COMERCIO

¿Por qué es un problema para el mundo que los consumidores chinos ahorren?

La desaceleración de la economía china, en parte producto de la guerra comercial con Estados Unidos, tiene múltiples impactos en el resto del mundo.

Supermercado en China. Foto: AFP
Los chinos restringen su consumo debido a un aumento en el costo de vida y la desaceleración económica. Foto: AFP

Cuarenta años después de que China comenzó su carrera casi milagrosa como el motor de crecimiento económico más poderoso del mundo, su gente está experimentando algo nuevo e inquietante: una sensación de que los mejores tiempos pueden haber quedado detrás.

La economía china se está desacelerando y el costo de vida está aumentando. La guerra comercial con Estados Unidos no muestra signos de finalización. El crecimiento salarial es lento. Más jóvenes persiguen menos perspectivas laborales.

Los consumidores chinos, que se habían vuelto más cautelosos durante el año pasado, ahora muestran un amplio retroceso. Están comprando menos automóviles, teléfonos inteligentes y electrodomésticos. Van menos al cine y viajan menos al extranjero. Prefieren meter su dinero en el banco.

Para los jóvenes de China, que nunca han experimentado un declive económico prolongado en sus vidas, el cambio es especialmente marcado. China ha visto desaceleraciones antes, pero sus consumidores siguieron gastando en la mayoría de esas recesiones.

Ahora los jóvenes tienen más razones para estar preocupados. Las perspectivas de empleo para los recién graduados universitarios han empeorado durante el año pasado, según los datos del sitio web de búsqueda de empleo Zhaopin.com, y los graduados que buscan trabajo superan en número las vacantes disponibles. Muchas de esas vacantes, además, son empleos en el sector de servicios con bajos salarios.

“Para los jóvenes de 20 años, es la primera recesión económica real que han pasado y que están experimentando como adultos jóvenes”, dijo Andrew Polk, fundador de Trivium, una firma de consultoría en Beijing.

“Ahora están empezando a pensar, tal vez este aumento inexorable en el crecimiento económico no sea tan inexorable”, dijo Polk.

Wang Junda trabaja en un complejo en expansión donde se fabrican teléfonos Apple en la ciudad de Zhengzhou con un contrato a corto plazo. El joven que acaba de cumplir 27 años ha sido conductor de Didi, la versión china de la compañía de viajes compartidos Uber, y está trabajando para obtener una licencia de conductor de camión con la esperanza de poder ganar más dinero. Aún así, le preocupa que nunca hará lo suficiente.

“Lo que ganes nunca es suficiente para igualar tus gastos”, dijo Wang.

La retirada de los consumidores chinos, una fuerza poderosa que representa US$ 4,9 billones en actividad económica al año, tendrá repercusiones en todo el mundo. Su apetito por los electrodomésticos, los automóviles y los iPhones transformó el mundo, impulsando el crecimiento global y haciendo fortunas para compañías como Apple y General Electric.

Beijing. Foto: Pixabay
Beijing. Foto: Pixabay

También plantea un desafío inmediato para el liderazgo de China, que obtiene su legitimidad de la riqueza y la confianza del pueblo chino.

La nueva inquietud se puede encontrar en toda China, desde las brillantes capitales comerciales de Shanghai y Shenzhen hasta lugares de clase más trabajadora como Zhengzhou, una metrópoli industrial de 10 millones de habitantes en el interior del país.

En un centro comercial en Zhengzhou, Wang Li observó a unos pocos compradores desorbitados. Ella estaba entre una decena de comerciantes aburridos sentados en sillas de jardín y taburetes, viendo programas en sus teléfonos inteligentes mientras esperaban a los clientes.

Aunque todavía hay indicios positivos. Las cifras de ventas minoristas se han desacelerado significativamente, pero siguen creciendo a un ritmo que otros países envidiarían. Algunas caídas de ventas, como las de los teléfonos inteligentes, se deben en parte a la maduración natural del mercado chino.

Aún así, abundan los signos de desaceleración. Según Capital Economics, los 100 minoristas más grandes de China han visto una fuerte disminución de sus ventas en los últimos meses. Las ventas de fideos instantáneos, vistos como un indicador porque los chinos recién adinerados prefieren comer fuera o pedir un delivery, están aumentando después de disminuir durante varios años.

“La mala noticia es que todos los indicadores del gasto del consumidor todavía se están suavizando, y la tendencia subyacente es probablemente algo peor de lo que indican los datos principales”, dijo Ernan Cui, analista de consumo de la firma de investigación Gavekal Dragonomics.

