CAMBIO DE PARADIGMA TRIBUTARIO

"Se podrá escapar alguno, pero al que agarremos le vamos a pegar"

El Fiscal de Corte, Jorge Díaz dijo que “cada vez lo blanco cubre más a lo negro”

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Durante el evento se produjo el corte de energía y debieron apelar al megáfono. Foto: A. Colmegna

La percepción de que cada vez quedan menos lugares para esconderse a la hora de lavar activos o incurrir en evasión fiscal crece en distintos ámbitos. También que el país al influjo de lo que ocurre en el mundo y con nuevas exigencias para debilitar el secreto bancario está ingresando en un cambio de paradigma tributario.

A veces con un micrófono, a veces convertido en una suerte de pregonero moderno al hablar con un megáfono a raíz del corte de energía eléctrica que ayer afectó a buena parte del país, el Fiscal de Corte, Jorge Díaz sostuvo que el mundo va en la dirección de un mayor control a los delitos fiscales y de lavado de activos y Uruguay no está ajeno a eso. "La cosa va en serio. Se podrá escapar alguno, pero al que agarremos le vamos a pegar", indicó.

El jerarca participó ayer de una jornada sobre transparencia fiscal y prevención del lavado de dinero organizada por el estudio Brum-Costa Abogados. Allí, ante una nutrida concurrencia de profesionales y empresarios, Díaz transmitió que "no hay que tener miedo si se hacen las cosas bien". Añadió que la realidad muestra que "cada vez lo blanco cubre más a lo negro. Hasta hace 10 años Uruguay era visto hasta con simpatía por los evasores fiscales. Hay un cambio de paradigma tan brutal que si no lo entendemos vamos a tener problemas".

Díaz continuó diciendo que todavía "hay lugares donde esconderse, yo no se los voy a decir porque jugaría en contra de mi rol, pero son muy pocos. Además, el problema es cuando te quedás encerrado en el último reducto. Hasta ahora se están dando oportunidades; el Estado esta dando posibilidades para pasar de la zona oscura a la blanca".

En otro pasaje de su alocución, el jerarca sostuvo que siempre que lo invitan a eventos como disertante ocurren dos cosas. "Si me invita el Estado es porque la percepción de riesgo está muy baja y llaman al cuco para que venga a asustar. Si me invita el privado es porque la percepción de riesgo está muy alta y entonces me llaman porque soy más o menos razonable", expresó.

Añadió que en el nuevo escenario planteado cobrará trascendente importancia el conocimiento que tenga el profesional sobre sus clientes.

Recordó que hace algunos años atrás durante un interrogatorio, un indagado le contestó que un cliente sospechado le había sido recomendado por un amigo. "Era un funcionario público argentino que había traído US$ 2 millones y los había depositado. Pero el interrogado dijo no saber a qué se dedicaba ni en qué trabajaba", lamentó.

Pero ahora, señaló, ante las nuevas exigencias planteadas debe haber un conocimiento real del cliente. "Saber si la cantidad de transacciones que el cliente realiza está dentro de su perfil, porque también ha pasado que un cliente ha realizado operaciones usuales durante un tiempo y después comienza a hacer otras inusuales", explicó.

Ante eso, es necesario que los profesionales adviertan la cantidad de luces rojas que pueden encenderse observando el comportamiento de sus clientes.

A su turno, el abogado Leonardo Costa sostuvo que "esta es la primera vez en la historia donde se está cambiando el paradigma de la tributación de manera dramática; se están removiendo las raíces del sistema financiero mundial y la tributación mundial". Manifestó que antes el evasor pensaba que únicamente lo podían "agarrar" con información que era pública y solo en su país. Sin embargo, ahora con la "posibilidad de cobro de tributos en todo el mundo, esto es el gran fisco mundial", indicó.

A nivel local, una de las principales acciones que marca el proyecto de ley enviado al Parlamento el mes pasado y que busca debilitar el secreto bancario es la obligación a las instituciones financieras de informar a la Dirección General Impositiva (DGI) los saldos de las cuentas bancarias al cierre del año.

Costa sostuvo que ese aspecto es un gran factor de control que además servirá para otras verificaciones, como los pagos correctos de impuestos. "Si alguien llega a fin de año y tiene demasiada plata en la cuenta alguien va a preguntar cómo lo logró eso", dijo.

"Alguien les podrá decir: sacá la plata (del banco) a fin de año y volvela a poner el 3 de enero", manejó como posibilidad. "Díganme donde la van a poner el día 3, porque te la dejarán sacar una vez, más no", refutó.

Costa fue otro de los oradores que debió recurrir al uso del megáfono por el corte de energía. Al único que "perdonó" la falta de electricidad fue al experto argentino Leandro Pasarella que expuso sobre la ley de blanqueo de capitales en su país.

La polémica sobre el secreto profesional.

Días atrás, el Colegio de Abogados (CAU) rechazó el proyecto de ley que flexibiliza el secreto bancario —entre otras medidas— al entender que un artículo de la normativa hace peligrar el secreto profesional. Ayer, Costa sostuvo que esa discusión deberá darse porque ese aspecto está bajo cuestionamiento. Añadió que al final del día "el único derecho que tienen los contribuyentes es el de tener una debida defensa". Por su parte, el Fiscal de Corte Jorge Díaz también opinó sobre el tema. "No hay ley que pueda imponer a un abogado violar el secreto profesional. Mantener y preservar el secreto profesional es, en última instancia, un derecho de los individuos, de tener una libre y previa comunicación con su abogado antes de ir a juicio. Cualquier ley que implique limitar de alguna forma ese derecho debería ser declarada inconstitucional", sostuvo el fiscal. Díaz aclaró que se refería sobre el tema porque "no suelo birlarle el glúteo a la hipodérmica".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)