MARÍTIMAS

El Puerto Capurro para pesqueros descongestionará los otros muelles

Habrá que hacer un canal de navegación a ocho metros de profundidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Actual relleno de 500 metros de extensión y 90 de ancho, realizado por la ANP

El puerto pesquero de Capurro es la respuesta a una rigurosa y exigida necesidad que un importante sector económico -que desde hace dos siglos opera en el puerto de Montevideo- como es el de los buques pesqueros internacionales y uruguayos, con todas las actividades conexas, incluidos los buques de investigación y exploración científica que van y vienen desde la Antártida.

Son numerosos los barcos que nos visitan año tras año, realizando múltiples operaciones económicas, con lo que generan puestos de trabajo, contratan miles de servicios de toda índole que fortalecen buena parte de la dinámica de nuestra plaza.

Resaltamos en especial la actividad de las reparaciones navales que ocupan muelles, y a menudo se tienen que cambiar de lugar para dejar lugar a los grandes portacontenedores y a los cruceros con privilegios de atraque más altos; así es que se generan costos innecesarios y no faltan las quejas.

Nuestro puerto ha quedado muy pequeño, los barcos actuales son muy grandes; se puede decir que estamos en la era de los megabarcos, tenemos los cruceros y, por si fuera poco, la dinámica portuaria cambió profundamente.

Hoy hay más remolcadores de servicio, y han debido aumentar su tamaño y operativa para atender los nuevos servicios del siglo XXI. Se necesitan remolcadores mucho más potentes, y en caso de barcos con 350 metros de eslora reclaman dos remolcadores de apoyo. El puerto de Montevideo es el único dedicado a servicios aunque sea pequeño, ya que los de Buenos Aires y Rio Grande no son de servicios sino que son puertos de comercio exterior.

Hubo un momento, y lo recordamos muy bien, que no se entendía el aporte de los barcos pesqueros internacionales como no se entendía la llegada de los cruceros de turismo, aunque felizmente ese tiempo pasó y ahora unos y otros son “buena agua para nuestro molino”.

Se ha proyectado el Puerto Capurro con sus muelles para pesqueros extranjeros y uruguayos, con un entorno industrial adecuado, en un futuro instalar una planta frigorífica, con un escenario en tierra de apoyo turístico atractivo similar al que encontramos en el puerto de San Francisco en los Estados Unidos, donde se puede disfrutar de paseos y atracciones, degustar buenas presas de pesca en famosos restaurantes, incluyendo visitas a museos.

Esto equivale a transformar Capurro en un polo turístico y hasta obligado para los uruguayos. Todo esto no es del todo imposible; es simplemente visión e inversión privada. Como dijo en su momento la Cra. Ana Rey al promover este proyecto desde la ANP: “Complementariamente, el proyecto se inserta en la necesidad de comunicar el puerto con la ciudad sin afectar la operativa”.

Puerto Capurro.

La idea de construir una terminal pesquera en la zona de Capurro surge en el año 2000, y fue resultado de aquella necesidad imperiosa de muelles para los pesqueros, que deambulaban por todas las instalaciones portuarias.

En el año 2005 la ANP reformula ese proyecto, definiéndolo como una nueva localización para la actividad pesquera nacional que habitualmente opera en toda la zona del muelle Mántaras, y la internacional que opera dispersa en los demás muelles del puerto. La mayor ventaja económica que se percibe de este proyecto es la disponibilidad de más áreas operativas en el recinto portuario, concentrando la actividad pesquera que tiene sus particularidades. Se comenzaron los trámites de expropiación de algunos predios costeros. En el año 2008 se obtuvo la autorización ambiental de la Dinama. En el año 2009 un grupo español presenta una iniciativa privada para construir y operar en concesión, lo que se denominó el Módulo Internacional de Capurro, que incluía la construcción de unos mil metros de muelle y un complejo frigorífico para garantizar la cadena de frío de dicha actividad. La crisis económica en España y la coyuntura particular del sector llevó a no tener oferentes en el llamado a licitación. El mismo se reiteró al año siguiente, fuera del régimen de iniciativa privada, pero también resultó desierto.

En el año 2010 la ANP ejecutó el relleno del acceso común a ambos módulos, obra que culminó en 2011 (ver foto).

La ANP decidió ahora licitar las obras del módulo internacional, las que tendrían un costo de unos 95 millones de dólares, según uno de los cuatro oferentes, aunque en todos hay una especie de alerta naranja. Los cuatro privados oferentes fueron: Teyma Cheidak Lavigne, Sacyr Mantiba, Stiler RB SDC, y Saceem.

Es un tema que la ANP está estudiando previo a la firma del contrato, y ahora es una etapa más de estudios legales que comerciales. Los muelles de amarre de los pesqueros internacionales andarían en conjunto en los 200 metros, y el ancho de los muelles es de 20 metros. La planta frigorífica, los muelles para barcos nacionales y otras facilidades en el puerto, quedarían para la siguiente etapa.

Lo importante a destacar es que se trata de una obra para descongestionar el puerto y una prestación que le debemos a los barcos pesqueros, este es nuestro tema. Son servicios que no los podemos desatender, los necesitamos y son convenientes para el puerto de Montevideo y para nuestra plaza. Nosotros estamos viendo el proyecto como necesario, y no deseamos entrar en mayores detalles de cómo seleccionar al ejecutante de las obras y cómo asegurarse de su cumplimiento. Se dice que se firma el contrato antes de fin de año. Suponemos que en esta etapa de estudios legales se analizará minuciosamente cómo culminar esta etapa con éxito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)