INFORME

¿En qué proyectos invirtieron las AFAP el ahorro jubilatorio de los trabajadores?

¿En qué tipo de proyectos se invierte el dinero de los trabajadores? Un informe del jefe de Riesgos de UniónCapital AFAP, Agustín Sheppard dio cuenta de estos y otros aspectos.

Forestación en Paysandú. Foto: Fernando Ponzetto.
Se estructuraron ocho fondos en el sector forestal y cinco en el agrícola por US$ 1.256 millones. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El fondo que ahorran los trabajadores en las AFAP para su posterior jubilación invierte principalmente en títulos de deuda pública uruguayos. No obstante, en los últimos años ha crecido la inversión en proyectos que se financian en la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM) o en la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) y cuyos títulos son adquiridos por las AFAP.

¿Cómo ha variado esa inversión? ¿En qué tipo de proyectos se invierte el dinero de los trabajadores? Un informe del jefe de Riesgos de UniónCapital AFAP, Agustín Sheppard dio cuenta de estos y otros aspectos.

“Los títulos emitidos por empresas y los fideicomisos financieros en circulación representaban 1,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2008, aproximadamente US$ 331 millones. Al cierre de 2020, el monto había crecido a US$ 4.697 millones” lo que “8,8% del PIB estimado para el año 2020”, indicó el análisis.

Así como creció el circulante de títulos y fideicomisos productivos, también aumentó la participación de las AFAP en este mercado invirtiendo en esos títulos y fideicomisos.

La cartera de inversión de las AFAP en estos instrumentos creció de US$ 133 millones en 2008 a US$ 3.015 millones en 2020. Si se mide en términos del PIB, el porcentaje se incrementó de 0,4% en 2008 a 5,6% en 2020”, señaló el informe.

Agregó que hay que “tener en cuenta que el monto comprometido es aún mayor que el efectivamente invertido, dado que el regulador (el Banco Central) habilitó la opción de realizar integraciones de capital diferidas en el tiempo y varios fideicomisos adoptaron esta modalidad”. Es decir, el dinero se va invirtiendo a medida que el proyecto lo necesita y no de una vez. Contablemente, el dinero invertido se registra cuando se integra, si bien ya estaba comprometido cuando se realizó la emisión en el mercado de capitales.

“En el período de análisis se amplió el número de obligaciones negociables de 23 a 38 series y el monto en circulación se incrementó de US$ 234 millones a US$ 803 millones”, indicó.

“Dentro de las empresas que lograron obtener financiamiento en los últimos años destacan algunas instituciones de capital estatal como UTE, Banco Hipotecario y Ducsa (del grupo Ancap), agroindustriales como Conaprole, Marfrig e Isusa y relacionadas a la infraestructura y logística como Puerta del Sur (concesionaria de los aeropuertos de Carrasco y de Laguna del Sauce), Corporación Vial (concesión de carreteras) y Zonamérica”, añadió.

En tanto, “la cantidad de títulos de deuda se incrementó de seis a 27 entre 2008 y 2020, de US$ 98 millones en circulación a US$ 1.103 millones”, dijo el informe. “En esta categoría se incluyen fideicomisos con las garantías y resguardos necesarios a través de los cuales se han financiado inversiones en obras viales, pluviales y de saneamiento, caminería rural, transporte colectivo urbano y suburbano de pasajeros”, agregó.

“Los certificados de participación son fideicomisos de inversión en el sector productivo. Al cierre de 2020, los 23 certificados listados en bolsa sumaban US$ 2.792 millones en capital comprometido, cuando en el año 2008 no existía este tipo de instrumentos”, explicó el reporte.

“Se estructuraron ocho fondos en el sector forestal y cinco fondos en el sector agrícola, sumando un monto de US$ 1.256 millones. En total, esos 13 proyectos comprenden un área de 231.000 hectáreas. Además, se emitieron cinco fondos en el sector inmobiliario por US$ 278 millones, tres para el desarrollo de viviendas y dos para inversión en rentas. Los mismos incluyen más de 2.300 viviendas, además de cinco edificios de oficinas, tres centros logísticos y un centro comercial, totalizando más de 180.000 metros cuadrados”, agregó.

“En materia de infraestructura y energía, se emitieron dos fondos estructurados por UTE para parques eólicos y tres fondos de inversión en infraestructura gestionados por CAF por un total de US$ 1.258 millones. A través de dichos fondos se han financiado, por ejemplo, obras viales y educativas bajo la modalidad Participación Público Privada (PPP)”, recordó el informe.

“Con respecto a las acciones de empresas, al cierre de 2020 existían US$ 232 millones en circulación. Entre ellas, destacan Areaflin (Parque Eólico Valentines), Frigorífico Modelo, Gralado (Tres Cruces) e Isusa”, indicó.

En el período 2008-2020 hubo emisiones en el mercado de capitales por US$ 5.264 millones, de los que el 24% fue relacionado a proyectos de inversión en el sector de infraestructura y energía, el 17 % al sector forestal, 7% al sector agrícola y 5% al sector inmobiliario.

“El resto de las emisiones fueron para financiar actividades y proyectos de mutualistas, intendencias, fondos de transporte, empresas públicas, bancos, frigoríficos, farmacias, aeropuertos, hoteles, shopping centers y otras empresas privadas”, concluyó el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados