PANORAMA

En primer semestre bajó cantidad de empresas que fueron a concurso, pero crece en últimos meses

Según datos de la Liga de Defensa Comercial (Lideco), hubo 35 empresas que hicieron la presentación de concurso ante la Justicia entre enero y junio.

Comercio: uno de los sectores más afectados por la pandemia y que tuvo más presentaciones. Foto: Gerardo Pérez
Comercio: uno de los sectores más afectados por la pandemia y que tuvo más presentaciones. Foto: Gerardo Pérez

La pandemia y las medidas de aislamiento que afectaron diversos negocios, hasta el momento no han tenido un efecto en la cantidad de empresas que se presentan a concurso de acreedores, ya que en el primer semestre fueron seis menos que en igual período del año anterior. Sin embargo, las solicitudes vienen creciendo en los últimos meses.

Según datos aportados a El País por la Liga de Defensa Comercial (Lideco) -gremial no sectorial que brinda asesoramiento e información a compañías-, hubo 35 empresas que hicieron la presentación de concurso ante la Justicia entre enero y junio.

La ley concursal distingue dos clases de solicitudes: por un lado los concursos voluntarios -que es solicitado por el propio deudor- que sumaron 28 en el semestre y por otro los concursos necesarios -que lo solicita un tercero legitimado, por ejemplo uno o varios acreedores- que fueron siete.

En el segundo trimestre del año, meses donde el coronavirus impactó a empresas de diversos rubros, las presentaciones de firmas ante la Justicia fueron 23, esto es el doble que las registradas el primer trimestre (12). De hecho, en mayo (10) y junio (11) fue donde se efectuaron mayor cantidad de solicitudes de concurso. Desde la declaración de la emergencia sanitaria a mitad de marzo y hasta mediados de mayo, rigió una feria judicial que suspendió la posibilidad de solicitar el concurso de firmas.

El informe de Lideco distingue las presentaciones del semestre por sector de actividad, siendo la mayor cantidad (10) del “comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos”. Luego vienen los rubros industrias manufactureras (7); transporte y almacenamiento (4); construcción (4); producción agropecuaria, forestación y pesca (3); y alojamiento y servicio de comida (3).

Al cierre de 2019 las solicitudes de concurso abarcaron a 105 empresas, algo menos que las 111 que ingresaron al proceso concursal en 2018. El año previo es el que registró la mayor cantidad de presentaciones a la Justicia de compañías desde 2002, con 117 concursos.

En los primeros días luego del inicio de la pandemia en Uruguay, las consultoras advertían que podía haber un crecimiento en las solicitudes de concurso. Pero también abogados especializados en el tema plantearon que el proceso concursal se debe “desestigmatizar”, porque sirve a las empresas como “un paraguas para protegerse y evitar agresiones de los acreedores, entrar a boxes y salir adelante”, y destacaron que da prioridad para el cobro de deudas a trabajadores.

Si bien no ingresó a concurso de acreedores en este semestre, hay una empresa uruguaya histórico y referente de un sector que está atravesando el proceso: Citrícola Salteña. En 2019 solicitó el concurso y en mayo la Justicia dispuso la liquidación del negocio. La empresa sigue en plena zafra y su gerente general -la Justicia desplazó a la dirección- y accionista, Jorge Caputto, dijo a inicios de junio a El País que “lo mejor es salvaguardar la empresa en marcha” y se busca “retomar el camino de la negociación” con los acreedores.

Cuentas.

Según el informe de Lideco, en el año móvil (12 meses previos) a mayo de 2020 las cuentas corrientes sancionadas por falta de fondos fueron 1.747, cifra similar a la de los 12 meses previos (1.794). Del total, hubo 423 cuentas corrientes clausuradas y 1.324 sancionadas. Esto es según la ley de cheques, que establece los procedimientos ante infracciones, pero Lideco aclara que debe tenerse en cuenta que el uso de este medio de pago viene cayendo año a año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados