MARÍTIMAS

El primer embarque de soja boliviana

Fue el 1° de enero de 1990, acontecimiento celebrado en el puerto de Nueva Palmira.

Primeros embarques de mineral de hierro de Brasil para EE.UU. en 1959. Foto: El País
Primeros embarques de mineral de hierro de Brasil para EE.UU. en 1959. Foto: El País

Recordábamos la semana pasada la fundación, hace 31 años ya, de la entidad privada Hidrovía Paraguay-Paraná (puerto Cáceres-Nueva Palmira).

Organismo que reúne a los armadores fluviales, operadores de cargas, gestores portuarios, transitarios, operadores de terminales privadas, etc., y dimos detalles de aquellos primeros pasos de los cancilleres de los cinco países que acordaron en diciembre de 1987 en Santa Cruz darle prioridad al transporte fluvial de la región, y en los primeros días de abril (14/15) de 1988 los cancilleres de la región reunidos en Campo Grande en Brasil, firmaron el acta de resolución. El Tratado de la Hidrovía se firmó en Las Leñas, provincia de Mendoza, el 26 de junio de 1992. Asimismo, el CIH se reunió por primera vez el 7 de mayo de 1990 en la ciudad de Buenos Aires, y la Comisión del Acuerdo —órgano técnico de esta última— sesionó por primera vez el 27 de julio de 1995 en la ciudad de San Pablo.

Hay que decir que este tratado nos cautivó a todos y constituyó de alguna manera un éxito porque se logró suscribirlo en menor tiempo comparándolo con otros tratados. Siempre hubo coincidencias entre los cinco países, prevalecía un elevado espíritu solidario regional de colaboración, se sabía a dónde se quería llegar y todos celebrábamos por lograr este tratado. Aunque si bien es cierto que a partir de la creación del Comité Intergubernamental de la Hidrovía (CIH) y sus organismos técnicos auxiliares comenzaron los problemas que dificultaban la cercanía con los privados, tampoco faltaron los problemas creados por las organizaciones protectoras del medio ambiente, sobre todo las de Brasil.

Después de numerosísimas reuniones donde algunas veces se atendieron los consejos y pedidos de los privados, hemos andado un largo camino y hoy nos encontramos con dos hitos a recordar: que hace 30 años se transportaban por la hidrovía 400.000 toneladas y había algunas decenas de barcazas y contadores remolcadores de bajo caballaje, y hoy se transportan más de 23 millones de toneladas y existe una flota de casi 3000 barcazas y decenas y decenas de potentes remolcadores. Todos han hecho esfuerzos, privados y públicos, y hay que reconocer los resultados positivos. De aquel pasado recordamos con el entusiasmo de entonces los primeros logros. El 15 de enero de 1990 llegó el primer cargamento de 3000 toneladas de soja boliviana a Nueva Palmira, en tránsito al exterior, y días más tarde otro embarque aún mayor por 6000 toneladas. El suceso fue verdaderamente importante y parecían los frutos de aquella ilusión que se estaba transformando en hechos. Bolivia no sólo obtenía su salida al Atlántico mediante la hidrovía, sino que lo hacía a través de Nueva Palmira. El 22 hubo celebraciones en ese puerto con la presencia del embajador de Bolivia, Profesor Dr. Jorge Siles Salinas, el Presidente Lacalle y demás autoridades de Uruguay y Bolivia. Pero quien abrió de hecho el puerto para la salida de Bolivia al Atlántico fue don Joaquín Aguirre Lavayen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)