La desaceleración viene justo cuando el costo de vida está aumentando. Los jóvenes han sido excluidos del mercado de la vivienda en lugares ricos como Beijing y Shanghai. Sin embargo, más personas tienen hipotecas y tarjetas de crédito, lo que impulsa su gasto y aumenta sus deudas.

Mengjie Wu, una residente de Shanghai y empleada de una empresa de tecnología, está preocupada por el precio de los alimentos básicos, como la carne y los medicamentos para su madre. Ella tiene una hipoteca y préstamos para pagar. Con su prometido están considerando posponer el último acto de consumo: una boda.

“No hemos decidido si lo haremos todavía porque no es un costo pequeño”, dijo Wu, de 30 años, cuyos sueños incluían un anillo de Tiffany y una ceremonia en Bali, el lugar de vacaciones en Indonesia. “No lo haremos pronto”, añadió.

Los líderes de China se están moviendo para que los consumidores vuelvan a gastar. El gobierno central lanzó el mes pasado nuevas medidas, incluidos descuentos en electrodomésticos de alto precio.

El presidente chino, Xi Jinping, en la apertura del Parlamento. Foto: Reuters
El presidente chino, Xi Jinping, en la apertura del Parlamento. Foto: Reuters (Archivo)

En los últimos años, esos compradores formaron parte de un motor de crecimiento aparentemente imparable. La apertura de China al mundo exterior a fines de la década del 70 conectó empresas globales con 1.000 millones de personas ansiosas por dejar atrás la pobreza extrema. A medida que se desarrolló la economía de China, surgió una nueva cultura de consumo, impulsada por cientos de millones de “gastadores”.

También se han convertido en una parte esencial de la economía global. Según el Boston Consulting Group, solo los consumidores chinos representaron una séptima parte del crecimiento mundial en la última década.

Ahora, una encuesta realizada por el banco central de China mostró que un número creciente de residentes urbanos preferiría depositar su dinero en el banco en lugar de gastarlo o invertirlo.

A medida que disminuye el crecimiento de los ingresos, los hogares están haciendo menos compras discrecionales y optan por ahorrar más.

La guerra comercial ha elevado los costos de los alimentos cultivados en Estados Unidos, parte de un aumento general en los precios de los alimentos. Una devastadora enfermedad porcina ha llevado a un alza en los precios del cerdo. En los foros en línea, los compradores chinos piden “libertad de fruta” y “libertad de cerdo”.

Samsung deja de producir
Samsung Galaxy Note 10

Samsung Electronics puso fin a la producción de teléfonos inteligentes en China, afectado por la creciente competencia de rivales domésticos en el mayor mercado de móviles del mundo. El cierre de la última fábrica de teléfonos de Samsung en China se conoce meses después de que en junio redujo la producción en la instalación ubicada en la ciudad de Huizhou, y cerró otra planta a fines del año pasado, subrayando la dura competencia en el país. La participación de la firma surcoreana en el mercado chino se contrajo a un 1% en el primer trimestre desde cerca de un 15% a mediados de 2013, debido a que cedió terreno a marcas locales como Huawei Technologies y Xiaomi Corp. El mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo dijo que tomó la difícil decisión en un intento por impulsar su eficiencia.

Entre alimentos y anillos de Tiffany

El deseo de acuerdos llevó a los compradores chinos al primer Costco del país, el minorista de almacenes de descuento de los Estados Unidos, cuando abrió cerca de Shanghai en el pasado mes de agosto.

Wu, la empleada de la compañía de tecnología, recientemente buscó una mejor oferta en algunos de los alimentos que compra cada mes.

Ella y su prometido gastan casi todos sus cheques de pago mensuales, alrededor de US$ 5.600 antes de impuestos, para pagar los préstamos y su hipoteca, dijo.

Pero la pequeña cantidad de dinero que gastan en comestibles, aproximadamente US$ 300, ha aumentado una décima desde el comienzo del año.

Mientras cientos de compradores a su alrededor empujaban grandes carritos de compras que estaban en su mayoría vacíos, excepto por lo básico como huevos, leche y carne, Wu pensó en el anillo de Tiffany con el que había estado soñando. Ahora, esa compra depende de su prometido, explicó.

“El costo del anillo de Tiffany es mucho más caro”, dijo y agregó: “así que le daré la opción de comprar cualquier marca”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados