IMPACTO

Las razones detrás de la pérdida de US$ 41 millones en el semestre en Ancap

El balance de la petrolera estatal fue negativo debido a efectos del COVID-19, la variación en el tipo de cambio y otros motivos.

Fachada del edificio de Ancap. Foto: Archivo El País
La pandemia del COVID-19 afectó demanda del mercado interno de combustibles, con una caída del 9% en todos los productos. Foto: Archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En el primer semestre del año Ancap registró pérdidas por US$ 41 millones pese a que los resultados operativos fueron positivos en US$ 7 millones.

De acuerdo con los datos proporcionados por el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, el gerente general Ignacio Horvath y el coordinador de la gerencia general Nicolás Spinelli ayer en un taller informativo, la pandemia del COVID-19 llevó a que en abril se registrara un pico de caída del 38% en las ventas de naftas, mientras que para el semestre el descenso fue del 12% en ventas de naftas y de 5% de gasoil, con una caída interanual del 9% en todos los productos.

En relación a los ingresos netos, cayeron 17,3% por un lado por la baja del 9% en las ventas y por otro lado, porque a precios fijos se registró un aumento del Imesi y de los componentes de la cadena de distribución (márgenes de las distribuidoras y bonificaciones de los estacioneros).

En este sentido, los ingresos operativos fueron de US$ 1.056 millones, de los cuales descontado el costo de ventas, gastos de administración, bonificaciones, Imesi y otros, quedaron US$ 7 millones. El resultado financiero acumulado del semestre es de un rojo de unos US$ 62 millones, lo que explica la pérdida a nivel total. Según explicaron las autoridades de Ancap, parte de ese total está vinculado al pago de intereses aunque mayoritariamente se debe a la diferencia por tipo de cambio.

Es que de los pasivos de Ancap a junio de este año, la posición en dólares es de US$ 495 millones, cifra compuesta por unos US$ 220 millones de deudas comerciales y US$ 275 millones de deudas financieras, por lo que la posición monetaria neta en dólares es de US$ 425 millones.

A eso se le genera una diferencia por tipo de cambio ya que la evolución del valor del peso respecto al dólar en el semestre se depreció un 13% lo que resultó en una pérdida financiera de $ 2.259 millones.

Al desglosar los ingresos efectivos para Ancap, los datos reflejaron que US$ 1.150 millones fue el total pagado por los clientes por la venta de combustibles (IVA incluido), de los cuales US$ 541 millones responden a deducciones vinculadas a actividades de logística, fideicomiso del boleto, fletes, impuestos y tasas, que la empresa los transfiere al Estado y a la cadena de distribución.

Por lo tanto, el ingreso efectivo para Ancap fue de US$ 609 millones. No obstante, el resultado operativo de Ancap terminó siendo de US$ 7 millones debido a que a los US$ 609 se le quitaron US$ 602 por costos de producción de los bienes: costo del petróleo y biocombustibles.

Sobre este punto, las autoridades destacaron que las coberturas contratadas (acuerdos que ofician como un “seguro” en relación al precio del dólar y el petróleo), le generaron a Ancap un efecto positivo de US$ 19 millones entre enero y junio de este año. En relación a la estrategia de cobertura, los jerarcas de Ancap manifestaron que para el primer trimestre contrataron el instrumento denominado “call asiática”, proporcionado por el Banco Mundial, por dos millones de barriles a US$ 65 por barril con una prima de US$ 1,32 por barril.

Sin embargo, en el mes de febrero el Banco Mundial comunicó a Ancap que no renovaría los instrumentos de coberturas de petróleo, por lo que, en un contexto internacional de suba del crudo definieron realizar compras físicas de crudo con entrega diferida, es decir que el precio del petróleo se pacta al momento de la compra y se evita el pago en el mes de descarga (un período que puede rondar entre los cinco a los seis meses, según Horvath).

Con esa modalidad se compraron tres embarques de petróleo, lo que para las autoridades fue una forma de gestionar el riesgo, dado que no contaban con la cobertura del Banco Mundial.

Foto. Fernando Ponzetto
Foto. Fernando Ponzetto

Para el segundo semestre, dado que no podían contratar coberturas directamente con el Banco Mundial, Ancap solicitó la colaboración del Ministerio de Economía y Finanzas para la contratación de coberturas del precio del crudo a través de instrumentos financieros derivados (swaps).

En relación al resultado de Ancap por negocio, el 96% del resultado operativo bruto corresponden a combustibles (US$ 7 millones), mientras que el aporte de lubricantes (US$ 2 millones) y de gas natural (US$ 1 millón), compensan el mal resultado del portland (-US$ 3 millones).

En las empresas subsidiarias, la variación del patrimonio de Ancap en las vinculadas el aporte fue de US$ 11 millones, explicado por el buen desempeño de Ducsa y ALUR.

Ancap reducirá un 20% su presupuesto

Las proyecciones de egresos de Ancap para el 2020 señalan un total de $ 110.485 millones, mientras que $ 118.410 millones fue lo ejecutado en 2019. Es decir que el presupuesto del ente para este año tiene una reducción en sus gastos de $ 8.000 millones que, según las autoridades de Ancap, responden mayoritariamente a variaciones en las compras de crudo, tanto en términos de reducción de volumen, precio internacional y variación del tipo de cambio.

En relación a los gastos de funcionamiento de Ancap, las autoridades de la empresa señalaron que entre el 2020 y 2021, estos van a sufrir una reducción del 20%. A diferencia de lo que ocurre con otras empresas estatales, la pauta de reducción que el Poder Ejecutivo le fijó a Ancap, permitió que el presupuesto del ente sea mayor durante este primer año dado que -de acuerdo a lo explicado por los jerarcas- Ancap “históricamente” ejecuta un nivel de presupuesto menor al asignado. Conforme a lo explicado por las autoridades, “en general” las empresas y reparticiones del Estado ejecutan cerca del 100% del presupuesto que les fue asignado, mientras que Ancap, debido a “procedimientos de control interno” no supera el 85% de lo asignado.

En este sentido, los jerarcas manifestaron que el objetivo de Ancap para 2020-2021, junto a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), es el ahorro del 20% en los gastos que sean gestionables por la empresa, entre los que se incluyen egresos por servicios, mano de obra, estaciones, horas extras, entre otros.

En relación a los ingresos proyectados por Ancap para el 2020, de los $ 110.485 millones totales, un 39% proviene de la venta de naftas, 33% de la venta de gasoil, siendo esas las dos fuentes principales. En términos de egresos, el 33% responde a compras de crudo, derivados, gas y materias primas en general, el 29% se va en tributos (Imesi, IVA, otros) y el 19% en márgenes a distribuidoras, bonificaciones a estacioneros, fideicomisos y fletes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados