MAL AÑO E INCIERTO FUTURO

Preocupa a exportadores alto ausentismo laboral

Encuesta revela que en algunos casos, falta uno de cada cuatro trabajadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Unión de Exportadores repasó la situación comercial global y local. Foto: A. Colmegna

Los exportadores ven un panorama incierto hacia 2017 y en línea con esto solo el 24% tiene previsto incrementar su inversión a futuro. Aparte, el 64% de los empresarios consideran al ausentismo laboral como un problema. Los datos surgen de una encuesta realizada por la Unión de Exportadores (UEU) entre sus socios.

A su vez, el 52% de los consultados no sabe u optó por no responder sobre la evolución de sus ventas al exterior el año próximo. El 23% prevé que crecerán las exportaciones de su firma, el 14% que caerán y el 11% espera que no haya crecimiento.

En línea con esos resultados, el 33% estima una evolución nula de la inversión en su empresa hacia 2017, mientras que el 24% proyecta que aumentará, el 20% que bajará y el 23% restante no respondió.

Respecto al balance exportador al cierre de 2016 —las ventas al exterior acumulan una baja de 9,3% en los 10 primeros meses del año— la mitad estimó una caída, el 20% que crecerá y el 17% que no habrá variación respecto al año anterior. El restante 13% no respondió la consulta.

Los resultados del trabajo fueron presentados ayer por la economista de la UEU, María Laura Rodríguez, en un taller sobre "Coyuntura económica nacional e internacional". La encuesta incluyó un relevamiento de 65 empresas socias de la gremial, con representación en cada sector de actividad y consultando a firmas pequeñas, medianas y grandes.

Interrogados sobre temas laborales, el 64% de los empresarios expresó verse afectado por el ausentismo laboral —16% dijo que no y un 20% no respondió— e indicaron que en algunos casos hay áreas donde falta el 25% de los empleados. Además, el 35% señaló tener problemas para encontrar personal para contratar y el 50% de las empresas manifestaron que realizan mediciones de su productividad, aunque no todas lo aplican a nivel salarial.

Los exportadores también fueron consultados sobre si tienen problemas de financiamiento: el 17% dijo que sí, el 55% que no y el 28% no respondió. Rodríguez señaló que entre las empresas que revelaron dificultades aparecen no solo firmas pequeñas, sino también algunas de mediano y gran tamaño.

Por otra parte, bajó el número de exportadores que identifican algún tipo de restricción en los mercados de destino, dado que el porcentaje el año pasado era del 65% y ahora fue 45%. Las dificultades más mencionadas fueron las de tipo sanitario y de registros o de aduana (44%), luego de aranceles, cupos o acuerdo (25%) y finalmente problemas de competitividad (22%) y de cobro (9%).

Los empresarios revelaron interés en ampliar sus negocios o ingresar al mercado africano y al asiático, con mayor énfasis en Japón, China e India. Aunque en menor medida, también mencionaron otros destinos como Estados Unidos, la Unión Europea, Israel y las Américas en su conjunto.

Mapa económico.

Rodríguez repasó la situación económica y comercial del mundo. Ratificó que se atraviesa "un período de incertidumbre y volatilidad" a nivel global y agregó que Estados Unidos podría aumentar sus niveles de actividad bajo el mandato de Donald Trump si aplica el shock de infraestructura anunciado, pero subirá su endeudamiento y no mejorarán los números fiscales.

Apuntó que Europa espera la salida de Gran Bretaña del bloque continental, lo que tranca nuevos acuerdos, y también sufre un auge de movimientos antieuropeos. En tanto, Rusia comenzará a recuperarse en 2017 y China tiene "altibajos", aunque según algunos analistas sufrirá "un aterrizaje forzoso" cayendo a tasas de crecimiento de 4% anual en los próximos años.

Sobre la región, dijo que está mejorando la confianza de empresarios y consumidores en Brasil junto a la baja de la inflación, mientras que Argentina apuesta al blanqueo de capitales y la atracción de inversiones para retomar el crecimiento.

Respecto a Uruguay, Rodríguez señaló que "no estamos teniendo los motores de crecimiento funcionando" como para aumentar los niveles de actividad. Auguró que será difícil abatir el déficit y marcó que por la mala administración en Ancap "se desperdició una oportunidad" para bajar los costos internos en un escenario de bajo precio del petróleo y avance de las energías renovables.

También habló del "nuevo contexto" político del Mercosur, que permite "sondear más tratados y acuerdos". Pidió "no dejar pasar el tren" en materia de inserción internacional, que sigue siendo "un debe" del gobierno.

Competitividad no mejora

La economista de la Unión de Exportadores, María Laura Rodríguez, explicó que desde la devaluación del peso uruguayo tras la crisis de 2002 el tipo de cambio real —que mide la competitividad de un país en base al valor del dólar y la inflación— sufre una caída permanente "con altibajos" temporales. "No logramos mejorar" en este indicador, señaló. En la variación de los últimos 12 meses, el tipo de cambio real mejoró solo respecto a Brasil y cayó tanto a nivel global, regional y extrarregional. "Uruguay está rezagado de los movimientos del dólar en el mundo desde hace tiempo", dijo Rodríguez y agregó que "así perdemos posibilidades de competir".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)