MARÍTIMAS

Proceso complejo y costoso será el nuevo combustible

Nuevas preocupaciones sobre la capacidad de la industria naviera de recuperar los mayores costos del nuevo combustible que les demandará a cumplimiento de la normativa de OMI a partir de enero 2020.

Marítimas
  

Hay “algunas noticias buenas y algunas cautelosas” para los transportistas en el período previo al 1 de enero del 2020, cuando la nueva regulación de combustible con bajo contenido de azufre entre en vigor. La buena noticia es que habrá suficiente suministro de fuelóleo bajo en azufre (LSFO), habrá cierta volatilidad en enero, pero muy rápidamente esto se reducirá a un diferencial moderado. Sin embargo somos menos optimistas en cuanto a la capacidad de la industria para superar los nuevos costos (1) y los BAF (factores de ajuste del bunker) para el LSFO, y eso es porque hay operadores con estrategias muy diferentes y bases de costos significativamente más bajas. Por ejemplo, los socios de la alianza 2M, Maersk y MSC, han adoptado un enfoque casi opuesto, el primero optando por el cambio a LSFO y el segundo invirtiendo fuertemente en depuradores (scrubbers). Con el exceso de oferta, los operadores con depuradores pueden verlo como una oportunidad para ganar cuota de mercado. Es probable que el precio del combustible aumente a los niveles vistos por última vez en 2011 (2). Entonces se trata de si pueden pasar los costos, y eso depende de la oferta y la demanda. En otra parte la nota agrega: “Hay alrededor de 50 megabuques de 22.000 teus o más que entrarán en servicio en los próximos tres años, y por lo tanto, la industria de los buques de línea sigue siendo ‘muy desafiada’. Los transportistas han mejorado en la gestión de la capacidad semanal, con más vacíos, cambios más rápidos de servicios y más disposiciones, pero esos barcos aún existen y ese es un suministro latente que va a frenar cualquier aumento significativo en las tarifas de flete”. (Camae, 19/10/19)

Comentarios

La nota precedente es interesante, pero nosotros agregamos algunos comentarios que hemos leído en notas internacionales que agrega detalles al tema. En este proceso de conversión los armadores tienen tres problemas u opciones serios u opciones para tomar antes y diríamos hasta después del 1/01/20, considerando que los costos van a incidir sobre los fletes, dicen un 7%. Eso si son problemas que dicen resultan los aumentos en cifras de 9 ceros. Bueno, las tres opciones son instalan un scrubber a bordo (depurador) que nos dicen tendría un valor cercano a los 6/8 millones de dólares y luego reduce la velocidad, o usa un bunker con menor contenido de azufre de costo mas barato o la opcion que pide la OMI ir al consumo directo del nuevo combustible de contenido 0.5% de azufre. Además, asegurarse que el barco lo obtenga en cualquier lugar del planeta lo cual no parece que sea así. En cuanto al scrubber, por su costo no se puede instalar en un barco con ciertos años de antigüedad, la reventa no lo paga. Seguiremos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error