Guerra comercial

Los precios al productor en China caen, mientras la inflación se acelera a un máximo en 8 años

La influencia de la guerra comercial con Estados Unidos, llevó a una caída de los precios al productor (un indicador de rentabilidad) en China.

Mujer trabajando en una empresa en China. Foto: Archivo El País
Los precios al productor en China tuvieron una fuerte caída. Foto: Archivo El País

Los precios al productor en China experimentaron su mayor caída en tres años en octubre, ante la debilidad del sector manufacturero por el declive de la demanda y los efectos de la guerra comercial con Washington, situación que fortalece la continuación del estímulo por parte de Beijing.

El índice de precios al productor (IPP), considerado como un indicador clave de rentabilidad corporativa, perdió un 1,6% en octubre frente al año previo, su mayor desplome desde julio de 2016, según mostraron el sábado datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, por sus siglas en inglés). Los analistas esperaban una contracción del 1,5% en el IPP.

En contraste, los precios al consumidor (IPC) en China se aceleraron a su ritmo más rápido en casi ocho años, gracias sobre todo a un alza de los precios del cerdo por la fiebre porcina africana que afectó a las piaras del país asiático.

Algunos analistas creen que la aceleración del IPC podría convertirse en una preocupación para las autoridades, que pretenden introducir medidas para aumentar la demanda.

No obstante, las presiones sobre la inflación subyacente -que excluye los precios de los alimentos y la energía- siguen siendo modestas.

La deflación fabril se vio enfatizada por el descenso de los precios de las materias primas, incluida la extracción de crudo y gas y las industrias de fundición de metales ferrosos.

Esta situación se alinea con otros indicadores que mostraron una contracción de la actividad manufacturera en octubre, como el Índice de Gerentes de Compras (PMI), que mostró una por sexto mes consecutivo.

Aunque Washington y Beijing trabajan para finalizar la primera parte de un acuerdo comercial, muchos analistas se muestran cautos después de que las negociaciones se suspendieron de forma repentina el pasado mayo. Por su parte, se espera que los fabricantes chinos se enfrenten a una presión continua por los aranceles existentes.

El 15 de diciembre está previsto que entren en vigor más aranceles estadounidenses sobre productos chinos, aunque funcionarios de ambos países dijeron esta semana que acordaron suspender las tarifas si se completa la “fase uno” del pacto. No obstante, el presidente Donald Trump dijo que no había acordado nada de esta naturaleza con Beijing.

"Creo que las conversaciones comerciales con China están avanzando muy bien y si logramos el acuerdo que queremos será un gran acuerdo, y si no es un gran acuerdo, no lo firmaré", afirmó Trump.

"Me gustaría llegar a un acuerdo, pero tiene que ser el correcto", enfatizó.

[EN BASE A REUTERS]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)