INFORME

En el primer semestre se registró uno de los índices de conflictividad laboral más bajos

Durante los primeros seis meses del año hubo 19 conflictos con interrupción de actividades, por los cuales se perdieron 108.345 jornadas laborales.

Paro general parcial y marcha hacia el Palacio Legislativo. Foto: Francisco Flores
Paro general parcial y marcha hacia el Palacio Legislativo. Foto: Francisco Flores - Archivo El País.

En los primeros seis meses del año se registró uno de los índices de conflictividad laboral más bajos desde 1995, año desde que se calcula. Hay dos factores que explican esto: el primero son "las medidas de aislamiento que impuso el COVID-19, en particular porque muchas actividades fueron
suspendidas". El segundo es "porque, ante un cambio de gobierno, los actores se mantuvieron expectantes como ha sucedido en otros momentos similares", según el Informe de Conflictividad Laboral, elaborado por el Departamento de Psicología Social y Trabajo de la Universidad Católica.

En el primer semestre se "registraron 19 conflictos con interrupción de actividades, por los cuales se perdieron 108.345 jornadas laborales". Dentro de estas está el primer paro general parcial del año en rechazo a la ley de urgente consideración que se realizó el 4 de junio.

Si se discrimina por sector, "es decir excluyendo el paro general y considerando solamente los convenios de rama o empresa", la
construcción representó el 70% del total de los conflictos.

En segundo lugar se ubicó la educación (14%), también con paros en rechazo a la ley de urgente consideración

Con respecto a las causas, la mayor categoría fue "otros" (85%) en donde se incluyeron los paros motivados en rechazo a la ley de urgente consideración

En relación al futuro, se explica en el informe que "para el segundo semestre del año quedan muchos temas abiertos. Algunos están relacionados con temas más coyunturales, como los conflictos y la negociación, y otros con temas más estructurales como las nuevas formas de organización del trabajo".

Además, dice que se puede "esperar que surjan nuevos conflictos" en la medida que se retoman las actividades. El informe destaca que "la negociación colectiva en el sector privado está pendiente y en breve comenzará a discutirse el presupuesto quinquenal".

Con respecto a la negociación colectiva, el informe expresa que, más allá del acuerdo entre los actores laborales, "queda la incertidumbre 
pendiente". Asimismo, "no se sabe cuándo las condiciones serán favorables ni si se logra homogeneidad en las diversas empresas que integran un sector".

Por otro lado, "es previsible también que ante la discusión del presupuesto quinquenal aumente la conflictividad del sector público", expresa.

A su vez, menciona que "hay un tema pendiente de abordar que son las modificaciones de la ley de negociación colectiva sugeridas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tema que quedó pendiente del periodo del gobierno anterior".

Otros de los temas que pueden generar tensiones "es el proyecto de ley para reglamentar a los sindicatos que fue presentado a comienzos de julio".

El informe finaliza indicando que "el tema central de esta coyuntura es el empleo" y detalla: "Por un lado la cantidad, por otro la modalidad". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error