NEGOCIACIÓN

Precios al alza y el "menú" de la negociación de salarios

La inflación en 12 meses a mayo pasó a 7,2%, impulsada por el aumento del dólar; ¿cómo afecta la discusión?

Negociación: sindicatos, empresarios y gobierno de cara a la ronda de Consejos de Salarios. Foto: Gerardo Pérez
Negociación: sindicatos, empresarios y gobierno de cara a la ronda de Consejos de Salarios. Foto: Gerardo Pérez

La suba del dólar (aumentó 9,08 en mayo) comenzó a pegar en los precios, en medio de la negociación salarial y en un momento en que el empleo es uno de los objetivos a atender por parte del gobierno. ¿Cómo se resuelve este menú?

Los "ingredientes" son varios. Por un lado, una suba de precios de 0,88% en mayo (que divulgó ayer el Instituto Nacional de Estadística) llevó la inflación en 12 meses de 6,49% (a abril) a 7,21% (a mayo). Así quedó fuera de la meta del Banco Central (BCU) de entre 3% y 7% y es el dato más alto desde los 12 meses a enero de 2017 (había sido 8,27%).

Por otro, un aumento del dólar que pegó en algo en ese incremento de precios (de artículos importados particularmente, ver aparte) y que lo seguirá haciendo en los próximos meses, según los analistas consultados por El País.

El otro "ingrediente" es el mercado de trabajo. En el primer trimestre (mañana se conocerá el dato de abril), la tasa de empleo se ubicó en promedio en 57,1% de la Población en Edad de Trabajar (PET), la menor en 10 años. El lunes el gobierno presentó un plan para subsidiar la creación de 5.000 puestos de trabajo.

Con esos "ingredientes", está servido el "menú" de la negociación salarial. Las pautas oficiales establecen incrementos de salario de 6,5% para los sectores en dificultades, un 7,5% para los que estén en situación intermedia, y de 8,5% en los que están creciendo. Con una suba de precios en 7,2%, los sindicatos pedirán incrementos de salarios por encima de la pauta para asegurar que los trabajadores no pierdan poder de compra. Los empresarios buscarán no salirse de las pautas porque eso complicaría su competitividad. En el medio está (para ambos) el riesgo de destrucción de empleo (y de generar más inflación).

"Es claro que la reciente suba de la inflación puede alentar demandas de mayores incrementos de salarios desde el frente sindical (e incluso podemos ver reclamos de revisión de las pautas oficiales). Ahora, sería realmente peligroso ceder a esas presiones, desde la perspectiva de la inflación y sobre todo por la situación del mercado de trabajo, en donde estamos viendo una tendencia firme de destrucción de empleos", dijo a El País la gerente senior de Asesoramiento Económico de Deloitte, Florencia Carriquiry.

El supervisor del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Santiago Rego, dijo a El País que "es probable que la inflación siga subiendo en términos interanuales en los próximos meses", lo que "va a agregar algo más de ruido a la negociación. Sin embargo, las pau- tas nominales buscan disociar los aumentos de precios de los salarios, y esto es un activo a cuidar para la estabilidad macro".

"No hay mucho margen de negociación y flexibilizar las pautas sería una mala noticia ya que la caída del empleo es significativa y no parece revertirse (aún en sectores que crecen)", añadió.

El socio de Vixion Consultores, Aldo Lema matizó ese razonamiento. "La credibilidad de las metas inflacionarias de Uruguay ha estado sistemáticamente en entredicho, después de tantos años de desvíos. Por supuesto que podría haber ayudado que se hubiera afianzado la perspectiva previa de encauzamiento y moderación, pero el dato de mayo tampoco cambia mayormente las expectativas", expresó a El País.

"Las mayores complicaciones vienen del lado del mercado de trabajo y de la caída del empleo. La inflación aumentó por esta suba repentina del dólar, pero se va a mantener cerca del techo de la banda, y no creo que afecte más que marginalmente las negociaciones salariales", señaló a El País la integrante del Instituto de Economía, Gabriela Mordecki.

El dólar que ya afectó al alza algunos precios en mayo, volverá a presionar en plena negociación.

Según Mordecki, en mayo "la suba del dólar impactó fundamentalmente en Transporte y Recreación y cultura. En los próximos meses puede haber un incremento de precios cuyos insumos en dólares aún no fueron trasladados a los valores finales, pero será en menor medida".

"Tuvimos un traspaso intenso en mayo pero es de esperar que el efecto siga aunque a menor ritmo, ya que los movimientos del tipo de cambio afectan a los precios domésticos por varios meses", complementó Rego. "Debería seguir influyendo directamente al menos por dos o tres meses", estimó Lema.

"Aun sin asumir una suba adicional del dólar en lo que resta de 2018, resulta esperable que el incremento que tuvo el tipo de cambio en las últimas semanas se vaya capturando algo más lentamente en los rubros no transables" (aquellos que no se comercian con el exterior), concluyó Carriquiry.

La Inflación subyacente también se aceleró

"La inflación transable (aquellos productos y servicios importados y exportables) registró un aumento de más de un punto porcentual en términos interanuales, algo que en gran parte se explica por el súbito aumento del tipo de cambio", indicó un informe del Centro de Investigaciones Económicas. "La inflación subyacente, que da una señal más estable y fiel a la dinámica de mercado del nivel de precios por estar depurada de las variaciones de los precios más volátiles y algunos administrados, se situó en 0,82% durante mayo, subiendo así a 6,73% en 12 meses", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º