¿QUÉ CAMBIOS SE PROPONEN?

Las primeras ideas de reforma de las jubilaciones

Central sindical exhortó a trabajadores a “apropiarse” del debate público.

Desde el Pit-Cnt analizaron las posibles modificaciones de una probable reforma del sistema de seguridad social. Foto. Leonardo Mainé
Desde el Pit-Cnt analizaron las posibles modificaciones de una probable reforma del sistema de seguridad social. Foto. Leonardo Mainé

Antes de que termine el año, el Pit-Cnt prevé tener pronta su propuesta respecto de los cambios que considera deben hacerse al sistema de seguridad social. Con motivo de debatir el contexto actual y los principales desafíos de la reforma jubilatoria, la central sindical organizó una reunión con dirigentes y trabajadores para informar sobre cuáles serán los aspectos que formarán parte del debate.

Desde la central obrera coincidieron en que las direcciones sindicales tienen dificultad para incorporar la reforma de la seguridad social a sus agendas de trabajo. “Tenemos que empezar a internalizar este tema, a apropiarnos del debate, los sindicatos lo ven como algo lejano y no es así, este es un problema del Pit-Cnt y tenemos que intentar analizarlo”, manifestó el director del Instituto Cuesta Duarte, Milton Castellanos.

En la misma línea se pronunció el secretario general del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, quien exhortó a los trabajadores a “ser protagonistas” de los cambios, adquirir “protagonismo de clase” y “colocar en el debate los intereses de los trabajadores”.

“Tenemos la necesidad de tener una mirada más global que la que nos plantea el enemigo: la patronal. Tenemos que poder ver más allá y analizar cuál es el modelo productivo que hay en el país”, indicó Abdala y enfatizó en la importancia del ciclo electoral. “Este es un año en el que se nos va la vida en los intereses”, sentenció.

Reforma

El Equipo de Representación de los Trabajadores (ERT) en el Banco de Previsión Social (BPS) presentó un documento de trabajo en el que detalló los principales desafíos a los que se enfrenta el sistema de seguridad social y los aspectos que podrían ser modificados en una futura reforma del sistema.

Aunque no realizaron una propuesta de agenda concreta por parte de los trabajadores, sí propusieron algunos lineamientos que podrían llegar a ser adoptados por la central sindical a través del diálogo social.

En este sentido, el economista del ERT, Hugo Bai, aclaró: “No son temas que nosotros proponemos, pero son aspectos que creemos que van a estar en la mesa de discusión y que se van a dar en el debate nos guste o no nos guste”.

Entre las posibles modificaciones del sistema de jubilaciones, Bai mencionó que hay una posibilidad de que se pueda aumentar la edad mínima de retiro (actualmente en 60 años) puesto que la esperanza de vida de las personas mayores de 65 años también ha aumentado y se espera que lo siga haciendo.

Sobre esto, el economista manifestó que aumentar la edad de retiro “no soluciona los problemas, ni siquiera tengo claro si puede funcionar como un parche o si no agravaría algunas situaciones aún más”.

En caso de implementarse, lo ideal -según el ERT en el BPS- debería ser que se aumente de forma gradual y preanunciada. Asimismo, mencionó que su abordaje debería de incorporar situaciones de desigualdad como las de quienes trabajan expuestos a un mayor desgaste físico; tener en cuenta que la esperanza de vida es mayor pero en los sectores de más altos ingresos y además analizar el impacto que un aumento en la edad de retiro puede provocar en el mercado de trabajo, ya que los jóvenes no tendrán tanta posibilidad de inserción.

Modificar la tasa de aportes es otro de los aspectos que podrían ser clave en el debate de la reforma jubilatoria. Bai explicó que Uruguay presenta una tasa de contribución global “relativamente alta”. Actualmente, el aporte personal es de 15% y el patronal de 7,5%, totalizando una contribución global al sistema de seguridad social del 22,5%, no obstante, dijo que en países como Francia, Finlandia, Reino Unido, España e Italia, las tasas de aportes pasan el 25%.

Como peculiaridad del sistema local, Bai explicó que mientras en casi todos los países el aporte patronal es igual o superior al personal, en Uruguay es la mitad, si bien advirtió que aumentar la tasa de aporte patronal podría repercutir de forma negativa en el mercado laboral porque la contratación de personas se volvería más costosa. Sin embargo, sugirió discutir si se justifica que los aportes personales sean mayores a los patronales “o si no tendrían que estar mejor distribuidos”.

Al respecto cuestionó “acá tenemos un aporte personal que es el doble del aporte patronal, cuando en la enorme mayoría de los países esta situación es la inversa” y agregó, “hasta la Organización Internacional de Trabajo (OIT) señala que las cargas deberían estar compartidas entre trabajadores y empresarios o incluso deberían ser mayores por parte de las empresas”.

Entre otros parámetros del sistema de seguridad social que estarán en el debate de una reforma, Bai mencionó posibles cambios en la tasa de reemplazo (con cuánto dinero se jubila la gente en relación a lo que percibía como salario); cambios en los niveles mínimos y máximos de las jubilaciones; fuentes de financiamiento (por impuestos afectados sobre Rentas Generales o por cotizaciones sobre el salario); cambios en la indexación de pasividades por el Índice Medio de Salarios.

Sumado a eso, mencionó la “necesidad” de discutir sobre el grado de centralidad del sistema en el BPS y cuestionó el sentido de mantener el resto de las cajas jubilatorias, como por ejemplo la militar. Por último, habló sobre posibles cambios en los topes salariales y de distribución entre pilares y sobre este punto dijo que “todavía no se ha logrado que el que más tiene más pague”.

MÁS

La política y el diálogo social

Según Gabriel Salsamendi, integrante del Equipo de Representación de los Trabajadores (ERT) en el Banco de Previsión Social (BPS), para poder encarar un proceso “tan complejo y trascendente” como el de la reforma de la seguridad social, “tiene que haber un diálogo social con el mayor consenso posible” y mencionó que eso solo puede hacerse desde los “actores sociales representativos como el Pit-Cnt”. Sin embargo, indicó que no basta con el diálogo social, puesto que una reforma de este estilo depende de “tiempos políticos y sociales” que inciden en la ejecución de los cambios. “Hay tiempos políticos que inciden en una decisión de este tipo y son pocos los partidos políticos que se animarán a hacer cambios tan importantes como estos”, expresó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)