MODIFICACIONES

Privados ven "avance" en los cambios a jubilaciones

Empresas de seguros y AFAP analizaron la propuesta del Banco Central.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Darwin Borrelli

La Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea) y la Asociación Nacional de AFAP de Uruguay (Anafap, que nuclea a las privadas) mantuvieron una reunión ayer, en la que estuvo sobre la mesa los cambios propuestos por el Banco Central (BCU) en relación a cómo se calculan las jubilaciones de los uruguayos por el pilar de ahorro previsional.

De hecho, la gremial que agrupa a las aseguradoras privadas entregará hoy al BCU su parecer acerca de lo planteado. Se trata de un "paso adelante", pero hay "tres o cuatro" puntos que provocan alguna "incertidumbre", lo que debería generar algún tipo de "ajuste", pero no de magnitud, dijo a El País el director ejecutivo de la Audea, Mauricio Castellanos.

Sobre fines del año pasado, el BCU puso a consulta una lista de modificaciones en el mercado de las rentas vitalicias —las pasividades que abonan las empresas aseguradoras en base al dinero ahorrado por la persona a lo largo de su vida en las AFAP— que generan que ciertos criterios de cálculo de las jubilaciones futuras pasen de tener un valor fijo a ser variables en el tiempo y actualizarse en función de nuevas fórmulas.

Hasta el momento, la única empresa aseguradora que ofrece este producto es el Banco de Seguros del Estado (BSE). Las privadas, en tanto, afirman que las condiciones actuales no son atractivas y se retiraron del mercado hace años.

El BSE tiene hasta el momento un monopolio de hecho. Las aseguradoras privadas se retiraron, entre otros motivos, por el descalce de moneda que padecen —pagan jubilaciones que actualizan cada año por la evolución salarial y no hay instrumentos financieros que aseguren ese rendimiento.

El presidente de Anafap, Sebastián Peaguda, indicó a El País que la razón del encuentro fue "entender de primera mano cuáles son los determinantes principales para que el mercado asegurador en su conjunto participe en la provisión de estos productos".

Peaguda —quien también se desempeña como gerente general en AFAP SURA— agregó que la industria entiende que "los cambios que propone el Central en un principio son mucho mejor que el marco normativo" que rige hoy.

Por su parte, Castellanos coincidió en que el planteo del BCU está "bien orientado" y es un "avance relevante respecto a lo que había".

De todas maneras, el dirigente gremial añadió que si las "herramientas" que se introduzcan "son suficientes o no para la participación de más operadores" es un terreno donde la Audea no puede opinar ya que se trata de "decisiones empresariales" individuales.

Entre otras propuestas del BCU, la tasa de interés técnico que se suma al ahorro individual al momento del cálculo jubilatorio (que ahora está fija en 1,5%) pasará a determinarse por los rendimientos de los títulos de deuda indexados y se actualizará cada seis meses.

Además, la Renta Teórica Pura (RTP) que surge de una fórmula que determina el monto que recibirá el jubilado cada mes —que luego se actualizará anualmente por el Índice Medio de Salario Nominal (IMSN)— y hasta ahora funcionaba como el pago mínimo, pasará a ser un valor de referencia al que cada aseguradora podrá sumarle sus ganancias y los costos de administración.

También se actualizarán las tablas de mortalidad que pasarán a ser dinámicas y se eliminará el recargo del 20% que se aplicaba por el desfasaje estadístico en la esperanza de vida (se usaban datos de 1996).

Mercado más grande.

La cantidad de personas que se jubilen por el sistema de AFAP —implantado en 1996— empezará a crecer en los próximos años. De la mano de esto, lo hará el peso de los seguros previsionales dentro de todas las ramas de este producto. Según estimaciones de Audea —recogidas por Búsqueda ayer— en el primer trimestre de este año este tipo de seguros pasará a tener la mayor participación en el mercado general.

"El hecho de que se venda mucha cantidad puede sonar atractivo, pero las empresas no solamente están para vender mucho, sino para lograr rentabilidad", indicó Castellanos.

Ya hay compañías que manifestaron su voluntad de empezar a comercializar este producto, afirmó, pero reina la "prudencia". "El negocio tiene un volumen alto de movimiento de dinero, y tiene la cola larga, en el sentido de que es un negocio de muchísimos años", explicó.

Castellanos señaló que cualquier "error en el diseño" provoca efectos "muy importantes" en este tipo de sistemas.

En tanto, el presidente de Anafap —gremial que ya envió sus comentarios al BCU la semana pasada— destacó que si el BSE no hubiera estado "tan incómodo" en su papel de único proveedor de este tipo de seguros no se hubiera trabajado en un cambio normativo de esta naturaleza. "Que exista un solo actor siempre es negativo, le termina costando más al cliente", dijo. Para Peaguda, en 2018 —cuando comenzarían a regir estos cambios— "no van a entrar de repente todos" (por las aseguradoras), sino que será de forma gradual.

BPS contrario a modificaciones.

Un estudio de la Asesoría General en Seguridad Social del Banco de Previsión Social (BPS) —aprobado por unanimidad en la reunión del directorio de la semana pasada—, sostiene que algunas de las modificaciones propuestas por el BCU van contra lo dispuesto por el decreto que regula el régimen previsional mixto. La información fue divulgada el viernes de la semana pasada por El Observador y, según confirmó El País, el informe fue enviado el día anterior al presidente del BCU, Mario Bergara, y al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro. El BCU es el regulador del mercado de seguros y también de las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)