REUNIÓN

La “prótesis” que todavía tiene Uruguay con el dólar y cómo podría dejarla

Las autoridades del Banco Central (BCU) defienden la idea de que Uruguay pueda desdolarizar su economía y apostar por el desarrollo del sistema financiero en moneda nacional.

Autoridades del Central y de la Cámara de Industrias debatieron sobre cómo avanzar en la desdolarización de la economía uruguaya. Foto: Estefanía Leal
Autoridades del Central y de la Cámara de Industrias debatieron sobre cómo avanzar en la desdolarización de la economía uruguaya. Foto: Estefanía Leal

Las autoridades del Banco Central (BCU) confían en que Uruguay necesita -y puede- volver a tener un sistema financiero en moneda nacional y para ello analiza las vías para alcanzar una desdolarización de la economía. La autoridad monetaria ha mantenido diferentes reuniones con actores de la sociedad y ayer fue el turno de la Cámara de Industrias (CIU).

En el marco de un webinar organizado por la gremial industrial y el BCU, las autoridades debatieron sobre el rol de la industria en la desdolarización de la economía, los efectos negativos de la inflación en el crecimiento económico y desde el regulador afirmaron que están dadas las condiciones para un avance rápido en ese sentido.

De acuerdo con el gerente de la Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro, el hecho de tener una economía dolarizada como la uruguaya es como tener una prótesis, “uno se acostumbra a ella y ya no piensa en cómo era su pierna antes, pero no es la misma y no funciona de igual manera. Si pudieras tener la pierna de nuevo sería importante y acá podemos volver a tener el sistema financiero en moneda nacional”.

La postura de los industriales es que si bien es importante generar un mercado de calidad como alternativa a la divisa extranjera, “uno de los principales defectos o escollos” al día de hoy es “el problema de la inflación”, según indicó el presidente de la gremial, Alfredo Antía.

A su entender, “la inflación persistente ha contribuido a una baja en el tipo de cambio y eso a su vez ha afectado la producción” industrial a nivel nacional y en el sector exportador. Según Antía la inflación controlada y el tipo de cambio competitivo “son los pilares sustanciales que hacen al sostén de una industria competitiva”.

Como aspectos que podrían contribuir al camino de la desdolarización, el presidente de la gremial sugirió que existan más incentivos a la apertura de cuentas bancarias en Unidades Indexadas (UI) así como también facilitar a las empresas el mercado de las Letras de Tesorería y de Regulación Monetaria pero enfatizó en que esto debería hacerse sin intermediarios financieros, “de modo que sea más ágil el camino de participación de las empresas”.

Sobre este punto ahondó el director de Estudios Económicos de la CIU, Sebastián Pérez, quien señaló que a nivel empresarial “la colocación financiera de los remanentes de disponibilidades muchas veces se están haciendo en dólares cuando no tiene mucho sentido”. Según Pérez los costos de intermediación financiera “a veces son llamativamente altos” y afirmó que pagar eso “no tiene sentido” si se tiene en cuenta que las tasas de interés del BCU están “tan bajas”.

Para poder revertir esa situación, Pérez planteó la posibilidad de que medianas y grandes empresas puedan hacer colocaciones en pesos uruguayos o en UI en instrumentos emitidos por el gobierno o el propio BCU. “Quizás podría ser un mecanismo para agilizar y que justamente fuera hacia (el camino) de desdolarizar”, sugirió el economista.

Sin embargo, el presidente del BCU, Diego Labat descartó la posibilidad de que no haya intermediación financiera aunque admitió que “hoy el acceso a los productos con foco en pesos es un debe, que a veces cuesta, hay barreras y rigideces y vamos a ir trabajando para que eso mejore”.

El BCU es el encargado de administras las reservas propias, del gobierno y de los bancos. Foto: Leonardo Mainé
Banco Central del Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

De acuerdo con Labat el BCU ha dado “incentivos fuertes” para avanzar en el camino a la desdolarización y puso como ejemplo la reducción “muy fuerte” de los encajes en moneda nacional (el porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar en el Central y no pueden destinar a crédito), medida que “no hace otra cosa que reducir el costo de intermediación en pesos”, explicó.

No “podemos pensar en que haya 500 empresas que tengan su cuenta en el BCU porque ahí nos transformaríamos en un banco y creo que esos experimentos a la larga no tienen sentido”, afirmó Labat. No obstante, planteó que tanto el sistema de transferencias instantáneas entre bancos como el desarrollo de fondos de inversión van a promover la competencia, la baja de costos y la liquidez de las empresas.

