INDICADORES QUE MEJORAN

Pobreza cae a 7,9%, el registro más bajo desde al menos 1985

También bajó (al 0,1%) la indigencia y se redujo la desigualdad de ingresos.

Menores: el 17,4% de los menores de seis años son pobres.Foto: Marcelo Bonjour
Menores: el 17,4% de los menores de seis años son pobres.Foto: Marcelo Bonjour

El relevamiento que cada año realiza el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) detectó en 2017 que 275.963 uruguayos "no superaban el ingreso mínimo para cubrir las necesidades básicas alimentarias y no alimentarias" y están por debajo de la línea de pobreza. Esto representa al 7,9% de la población y se trata del registro más bajo desde al menos 1985 (hasta donde llega el histórico del INE) y marca una caída de 1,5 puntos porcentuales respecto a la estimación de pobreza del año anterior.

Significa que hubo 51.178 personas menos en situación de pobreza, alcanzando la segunda reducción seguida. Entre 2004 y 2014 el indicador había disminuido todos los años, pero en 2015 permaneció estable para volver a bajar a 9,4% en 2016.

Si se compara el panorama actual con el de 2006 (último dato incluido en el informe del INE) hay 815.389 pobres menos, ya que se redujo 24,6 puntos porcentuales la pobreza (desde 32,5%).

En el informe conocido ayer se indica que "Montevideo es nuevamente, quien presenta mayor proporción de personas bajo la línea de pobreza (11,1%) en relación al resto de las áreas", aunque en todas las regiones del país disminuyó el indicador respecto a 2016. En la capital se redujo 1,8 puntos porcentuales (desde 12,9%), en las localidades del interior de más de 5.000 habitantes 1,2 puntos porcentuales (de 7,1% a 5,9%), en las de menos de esa población 2,5 puntos porcentuales (de 9,7% a 7,2%) y en las zonas rurales la caída fue de ocho décimas de punto porcentual (de 2,7% a 1,9%).

"La situación de pobreza continúa afectando en mayor medida a los más jóvenes y esto se constata para todas las áreas geográficas consideradas", advierte el INE. Es que la proporción de pobres cae a medida que crece la edad de la población: un 17,4% de los menores de seis años están por debajo de la línea de pobreza; un 15,1% de quienes tienen entre 6 y 12 años; un 13,5% de los que tienen entre 13 y 17 años; un 6,4% de las personas entre 18 y 64 años; y un 1,3% de los mayores de 65 años.

En tanto, la medición de pobreza en hogares reveló que el 5,2% de los mismos no tienen ingresos para cubrir sus necesidades básicas, esto es un punto porcentual por debajo del registro anterior. También Montevideo presenta los peores números con el 7,3% de los hogares por debajo de la línea de pobreza, cifra que baja a 5% en el caso de las localidades de menos de 5.000 habitantes, a 3,8% en las de más de esa población, y a 1,8% en las zonas rurales.

En ese sentido, el informe detalla que "la mayor concentración de hogares por debajo de la línea de pobreza se ubica principalmente en los departamentos de Artigas y Rivera (niveles superiores al 8%), seguidos por la capital del país y los departamentos de Cerro Largo y Treinta y Tres"; mientras que "los niveles más bajos se registran principalmente en los departamentos ubicados al centro sur del país (Río Negro, San José, Canelones, Colonia, Lavalleja, Florida, Flores y Soriano), Maldonado y Rocha", todos con registros por debajo del 4%.

Otro aspecto que marca el INE es que "los hogares con jefatura femenina se ven afectados por la pobreza en mayor medida que los hogares con jefatura masculina (6,9% contra 4%)".

Al tiempo que si se considera "la ascendencia étnico racial de las personas", el registro de pobreza de aquellos que se declaran como afrodescendientes "es aproximadamente 10 puntos porcentuales superior" a los que se identificaron con ascendencia blanca.

Indigencia.

Las personas cuyos ingresos no alcanzan "para cubrir las necesidades alimentarias básicas" y están por debajo de la línea de indigencia son 3.493, representando el 0,1% de la población. Los números muestran una baja de 0,1 punto porcentual frente al año anterior, que significa 3.467 individuos menos en la indigencia.

La estimación de este fenómeno para los hogares se mantuvo estable en 0,1%.

En comparación a 2006, hay 80.457 personas menos por debajo de la línea de indigencia, con una reducción de 2,4 puntos porcentuales.

También los menores de seis años son los más afectados por la indigencia, que alcanza al 0,4%, mientras que un 0,2% de quienes tienen entre 6 y 12 años son alcanzados por este fenómeno. Asimismo, no hay diferencias en el nivel de indigencia entre los hogares con mujeres jefas de hogar y aquellos en que los hombres asumen esa figura.

Desigualdad.

El indicador más utilizado por la academia para medir la desigualdad de ingresos es el índice de Gini, que varía entre cero y uno, demostrando un mayor nivel de desigualdad cuanto más cercano a uno se encuentre el resultado. En 2017 se estimó en 0,380 su valor para Uruguay, mejorando el dato del año anterior, que había sido 0,383.

La diferencia frente al 2006 también son notorias (el Gini era 0,455 en ese año) y en la última década hubo solo dos años (2015 y 2013) en los que el indicador no mejoró.

Del análisis por departamento surge que los mayores niveles de desigualdad están en Montevideo, Salto y Treinta y Tres, y los menores en Colonia, Soriano, San José, Florida, Flores, Cerro Largo, Lavalleja y Tacuarembó.

En tanto, el ratio entre el último y el primer decil de ingreso (10% más pobre y 10% más rico) que revela las diferencias entre los extremos de la distribución, mostró que "los hogares del último decil perciben 11 veces más ingresos que los del primer decil", menos que el 11,3 de 2016.

Repercusiones en twitter

El subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Santiago Soto, destacó que la pobreza está en "su nivel histórico más bajo", aunque llamó a "profundizar el trabajo sobre las inequidades territoriales" y "concentrarse en los hogares con menores". En tanto, el economista Aldo Lema analizó que "probablemente un factor clave detrás de la caída de la pobreza haya sido la reaceleración del crecimiento económico y su reflejo en una mayor masa salarial (con aumentos concentrados en los salarios reales, sin alza del empleo)". Añadió que "la distribución del ingreso ha permanecido esencialmente estable en el último quinquenio", pero dudó si esto "podrá sostenerse en el contexto de menor crecimiento, crisis educativa y problemas fiscales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º