de directora prestó firma electrónica para acelerar procesos. Foto: F. Ponzetto

En relación a la realidad actual de BPS, una fuente de la institución, indicó a El País que están experimentando un desborde en el trabajo y que las solicitudes por subsidio de desempleo en abril “siguen aumentando” y que no han mostrado señales de un potencial descenso.

Asimismo, señaló que aún faltan medidas que apoyen a los pequeños empresarios que lo necesitan, así como la posibilidad de que emprendedores y otros trabajadores que no están cubiertos por el sistema de seguridad social puedan acceder al subsidio.

En este sentido, manifestó que una de los planteos realizados al gobierno fue la posibilidad de que se puedan diferir las cuotas de los préstamos que mantienen con el BPS los jubilados y pensionistas de menores ingresos. Esto fue finalmente aprobado por parte del Poder Ejecutivo. En conferencia de prensa, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado anunció ayer que se van a diferir las cuotas de mayo, junio y julio de los préstamos que tienen con BPS los jubilados y pensionistas que perciben por debajo de $ 13.600 al mes.

Por otra parte, sobre la realidad actual habló ayer el nuevo presidente del BPS, Hugo Odizzio. En diálogo con el programa Primera Mañana de El Espectador señaló que el contexto de la institución es “complicado” y que si bien la crisis sanitaria es una “situación coyuntural, el problema de fondo” del BPS “sigue allí”.

Sobre la posibilidad de que los trabajadores que no cumplen con los requisitos de antigüedad para ampararse en el subsidio por desempleo igual puedan beneficiarse, Odizzio manifestó que “se está trabajando el tema” en la órbita del Ministerio de Trabajo (MTSS) y que ya “hay incluso borradores de decreto” sobre el asunto. Sobre la posible demora en estas decisiones, Odizzio dijo que todas las medidas se elaboran “con un enfoque muy mesurado en cuanto al financiamiento” dado que se desconoce cuánto durará la crisis sanitaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados