RECETAS

La pregunta del millón que responden los analistas: ¿cómo ajustamos en Uruguay?

Un panel de economistas expuso sobre cómo retomar el crecimiento económico, en las Jornadas Anuales del Banco Central.

Central eléctrica. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

"Los economistas sabemos lo que no hay que hacer para crecer, y en grandes líneas lo que debe hacer un país. Pero lo que no sabemos es qué de eso es suficiente para crecer y ahí es donde también juega el azar”, dijo Pablo Rosselli, analista y socio de Deloitte.

Precisamente sobre las recetas para que Uruguay recupere el crecimiento económico en los próximos cinco años -si bien atravesamos el ciclo de expansión más largo de la historia, hace buen tiempo que la actividad está estancada- versó un panel de las Jornadas Anuales de Economía del Banco Central (BCU). Rosselli y otros tres economistas buscaron responder lo que Aldo Lema catalogó como “la pregunta del millón: ¿cómo ajustamos?”.

En la primera tanda de exposiciones, los analistas diagnosticaron la realidad de la economía local. Mercedes Comas, de PwC, analizó que en el último quinquenio se creció en promedio 1,5% anual y Rosselli complementó que “el Uruguay que queremos no se logra” con tasas de esa magnitud.

La expansión estuvo apoyada en buena parte de los años en el consumo privado, “sostenido por el salario real y no por el empleo”, pero el indicador empezó a caer en 2018 y “no parece que vaya a cambiar”, sostuvo Comas. Además, dijo que la inversión privada se derrumbó, lo que es una señal “que hay problemas de rentabilidad” en las empresas, con excepción de unos “pocos sectores” como el forestal.

En base al trabajo de consultoría empresarial que realiza en Deloitte, Rosselli comentó que “hay reticencias a contratar personal y las empresas dicen que es porque no crece el volumen de negocios, y porque la relación salario-productividad no es adecuada”.

Lema recordó que en 2008 estuvo “en un panel similar y varios tópicos están intactos, porque Uruguay ha postergado las reformas” que necesita, a lo que se suman “desequilibrios macroeconómicos que hace unos años no estaban”. El analista, que también integra el Consejo Fiscal Autónomo de Chile, señaló que “hoy no tenemos viento de cola y lo podemos tener aún más en contra” por las perspectivas de la región, y en ese contexto “ser optimistas nos puede complicar” por subestimar el ajuste a realizar.

Gabriela Mordecki, directora del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, respondió a algunos de los diagnósticos. Dijo que “no es cuestión de buena o mala suerte, porque Uruguay siempre estuvo al lado de Argentina y Brasil, y nos acostumbramos”.

También destacó “activos que se han afianzado en estos años de crecimiento” y nos diferencian de los vecinos, como la institucionalidad y la previsibilidad. Otro punto que nos separa de la región es que “el ciclo económico se amortiguó”, pero la economía no dejó de crecer.

Reformas.

Poniendo el foco en recuperar “el clima de negocios”, Rosselli indicó que se necesita “una agenda de reformas, que ataquen temas grandes y otros menores, más del día a día”. Repasó que un punto sustancial es la gobernanza de las empresas públicas, que no mejorará “con un nuevo gobierno si no cambiamos su institucionalidad”, teniendo directores independientes y de perfil técnico.

Entre esas reformas, Mordecki se refirió a la de la seguridad social y puntualizó que “no va a resolver el problema (del gasto público y su incidencia en el déficit) hoy, porque recién ahora se están jubilando los primeros” trabajadores con las reglas impuestas en la reforma de 1996.

Para volver a tasas más altas de crecimiento, Lema subrayó que se requieren “buenas políticas, buena política y buena suerte”. Sobre el primer punto, marcó que “hay consenso entre los economistas” sobre hacia dónde ir: estabilidad macroeconómica, que hoy está “amenazada” por el déficit fiscal, la competitividad, la inflación y el desempleo; mayor inserción internacional, políticas sociales “eficientes” en especial en la educación, e incentivos para recuperar la inversión privada.

