POLÉMICA

Los préstamos a jubilados generaron un cruce entre el Banco de Previsión Social y las AFAP

Es porque el BPS prorrogo el pago de esos créditos por tres meses para jubilados y pensionistas más vulnerables y pide a las AFAP que colaboren.

Jubilados en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Los jubilados en el centro de una polémica entre el BPS y las AFAP. Foto: Fernando Ponzetto

El Banco de Previsión Social (BPS) comunicó días atrás que “debido a la emergencia sanitaria” por el coronavirus resolvió dar la posibilidad de postergar el pago de las cuotas por tres meses a los jubilados y pensionistas de menores recursos que tomaron préstamos sociales.

Esta situación provocó un cruce entre el organismo y las AFAP, que administran el fondo con dinero de los trabajadores de donde surgen estos préstamos.

El directorio del BPS, a solicitud del representante de los trabajadores, Ramón Ruíz,  decidió el 7 de mayo enviar cartas a República AFAP —de propiedad estatal— y a la Asociación Nacional de AFAP (Anafap) —que nuclea a las privadas SURA, Integración y Unión Capital— anunciando el beneficio.

Además, se les plantea: “nuestro organismo tendrá una disminución considerable con los ingresos de lo que significa el no cobro de los intereses de los préstamos de los jubilados y pensionistas de menores recursos, generados por la suspensión y corrimiento del cobro de cuotas que se llevará a cabo en los meses de junio, julio y agosto. En el marco de la responsabilidad social empresarial, se solicita (a República AFAP y a Anafap) participar en la solución de este tema, estando abiertos a recibir propuestas para la colaboración en esta crisis que enfrenta el país”.

Ruíz dijo a El País que si bien se está al tanto que las AFAP “no pueden legalmente decir no cobramos el interés” porque se trata de dinero que viene del fondo de los trabajadores, se buscó apelar a “la responsabilidad social” y pedirles que el dinero relativo a los intereses de esos tres meses surja de “sus ganancias”.

Explicó que el monto de dinero en cuestión “no es mucho”, pero podía ser asumido por estas empresas dado que el BPS “ya está haciendo un esfuerzo” para cubrir otros beneficios producto de la pandemia.

El presidente del BPS señaló que el déficit estará por debajo de los US$ 800 millones previstos. Foto: Fernando Ponzetto
El directorio del BPS envió una carta a la Asociación Nacional de AFAP (agrupa a las privadas) y a República AFAP. Foto: Fernando Ponzetto

Consultado por El País, el presidente de Anafap, Sebastián Peaguda, dijo que considera “una confusión” la carta del BPS porque “los fondos que presta (a los jubilados) son en realidad de los trabajadores y como entidad administradora (las AFAP) no podemos entregar una contribución social al BPS haciendo pagar por eso a los trabajadores”.

Peaguda informó que Anafap respondió el miércoles al BPS que “la propuesta que nos hacen no la podemos considerar porque no podemos tomar una decisión de responsabilidad social sobre el ahorro de los trabajadores”. Agregó que “cada una de las empresas tienen sus propias actividades de responsabilidad social pero no son coordinadas por Anafap”.

También comentó que las AFAP privadas realizan “un aporte importante” de manera indirecta al mantener a todo su personal “que no pudo trabajar desde marzo y ninguno fue enviado al seguro de paro”.

Señaló que son “varios miles de dólares que soportan” las empresas porque analizaron que tenían “espalda” para hacerlo y “no sobrecargar al instituto de seguridad social” que paga los subsidios por desempleo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados