Entrevista al gerente general de Bimbo Uruguay

“Los principales desafíos son los altos costos y las relaciones laborales”

Para Rafael López las relaciones laborales “hacen que pierdas competitividad porque si una línea tiene que funcionar con 10 personas y el tema gremial o laboral te dice que tienes que funcionar con 14 pero hay otras plantas nuestras en el mundo que funcionan con 10, no hay forma que den los costos”.

Rafael López, gerente general de Bimbo Uruguay. Foto: Francisco Flores
Rafael López, gerente general de Bimbo Uruguay. Foto: Francisco Flores

Cómo gestionar una empresa después de vivir un conflicto con el sindicato, qué aspectos hacen atractivo invertir en Uruguay, por qué se mira cada vez más a Paraguay, cómo compara el pequeño mercado uruguayo con otros en una empresa multinacional. Sobre esos y otros aspectos habló el gerente general de Bimbo Uruguay Rafael López, en entrevista con El País, tras su participación en el XXII Congreso Internacional de Gestión Humana "El futuro del trabajo", organizado por Adpugh.

—¿Cómo evalúan la inversión en Uruguay actualmente? ¿Tienen pensado expandirla?

—Sí, seguimos apostando a la inversión, hicimos un polo logístico en la ruta 101, seguimos invirtiendo. Si analizamos la inversión que vamos a tener hacia 2019 es una inversión importante, creemos en el país. Podemos seguir creciendo aquí, obviamente como toda empresa lo busca hacer de la manera más rentable posible y para eso buscamos que nos acompañen los distintos actores: gobierno, el propio mercado, nuestros clientes, consumidores.

—Cuando tomaron la decisión de tercerizar su distribución y trasladar parte de la producción a Paraguay, ¿qué factores incidieron?

—Los altos costos básicamente, era un tema de costos. Como toda empresa, buscamos ser más competitivos y veíamos que esas eran las dos opciones para llegar ahí.

—¿Por qué Paraguay?

—Lo hicimos porque allá tenemos una planta y porque al final el costo por unidad fabricada era más conveniente allá que acá, entonces tomamos esa decisión. La tercerización de la distribución fue porque llegó un proveedor que nos aseguraba un buen nivel de servicio, a un precio más competitivo y también se tomó la decisión.

—Recientemente salieron de un conflicto sindical ¿cómo definiría la situación actual de Bimbo?

—Tuvimos unos días complicados, sin dudas, pero creo que salimos bien. Hoy tenemos un relacionamiento diferente con el sindicato. Siempre he definido la relación entre el sindicato y la empresa como dos vías que ni se separan ni se juntan.

—¿Diferente en qué sentido? ¿Qué cambió?

—El sindicato tiene que tener una función y nosotros tenemos que tener otra. Nuestra función es gestionar la compañía y hacerla crecer, y su función es estar al cuidado de sus agremiados que también son nuestra gente. La relación es mucho mejor ahora, creo que después de cualquier crisis el relacionamiento mejora exponencialmente, salimos con aprendizajes de ambos lados.

—La producción estuvo parada durante ese tiempo ¿Cómo lograron posicionarse nuevamente tras el conflicto?

—Sí, se paró la producción. Creo que mucho ayuda que el consumidor y nuestros propios clientes nos esperan. Lo que nos ayudó a recuperar rápidamente la porción en el mercado es que fuimos honestos, nuestros vendedores no iban con productos pero iban a dar la cara y decían que íbamos a regresar, y cuando lo hicimos ya nos estaban esperando.

—¿Qué tan competitivas son las operaciones de Bimbo en Uruguay frente a la de otros países?

—Vemos que hemos perdido competitividad por diferentes temas.

—¿Cómo cuáles?

—Los altos costos de las materias primas, es una economía prácticamente dolarizada, compras en dólares y vendés en pesos. Tenemos una planta, la de Ricard, que es relativamente nueva, tiene dos años y se hizo con una visión exportadora. Pero hoy cuando queremos mandar los Ricarditos a Argentina se los tengo que vender en dólares, a Chile le vendo turrones en dólares, es complicado. Aún así nosotros estamos haciendo el esfuerzo, obviamente cuando vas a buscar distribuidores tercerizados a esos países, básicamente se vuelve un imposible, ¿y quién apuesta? La misma empresa, somos una empresa que apuesta a largo plazo, no vinimos por un tiempo a esta región, somos una empresa de largo plazo. Creemos que hoy los factores de tipo de cambio pueden beneficiarte y al rato no, la región es así.

—¿Qué otros factores inciden en esa pérdida de competitividad más allá de los coyunturales?

—Factores coyunturales sí pero también hay un tema de que hoy las relaciones laborales consumen mucho de nuestro tiempo. Y también eso hace que pierdas competitividad, porque si una línea tiene que funcionar con 10 personas y el tema gremial o laboral te dice que tienes que funcionar con 14 pero hay otras plantas de nuestra compañía en el mundo que funcionan con 10, no hay manera de que te den los costos. Son de las cosas que suman. Otro ejemplo, los dos buenos veranos que tuvimos porque coyunturalmente al argentino le convenía más venirse para acá, es un tema que tienes que entender. Tal vez hay empresas que pueden decir que el gobierno esto, que el sindicato lo otro, nosotros no. Vemos hacia adentro, vemos cómo podemos resolverlo y si somos más o menos competitivos tenemos que ir en camino a eso. Obviamente siempre buscando que la empresa sea sustentable en el largo plazo.

Rafael López, gerente general de Bimbo Uruguay. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

—¿Cuáles son los principales desafíos de manejar una multinacional como Bimbo en Uruguay?

—Los desafíos son los altos costos y las relaciones laborales. Además, creo que otro gran desafío es que es un mercado donde cada vez hay más competidores, cada vez vienen más, pero a la vez tampoco crece el mercado, es como que cada vez se reparte entre más actores pero bueno, es la sana competencia. También tenemos muchas satisfacciones.

—¿Por ejemplo?

—Una de las grandes satisfacciones es poder tener una junta de gerencia prácticamente local y muy enfocada al tema de género. Tengo más mujeres que hombres en las juntas de gerencia, y eso es muy lindo porque tienes una compañía diversa y que incluye. Sentarte en esta sala con mujeres uruguayas, superpreparadas, con maestrías, y especialistas en cada uno de sus rubros, es la apuesta que hace la compañía, sin perder de vista la complejidad que a veces se tiene o el tiempo que a veces se dedica acá a las relaciones laborales.

—¿En qué está pensando Bimbo al mirar hacia el futuro?

—En agarrarle más cariño a la tecnología, al tema digital, a la inteligencia artificial, y a que todos los actores tanto del mercado como del gobierno te acompañen porque el mundo va para allá y nosotros no lo vamos a frenar. Si Brasil no lo va a frenar, ni México, ni Estados Unidos, ¿por qué nosotros sí? ¿Qué tenemos que hacer? Ver con más cariño esas tendencias mundiales porque sí o sí se van a hacer presentes. Como pensamos a largo plazo, lo digital y el tema transformacional, las nuevas generaciones es algo que tenemos que ir haciendo. Es una transformación gradual, hoy tenemos la oportunidad de convivir con cuatro o cinco generaciones en la oficina y tiene sus ventajas pero hay que estar preparado para ello.

—¿Quién se tiene que adaptar, el equipo al líder o el líder al equipo?

—El éxito que puede tener un líder es la capacidad de adaptación que tenga a sus equipos de trabajo, él a sus equipos de trabajo. Él a las generaciones con las que está manejando. En una misma junta tenés a alguien que puede no dejar el celular y a alguien que presta atención completamente con un lápiz y un papel y le tienes que hablar a los dos para tenerlos motivados, para tenerlos enfocados, y que se cumplan los objetivos.

La apuesta al largo plazo

"Tomar las decisiones viendo a largo plazo" es clave para mantenerse en momentos difíciles indicó López. "Alguien podrá decir es muy fácil cuando eres una transnacional, pero cuando tomas una decisión pensando en el estado de resultados de este año o este mes, terminas afectando a largo plazo a la compañía", afirmó. "Tenemos que estar enfocados en la persona pero no perder de vista la productividad. ¿Qué tenemos que cuidar? Que los que hoy invierten en este país sientan que tienen esas condiciones", agregó.

"La facturación acá es muy parecida a la de Perú"
Rafael López, gerente general de Bimbo Uruguay. Foto: Francisco Flores

—¿Cuál es la visión que tiene la compañía a nivel de casa matriz de las operaciones de Bimbo en Uruguay?

—En Uruguay somos una porción pequeña comparada con Argentina o Brasil, somos un mercado chico pero es uno de los mercados donde tenemos un pedazo de mercado importante. La facturación de acá es muy parecida a la de Bimbo Perú, y cuando digo eso no pueden creer, pero sí, es así.

—¿Por qué considera que han logrado tener una participación de mercado tan grande?

—Porque somos una compañía que llegó acá adquiriendo diferentes marcas y por eso hoy tenemos ese tamaño, que si bien en el (contexto) mundial no somos muy significativos, para el mercado en el que competimos sí lo somos.

—¿Qué es lo más tentador para los empresarios extranjeros que vienen a invertir a Uruguay?

—Este mercado es un mercado que puede ser atractivo para cualquiera y lo vemos cuando salimos a la calle. Cuando salgo a recorrer, a los supermercados, a los almacenes veo muchos productos de Bolivia, Paraguay, de Brasil y ¿por qué les interesa venir? Porque es un mercado que si tienes calidad, un buen producto y si compites en precio, tienes una buena aceptación y puedes tener una buena venta. Las ventas son buenas más allá de la dimensión pequeña del mercado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)