A su vez, Lema sostuvo que el nivel actual de déficit genera “dudas” en los agentes económicos, que se preguntan “cómo será el posible ajuste” y tienen “en la memoria correcciones abruptas (que hubo en el pasado) en materia fiscal y cambiaria”. Por eso y en base a su experiencia en Chile, pidió generar “una nueva institucionalidad fiscal”, porque en toda la historia de Uruguay las decisiones de gasto han sido “procíclicas y discrecionales”.

La propuesta de Lema es crear un consejo fiscal autónomo e instaurar una regla fiscal que limite el crecimiento del gasto público, lo que “nos puede ayudar a graduar el ajuste”, aunque advirtió que “no resuelve el problema” del déficit. En ese sentido, subrayó que la reducción del déficit “debe ser tanto mayor, cuanto más sea el escenario negativo que esperamos” por las noticias externas.

Por su parte, Comas aseguró que “estará presente” en el próximo período “un recorte del gasto y un aumento de los ingresos”, pero “aún hay que ver cómo se hace la reforma del Estado”. La analista de PwC consideró “un desafío reducir el déficit en el corto plazo”, porque las reformas necesarias “pueden tardar” en aprobarse y no impactarán rápidamente en los números.

Mordecki puso el foco en que el mayor desafío es “agregar conocimiento a nuestra producción” a través de mayor investigación e innovación, buscando “transformar nuestra realidad” y “crecer en base a otros elementos, no los que nos impulsaron hasta ahora, porque demostraron que son frágiles”. Aclaró que el orden macroeconómico “es una base, pero no nos hará crecer más o menos”. Además, como receta para bajar el déficit fiscal a corto plazo Mordecki planteó “no solo mirar impuestos y gasto, sino la cantidad de subsidios y sectores con privilegios que no pagan aportes o tienen exoneraciones”.

Empleo.

Al ser consultado el panel sobre el desempleo y sus causas, Lema afirmó que es “optimista sobre el impacto de la revolución tecnológica” en el mercado laboral -“en todas las anteriores revoluciones el empleo siguió creciendo”, sostuvo- y complementó que el Estado a través de la educación se debe encargar que no queden por el camino “los sectores menos preparados”.

Rosselli manifestó que “es un error de diagnóstico atribuir los problemas de desempleo en Uruguay al avance tecnológico, el problema de fondo es de precios relativos”, y señaló como objetivo primordial “volver a crear empleo para los sectores de calificación media o baja”.

Ida y vuelta por los consejos de salarios

Rosselli planteó cambios en los Consejos de Salarios, como desindexarlos y que haya “mínimos por sector” pero permitiendo la negociación por empresas. Comas apuntó que incorporar la productividad a la negociación “es complejo” si se sigue pactando por ramas. Mordecki destacó que han sido “una herramienta muy útil para mejorar la calidad de vida y reducir la pobreza”, aunque “tal vez puedan ser reformados para adaptarlos a la nueva realidad”.

La opinión de los analistas.

aldo lema | vixion consultores
Aldo Lema. Foto: El País
Regla fiscal

Propuso la creación de un consejo fiscal autónomo y la incorporación de una regla fiscal que limite el crecimiento del gasto público. Esto “nos puede ayudar a graduar el ajuste”, aunque advirtió que “no resuelve el problema” del déficit.

mercedes comas | pwc
Mercedes Comas. Foto: Francisco Flores
Formas y tiempos

“Estará presente” en el próximo período “un recorte del gasto y un aumento de los ingresos”, pero “aún hay que ver cómo se hace la reforma del Estado”. Es “un desafío reducir el déficit a corto plazo”, porque las reformas “pueden tardar”.

gabriela mordecki | instituto de economía
Gabriela Mordecki. Foto: El País
Transformación

El desafío es “agregar conocimiento a nuestra producción” a través de mayor investigación e innovación, buscando “transformar la realidad” y “crecer en base a otros elementos, no los que nos impulsaron hasta ahora, que demostraron que son frágiles”.

pablo roselli | deloitte
Pablo Roselli. Foto: Francisco Flores
Clima de negocios

Para recuperar “el clima de negocios” se necesita “una agenda de reformas, que ataquen temas grandes y otros más del día a día”. Un punto sustancial es la gobernanza de las empresas públicas, cambiando su “institucionalidad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados