IMPUESTOS

La presión fiscal de DGI subió por cuarto año consecutivo y llegó al mayor valor en más de tres décadas

El conjunto de impuestos que recauda la Dirección General Impositiva (DGI) alcanzó en 2018 a significar 20,9% del Producto Interno Bruto (PIB). Se trata de la cuarta suba consecutiva de la presión fiscal, que se ubicó en el mayor valor desde que existen registros (1985).

Dirección General Impositiva. Foto: Archivo El País
Los impuestos que más aportan al monto total ingresado a la DGI son los aplicados al consumo: la mayor parte corresponde al IVA y el resto al Imesi. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La presión impositiva -de los tributos que recauda la Dirección General Impositiva (DGI- se incrementó por cuarto año consecutivo y alcanzó un máximo al menos desde el retorno a la democracia, según los datos del Boletín Estadístico 2018 del organismo divulgado recientemente y otros boletines previos.

En 2017 y tras un ajuste fiscal que implicó subir tasas del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), reducir deducciones de ambos y modificaciones en el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), la presión impositiva se había elevado al 20,6% del Producto Interno Bruto (PIB), desde el 19,4% del PIB en 2016. En 2018 esa presión volvió a aumentar hasta 20,9% del PIB según los datos de DGI, un máximo desde que existen registros (1985).

“Se observa una relativa estabilidad en la relación entre la recaudación bruta y el PIB en el entorno al 19%, incrementándose a 20,9% en los últimos dos años. La evolución de las empresas públicas, muestra una recuperación en los últimos tres años debido fundamentalmente a un incremento de la recaudación del IRAE y de IVA interno de dichas empresas”, señaló el informe oficial.

“Por su parte, la recaudación originada en el sector privado ha sido creciente en casi todos los años observados, en particular en el último año”, agregó. Empresas privadas y familias explicaron 17,8% del PIB de la recaudación de 2018, frente al 17,6% del Producto del año previo. En 2008 la presión fiscal sobre el sector privado era 15,4% del PIB.

En tanto, la recaudación del sector público explicaba 3,9% del PIB en 2008, llegó a bajar hasta 2,3% del Producto en 2014 y subió a 3,1% del PIB en 2018, según los datos de DGI.

Hubo 620.471 personas que tuvieron en 2017 ingresos menores al primer nivel de aportación, esto es $ 25.277. Foto: F. Ponzetto
Declaraciones juradas del IRPF. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo).

Al mirar la recaudación neta (impuestos menos devoluciones de tributos), “puede advertirse un incremento de la presión neta total de impuestos administrados por DGI en particular, en los dos últimos años. Esta fue de 18,8% del PIB en 2018 frente a 18,5% del Producto en 2017 y 17,6% del PIB en 2016.

“Se observa una relativa estabilidad en este ratio en el entorno de 17,7% en promedio en el período observado (2008-2017)”, agregó el informe.

El mayor aporte a los ingresos de Impositiva, sigue proviniendo de los tributos al consumo. “Los impuestos al consumo representaron 54,7% de la recaudación total de la DGI en 2018. De estos impuestos, la mayor parte corresponde al IVA (45,2%) y el restante 9,6% corresponde al Imesi”, explicó el organismo.

“Se observa una relativa estabilidad en la relación entre la recaudación de impuestos al consumo y el PIB en el entorno a 11,7%, mostrando una leve caída del ratio en el último año (fue 11,4% en 2018 y había sido 11,6% en 2017). La recaudación de impuestos al consumo proveniente del sector privado en relación al PIB muestra una evolución estable a lo largo de todo el período, con una caída en el último año, situándose en 2018 en 9,4% del PIB. Por su parte, la correspondiente a empresas públicas muestra caídas sucesivas hasta el año 2014, estabilizándose en los últimos años”, añadió.

“Los impuestos a la renta representaron en 2018 el 38% de la recaudación total de la DGI. La mayor parte de estos impuestos corresponde a los impuestos a las rentas personales (IRPF e IASS) con 21,3% de la recaudación total, seguido por el IRAE con 14,7%, el Impuesto a la Renta de No Residentes (IRNR) con 1,5% y por último, el Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuario (Imeba) con 0,5%”, indicó la DGI.

La presión de los impuestos a la renta alcanzó al 7,8% del PIB (había sido 7,5% del Producto en 2017). La diferencia es mayor al comparar con 2016, previo al ajuste fiscal, cuando la presión de los tributos a la renta era de 6,5% del Producto. En 2008 (el primer año tras la reforma tributaria) la presión de los impuestos a la renta era de 5% del PIB.

En el caso del IRPF, la presión pasó de 2,2% del PIB en 2008 (primer año completo de aplicación) a 3,9% del PIB en 2018.

“En la evolución del IRAE respecto al PIB se observa un crecimiento sostenido desde el año 2014, debido principalmente al desempeño de las empresas públicas. En el año 2018, el peso de este impuesto sobre el PIB es el mayor del período (2008-2018)” con 3,1%.

Cambian el mínimo no imponible, las franjas y las deducciones del IRPF. Foto: Gerardo Pérez
IRPF. Foto: Gerardo Pérez

Por su parte, “los impuestos a la propiedad representaron en 2018 6,3% de la recaudación total de la DGI. De estos impuestos, la mayor parte corresponde al Impuesto al Patrimonio (4,9%), el 0,8% corresponde al Impuesto de Enseñanza Primaria, 0,5% corresponde al Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales, y el restante 0,1% corresponde al Impuesto al Control de las Sociedades Anónimas (Icosa) , expresó el Boletín Estadístico.

“Se observa un aumento de estos impuestos como porcentaje del PIB en relación al año anterior” de 1,2% a 1,3%, indicó. “Por su parte, la recaudación de estos impuestos proveniente del sector privado presenta un crecimiento en el último año, ubicándose en 1 punto porcentual del PIB. Las empresas públicas muestran una estabilidad en los últimos años, a un nivel de 0,3% del PIB”, agregó.

Se recibieron más de 160.000 declaraciones juradas

A más de un mes de haber comenzado la campaña de presentación de las declaraciones juradas correspondientes a 2018 del Impuesto a la Rentas de las Personas Físicas (IRPF) e Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), la Dirección General Impositiva (DGI) ya recepcionó más de 160.000 documentos. Según informó ayer, unos 136.000 son de IRPF, 17.000 de IASS y 8.000 de IRPF núcleo familiar (opción que permite tributar en conjunto). Del total, hubo 113.000 declaraciones realizadas a través de la web, 12.000 en redes de cobranza y 11.000 en forma presencial. La DGI destacó que dentro de las declaraciones de IASS, más de 14.000 jubilados usaron el borrador publicado en la web del organismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)