EL IVA Y LOS DEMÁS

La presión fiscal de la DGI con leve baja sobre la producción

En 2015 representó el 17,5% del PIB; impuestos al consumo los más altos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Slogan: el de la DGI por ahora no se hace realidad. Foto: archivo El País

La presión fiscal de la Dirección General Impositiva (DGI) bajó levemente en 2015 por segundo año consecutivo y se ubicó en 17,15% del Producto Interno Bruto (PIB). Dicho de otra forma, de cada $ 100 que los uruguayos producen en el año, $ 17,15 fueron a las arcas del organismo.

Esta medición, no tiene en cuenta otros tributos que recaudan las intendencias, los aportes al Banco de Previsión Social (BPS), entre otros. Se realiza sobre la recaudación neta de la DGI, ya que es lo que ingresa al organismo menos la devolución de impuestos. Si se toma en cuenta la recaudación bruta del organismo, la presión tributaria fue de 18,83% del PIB en 2015, el mismo guarismo que 2014 y algo menos que el 19,02% del PIB en 2013.

"Puede advertirse una ligera caída de la presión neta total de impuestos administrados por DGI en los últimos dos años", indicó el Boletín Estadístico 2015, divulgado recientemente.

En 2015, la presión impositiva fue de 17,15% del PIB, mientras que en 2014 había sido 17,21% del Producto y en 2013 17,62% (que había sido el segundo registro más alto en los últimos 15 años, detrás del 17,88% de 2008).

La DGI recauda tributos de dos grandes vertientes: las empresas públicas y el sector privado (empresas y familias).

La "presión neta de las empresas públicas muestra un leve incremento en el último año, luego de un descenso importante el año previo", señaló el informe. La misma se ubicó en 2,43% del PIB (frente a 2,27% del Producto en 2014), lejos del 3,84% del PIB que marcó en el año 2008. Buena parte de los impuestos que pagan las empresas públicas, son trasladados al sector privado.

"Finalmente, la presión neta correspondiente al sector privado muestra una evolución ligeramente creciente a lo largo de todo el período, con un leve descenso en el último año, situándose en 14,71%" del Producto (frente a 14,93% del PIB en 2014), indicó la DGI.

Al consumo.

La mayor presión fiscal está por el lado de los impuestos al consumo, como el IVA y el Imesi.

Se observa una leve tendencia decreciente en la relación entre la recaudación de impuestos al consumo y el PIB, con guarismos de 11,39% en 2015 y 11,62% en 2014. En 2008 había sido 12,38%, el año de mayor presión fiscal en los últimos 15.

"La recaudación de impuestos al consumo proveniente del sector privado muestra una evolución estable a lo largo de todo el período en porcentaje del PIB, con una caída en el último año situándose en 9,43%. Por su parte, la correspondiente a empresas públicas muestra caídas sucesivas durante todo el período, partiendo de 2,54% en el año 2008 y terminando en 1,96% en el último año considerado", afirmó la DGI.

Dentro de los tributos al consumo, "la recaudación del IVA expresada en porcentaje del PIB muestra una tendencia decreciente, atribuible a una caída persistente en la recaudación proveniente de las empresas públicas, que se acentúa en los últimos dos años", agregó. La presión del IVA alcanza a 9,41% del PIB en 2015, (8,41 puntos porcentuales explicados por el sector privado y 1 punto porcentual por empresas públicas). En 2014 había sido de 9,69% del Producto.

"En la recaudación total del Imesi en relación al PIB, se aprecia un crecimiento hasta el año 2011 (cuando llegó a 2,04% del Producto) y luego una disminución casi hasta el final del período, con un repunte sobre el último año", afirmó el boletín. En 2015 fue de 1,98% del PIB (1,02 del sector privado y 0,96 de empresas públicas).

"Por el lado de las empresas públicas se aprecia una tendencia creciente que responde al crecimiento en la recaudación del Imesi en el rubro Combustibles. Por el contrario, en el caso del sector privado se observa una tendencia descendente debida fundamentalmente a la disminución en la recaudación del Imesi en el rubro Automotores", explicó el organismo.

A la renta.

"Puede observarse un crecimiento sostenido de la recaudación de estos impuestos sobre el sector privado en los últimos cinco años, mientras que la recaudación total muestra una recuperación —expresada en proporción del PIB— en el último año, debido tanto al desempeño del sector privado como de las empresas públicas", expresó el organismo. Los impuestos a la renta representaron el 5,89% del PIB en 2015, frente al 5,59% en 2014 y el 5,9% en 2013 (mayor dato en 15 años).

La recaudación de impuestos a la renta en el sector privado (como el IRAE, el IRPF, el IASS) pasó de 4,26% del PIB en 2008 a 5,68% del Producto en 2015. En cambio, la de las empresas públicas pasó de 0,9% del PIB en 2008 a 0,21% del Producto en 2015.

"En la evolución del IRAE respecto al PIB puede observarse una trayectoria irregular (2,68% en 2008, 2,34% en 2012, 2,73% en 2013, 2,2% en 2014 y 2,38% en 2015), siendo más notoria en las empresas públicas. El sector privado muestra un comportamiento casi idéntico al 2014 (2,9% del PIB en 2015 y 2,2% en 2014), año este que había tenido una leve caída respecto al 2013 (2,24%)", dijo el informe. "La parte correspondiente a las empresas públicas registra una recuperación en este impuesto durante 2015 (de 0% del PIB en 2014 a 0,2% del PIB en 2015)",, añadió.

En el IRPF "se advierte un crecimiento sostenido desde el año 2010 en adelante en la recaudación correspondiente a la categoría II (rentas del trabajo), situándose en el último año en 2,39% del PIB. Por su parte, la categoría I (rentas del capital) en relación al PIB también muestra una evolución creciente a lo largo del todo el período, situándose en 0,40% para el año 2015", afirmó la DGI.

La presión del IRPF pasó de 2,04% del PIB en 2010 a 2,79% del PIB en 2015, el máximo registro desde que existe el tributo (julio de 2007).

Crece respecto a la propiedad.

En cuanto a los impuestos a la propiedad respecto al PIB, "puede observarse una caída desde el año 2009 con un leve repunte en el año 2014 y una nueva caída en el 2015", indicó el informe de la DGI. En 2009 fue 1,32% del PIB, en 2013 había llegado a 1,19%, en 2014 pasó a 1,25% del Producto y en 2015 a 1,22% del PIB. "La recaudación de estos impuestos proveniente del sector privado muestra una evolución estable en el entorno de 0,85% del PIB en promedio para todo el período (en 2015 fue 0,9% del Producto). El sector de empresas públicas muestra caídas sucesivas desde el año 2011 en adelante, con un leve repunte en el año 2014 (0,36% del PIB ese año y 0,32% del PIB en 2015)", explicó el boletín. La casi totalidad es del Impuesto al Patrimonio (1,11% del PIB en 2015).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)