DINERO DE TODOS LOS TRABAJADORES

La polémica por el déficit del BPS entre dos directores

Domínguez prevé que crezca; para vice es “un buen momento” financiero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desmedido. En los últimos 10 años ha crecido exponencialmente la cantidad de dinero que debe pagar el BPS por las licencias médicas. Foto: Fernando Ponzetto.

El vicepresidente del Banco de Previsión Social (BPS), Gabriel Lagomarsino, dijo en la Comisión de Seguridad Social de Diputados que el déficit en las finanzas de la institución se explica "básicamente por la desaceleración económica".

Señaló que la baja en la actividad provoca menos trabajadores cotizantes y menor recaudación de impuestos (afectados indirectamente a la seguridad social), las dos formas de financiación del BPS aparte de la ayuda financiera del gobierno.

El último balance del BPS correspondiente a 2015 cerró con US$ 390 millones de déficit y como informara días atrás El País, el directorio en la elaboración del presupuesto para 2017 anticipó que el próximo año registrará un déficit de US$ 568 millones.

Al respecto, Lagomarsino detalló ante los legisladores que se realizó la proyección "con un criterio conservador" o "pesimista" suponiendo que en 2017 no habrá crecimiento de la actividad. "Se prefirió hacer una proyección más conservadora, pensando que es una mejor manera de prevenir. Si la situación resultara más favorable, mejor para todos y para el país", agregó.

Sin embargo, en la misma sesión parlamentaria, la directora en representación de los empresarios, Elvira Domínguez, expresó que no coincidía con la postura de que se habían utilizado "criterios pesimistas" para la proyección del déficit de 2017 y por eso no votó la resolución en el directorio.

"Creemos que no solo no fueron pesimistas, sino que, tal vez, fueron realistas en lo que tiene que ver con los ingresos, ya que creemos que los egresos van a ser mucho mayores a los que están presupuestados y que, por lo tanto, esa proyección de unos 500 millones podría superarse significativamente", manifestó Domínguez.

El balance 2014 del BPS había registrado un déficit de US$ 28 millones, aunque había existido una recaudación extra de US$ de 130 millones por devoluciones de las AFAP producto de la Ley 19.162 de desafiliación de las administradoras de fondos privadas.

En su exposición, el vicepresidente del BPS indicó que si se mira con perspectiva histórica el estado actual de las finanzas de la institución "está en un muy buen momento desde el punto de vista estructural". Informó que desde 2005 los ingresos por contribuciones a la seguridad social crecieron 86% en términos reales y las erogaciones aumentaron 67%.

El directorio del BPS acudió a la Comisión de Seguridad Social convocado por los diputados del Partido Nacional, Pablo Abdala y Álvaro Dastugue, para explicar el estado financiero de la institución. Aparte del debate por el déficit previsto para 2017, Domínguez y los directores oficialistas chocaron por los controles a las certificaciones médicas.

La representante del sector empresarial dijo que en la Comisión escuchó informes de sus compañeros que no conocía y cuestionó que no hayan sido presentados en el directorio. En un momento de la sesión, el presidente del BPS, Heber Galli, manifestó que no era oportuno que los legisladores "vengan a escuchar como debate el directorio".

Asistencia.

Lagomarsino sostuvo que el "buen desempeño financiero" del BPS se refleja en la necesidad de asistencia financiera del gobierno medida en puntos del Producto Interno Bruto (PIB). En esa línea, detalló que en promedio la asistencia de Rentas Generales en el quinquenio 1995-1999 fue de 3,2% del PIB, de 2000 a 2004 fue de 3,6% del PIB y desde 2011 a 2015 fue de 0,24% del PIB.

A su vez, la contribución de US$ 390 millones que realizó el Estado en 2015 representó 0,7% del PIB del año pasado.

A propósito de la ayuda financiera de Rentas Generales al BPS, Lagomarsino señaló que "es uno de los componentes de la financiación de las prestaciones de la seguridad social", junto con los aportes de los trabajadores cotizantes y los impuestos asociados (siete puntos del IVA y la recaudación del IASS entre otros).

Añadió que esa asistencia "figura en la Constitución y generalmente se conoce como el déficit de la seguridad social", aunque aclaró que "no es lo mismo" porque el primer concepto "está asociado a movimientos financieros, mientras que el déficit es un concepto contable". Lagomarsino explicó que "en la práctica" la asistencia financiera funciona de esta forma: "El gobierno o el Ministerio de Economía y Finanzas van pasando dinero que el Banco (de Previsión Social) necesita para pagar prestaciones (…) y lo que sobra de ese dinero es la verdadera asistencia financiera".

Tendencia a la baja en seguros de paro.

El presidente del BPS, Heber Galli, dijo que "la cantidad de trabajadores que ingresan al seguro de paro por despido ha venido bajando desde enero en adelante". Según los últimos datos disponibles, en junio había 42.316 personas cobrando el subsidio por desempleo, un 13,8% más que hace un año atrás.

Los informes mensuales del BPS marcan que hubo un pico de personas en seguro de paro en el segundo semestre de 2015 y en este año se estabilizó por encima de los 40.000 trabajadores.

"Si bien el stock general (de trabajadores en seguro de paro) se mantiene, han crecido las causales de suspensión y reducción y en ambas no hay ruptura del vínculo laboral, pero la causal despido ha venido bajando", explicó el jerarca. En junio hubo 26.831 personas que cobraron el subsidio por despido, 3.181 por reducción laboral (las horas trabajadas no superan el 25% de lo habitual) y 11.555 por suspensión.

Además, Galli se refirió a los problemas de algunos sectores: "En la construcción la baja de cotizantes es acentuada y también la cantidad de trabajadores en el seguro de paro". Había 7.797 obreros de la construcción cobrando el subsidio en junio y pese a ser normalmente el sector con más personas, en ese mes fue superado por la industria manufacturera.

Otro punto que mencionó el presidente del BPS es que "a pesar de que los trabajadores (cotizantes) disminuyen en todas las áreas —industria y comercio, civil, construcción, rural—, en el sector de trabajadoras domésticas siguen aumentando mes a mes". Vinculó esto con el proceso de formalización del trabajo domestico que viene ocurriendo en los últimos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)