ESTADOS UNIDOS 

Presidente de Fed promete paciencia y dice política monetaria expansiva es apropiada

Jerome Powell dijo que "hay buenas razones para pensar que pronto" tendrán "más progresos" hacia algunos de los objetivos de la Reserva Federal.

Sin saberlo, con su "paciencia" para subir las tasas de interés, le dio una mano a Astori. Foto: AFP
Incluso cuando las condiciones mejoran, "espero que seamos pacientes". Foto: AFP

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reiteró su compromiso de mantener bajo el costo del crédito y el dinero fluyendo hasta que los estadounidenses vuelvan al trabajo, refutando a los inversores que han dudado abiertamente de que pueda cumplir la promesa una vez que pase la pandemia y la economía avance por sí sola.

Con el despliegue de las vacunas y las canillas fiscales del gobierno abiertas "hay buenas razones para pensar que pronto tendremos más progresos" hacia los objetivos de la Fed de máximo empleo y 2% de inflación sostenida, dijo Powell en un foro del Wall Street Journal.

Pero "incluso si eso sucede, llevará mucho tiempo. Queremos mercados laborales consistentes con nuestra evaluación de pleno empleo. Eso significa todas las cosas", dijo Powell en referencia a esperar no solo por una baja tasa de desempleo, sino también que salarios y las aumento de empleo que fluyan hacia minorías y otras personas que a menudo quedan fuera de las primeras etapas de un repunte económico.

"Quiero ser claro sobre esto", dijo Powell. Incluso cuando las condiciones mejoran, "espero que seamos pacientes".

Sus comentarios, probablemente los últimos antes de una conferencia de prensa el 17 de marzo después de la próxima reunión de política monetaria de la Fed, dejaron de lado la preocupación de que un reciente aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro podría significar problemas para el banco central, mientras los inversores hacen subir las tasas que el organismo quiere mantener bajas.

Si bien Powell dijo que el aumento fue "destacable y me llamó la atención", no lo consideró un movimiento "desordenado", o que llevara a las tasas a largo plazo a un nivel tan alto que la Fed podría tener que intervenir en los mercados con más fuerza para reducirlas, por ejemplo, aumentando sus US$ 120.000 millones en compras mensuales de bonos.

"Nuestra actual postura de política monetaria es apropiada", agregó.

Media docena de autoridades de la Fed han hecho alguna versión de esos comentarios desde entonces frente a un aumento en los retornos de los bonos que ha hecho que la tasa de la nota del Tesoro a 10 años subiera en más de medio punto porcentual desde inicios de año.

Ahora se sitúa en alrededor del 1,5%, el triple de donde se ubicaba en agosto pasado y aproximadamente donde estaba antes de que golpeara la pandemia de coronavirus.

El coro de la Fed es todo un esfuerzo por explicar ese movimiento como una muestra de confianza en la recuperación económica del país, no evidencia de expectativas dañinas sobre la inflación futura o una apuesta de que la Fed intentará subir las tasas para evitar el sobrecalentamiento de la economía.

En cambio, las autoridades se han comprometido a mantener su tasa de interés de política monetaria a corto plazo cerca de cero durante quizás los próximos años. También prometieron mantener bajos los costos del endeudamiento a largo plazo -clave para las decisiones de consumidores y empresas de comprar automóviles y casas o invertir en nuevos edificios- comprando US$ 120.000 millones por mes en valores gubernamentales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados