JUAN MANUEL PAZOS

"Poco espacio para aumentar el gasto"

El analista del departamento de Estrategia y Research de la financiera Puente, dijo en entrevista con El País que “el espacio para el aumento del gasto” en la Rendición de Cuentas “es poco” y la economía uruguaya “tiene muy poco margen para nuevos impuestos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Manuel Pazos. Foto: F. Flores

FABIÁN TISCORNIA

Pazos señaló que hay riesgo a más de tres subas de la tasa de interés por parte de la Fed, lo que eso llevará a un alza del dólar y salida de capitales de emergentes. Afirmó que Uruguay mantendrá el grado inversor.

—Se pronosticaba un fortalecimiento del dólar y eso no está ocurriendo, ¿por qué?

—Da la sensación de que el mercado todavía no está incorporando totalmente dos riesgos. El primero es un avance más rápido hacia el proteccionismo y a una política un poco más hostil hacia el comercio internacional de la administración de Donald Trump. Da la sensación que la valuación del dólar y de las monedas emergentes todavía no refleja eso. El otro es que hay una brecha entre la visión de la Reserva Federal (Fed) y la visión del mercado de qué tan rápido va a normalizar su política monetaria. Lo que vemos es que la expectativa de inflación en Estados Unidos está empezando a subir y la inflación está en 2% que es el objetivo de la Fed. La última vez que tuvimos la inflación a este nivel y el desempleo a este nivel, la Fed tenía una tasa de 5,25% y ahora es de 0,50%. El riesgo de que el escenario de tres subas de la tasa pueda ser más grande, es latente. Una normalización más rápida de la política monetaria de la Fed generará una salida de capitales de los emergentes, depreciación de sus monedas y un aumento de los spreads (diferencia de tasa de interés entre la deuda de un país y la tasa de interés de la deuda de EE.UU.).

—Entonces cabe esperar que las monedas de los emergentes bajen frente al dólar.

—Se van a ir depreciando de forma distinta, algunas más, algunas menos. El año pasado por ejemplo, el peso uruguayo se disoció muy fuerte de las monedas emergentes. Las monedas emergentes estuvieron básicamente sin cambios de marzo a octubre y de octubre en adelante se depreciaron bastante. El peso uruguayo se apreció muy fuerte durante el primer período y después estuvo constante mientras las monedas emergentes se depreciaban. Ahí hubo un soporte muy importante de la política del Banco Central (BCU), donde las tasas de interés positivas generaron un incentivo importante a estar en pesos. La realidad es que desde una AFAP a un inversor minorista, decidir dolarizar su portafolio, implicaba perder tasas de interés muy altas durante el año pasado. Crecientemente, nos da la sensación de que el BCU se está alejando un poco de esa política contractiva, se está moviendo hacia un terreno un poco más neutral.

—¿Qué se puede esperar?

—Que el peso uruguayo se empiece a mover más acoplado a las monedas emergentes. El año pasado se desacopló, este año se va a reacoplar. El peso estable, con el real apreciándose en términos nominales, en realidad Uruguay está recuperando un poco de competitividad frente a Brasil. El escenario nuestro es que el tipo de cambio va a ir depreciándose gradualmente, sobre todo a partir del segundo semestre y va a terminar el año a $ 31,50 (por dólar). Lo que consideramos es que hay riesgos a ese escenario base, sesgados a un tipo de cambio más depreciado, es decir un dólar más alto.

—¿A Uruguay le conviene salir ahora a emitir deuda y aprovechar las tasas de interés bajas o esperar un poco?

—La estrategia de muchos países es aprovechar estas primas de riesgo bajas para salir a colocar. La pregunta es si Uruguay tiene que salir a colocar en dólares o seguir una estrategia del estilo de la que utilizó Argentina e intentar captar inversores con instrumentos en moneda doméstica. Esta segunda estrategia permite desdolarizar la deuda. Chile y Argentina salieron en moneda doméstica. Argentina tiene una foto bastante peor que la de Uruguay hoy, supo vender una película de los próximos 10 años positiva y claramente encontró respuesta en el mercado. Estamos en un momento en que hay que aprovechar la oportunidad y la ventana, pero creo que la decisión del instrumento no está tan clara todavía, hay líneas interesantes para explorar más que buscar un instrumento en dólares como se hizo toda la vida.

—¿Ve a Uruguay con una baja de la nota de la deuda?

—Estamos monitoreando la situación fiscal de cerca. Esperábamos, en función de lo que pasó entre mayo y octubre, una posición fiscal un poco mejor (que el 4% del PIB en) que terminó el año. Hubo un pequeño desvío hacia el final del año, pero creemos que con la suba de impuestos de enero no va a haber…es un esfuerzo importante el que se le está pidiendo a la sociedad. Da la sensación que si los recursos se usan para mejorar la posición fiscal, no vemos un ajuste en la calificación de grado de inversión este año. Aunque es bastante posible que la perspectiva quede en negativa.

—¿Ven un aumento del gasto en la Rendición de Cuentas?

—Hasta cierto punto, este deterioro fiscal que hubo al final del año pasado limita lo que se puede hacer en la Rendición de Cuentas. Queda claro que cualquier aumento del gasto implica un aumento de los recursos, con una economía que da la sensación tiene muy poco margen para nuevos impuestos. El espacio para el aumento del gasto es poco, y no hay espacio para que los aumentos de los ingresos por los impuestos que subieron el 1° de enero se usen para aumentar el gasto. Desde el punto de partida de un déficit de 4% del PIB, el camino para cumplir la meta (de 2,5% del PIB en 2019) es muy fino, pero es factible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)