La experiencia de la ley de Inclusión Financiera “puede ilustrar que cuando hay incentivos los agentes los toman”, indicó Pérez. En este sentido afirmó que “hay espacio para generar incentivos a los efectos de acelerar el cambio cultural” que implica desdolarizar la industria y la economía nacional. “Si realmente queremos dar pasos rápidos o más acelerados como (el BCU) tiene la idea de dar, quizás habría que pensar en algunos incentivos temporales más jugados”.

Moneda de calidad.

Licandro realizó una presentación en la que fundamentó porqué el BCU trabaja en avanzar hacia una moneda de calidad. Según afirmó el funcionario, “la inflación alta y la dolarización afectan el crecimiento de largo plazo de la economía uruguaya, hacen más profundo el ciclo del producto, tienen efectos nocivos sobre la política monetaria, la estabilidad financiera y también sobre la ciclicidad en la distribución de ingresos”.

En este sentido, el gerente de la Asesoría Económica del BCU se refirió a los efectos no lineales de la inflación sobre el crecimiento y señaló que “la desaparición del sistema financiero en moneda nacional en economías pequeñas y abiertas como la uruguaya” implica que “cualquier cosa que nos pasa termina afectando el valor del tipo de cambio”, por lo que afirmó que “el dólar tiene propiedades muy malas para el manejo financiero” en Uruguay.

Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País
Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País

Según una encuesta del BCU y el Instituto Nacional de Estadística, el 50% de las empresas que participaron hacen una parte de su facturación doméstica total o parcial en dólares y más del 34% de las empresas uruguayas factura más de un 10% en moneda extranjera.

“La moneda nacional en economías pequeñas y abiertas juega un rol muy importante en términos de dar instrumentos financieros que permitan una mejor forma de sobrellevar los eventos macroeconómicos que están afectando a la economía”, afirmó Licandro.

La inflación “genera ineficiencia dentro de las empresas uruguayas” y eso “nos impulsa y habilita a decir que esperamos que el proceso de ir hacia una moneda de calidad genera una mejora del crecimiento de largo plazo”, indicó. Sobre este punto destacó la reducción del objetivo de inflación (a entre 3% y 6% en los próximos 24 meses) y calificó como “muy favorable” el último dato que reflejó que el indicador “ha caído dentro del rango meta” (de entre 3% y 7%), algo que no sucedía desde abril de 2018.

“Un escalón más arriba”

El presidente del Banco Central (BCU), Diego Labat afirmó que “Uruguay tiene un debe en el tema inflación” y que eso “erosiona las posibilidades de crecimiento, daña la actividad de las empresas y de muchos agentes económicos”. En ese sentido, remarcó que es “absolutamente importante comprender” que el país tiene que dar ese paso hacia una moneda de calidad. “Estamos en una coyuntura del país, de la región y del mundo en la cual Uruguay tiene las posibilidades de dar ese paso de calidad y jugar un escalón más arriba, es fundamental apuntar a eso”, señaló. Según Labat “el mayor dilema” es acompañar la actividad sin descuidar los objetivos de más largo plazo. “Estaríamos siendo muy egoístas o excesivamente cortoplacistas en nuestros objetivos (...) el país se merece dar esos pasos hacia adelante”, afirmó.

¿Cómo ven el proceso de desdolarización?

gerardo licandro
gerardo licandro
Gerente Asesoria Económica del BCU
“Es necesario tener un proceso para convencer sobre la necesidad de este cambio y al mismo tiempo entender cuáles son las razones que a nivel microeconómico llevan a las empresas a que la dolarización persista. Tenemos que ver qué se puede hacer y cambiar para facilitar la desdolarización para que cuando la inflación caiga ya estemos listos para hacer el cambio en forma sincronizada”.
alfredo antía
alfredo antía
Presidente de la Cámara de Industrias
”Requiere de algunos cambios de política, ajustar normas, que se entienda por los actores económicos, financieros, institucionales, que tengan como objetivo poner al peso como numerario dominante de la economía. Estamos para acompañar este proceso (de desdolarización) que lleve a que podamos pensar en un futuro prometedor para el país, las inversiones y el desarrollo”.
DIEGO LABAT
Diego Labat, presidente del BCU
Presidente del BCU
“Con cada medida apuntamos a que los motores de la economía siguieran girando, esa ha sido la preocupación central. En eso estamos y vamos a seguir estando en todo el proceso. Con los plazos no tenemos que ser ansiosos ni creer que en 60 días vamos a tener todo en pesos pero sí que seguramente haya sectores y distintos precios que van a ir evolucionando” hacia la moneda nacional.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados