ESTUDIO

¿Cómo reaccionan los ricos uruguayos ante cambios impositivos en el IRPF?

Por primera vez, un estudio que se presentará en las Jornadas Anuales de Economía del Banco Central  analiza el comportamiento de los que más pagan IRPF en Uruguay.

Yate en el puerto de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Para el 1% de mayores ingresos laborales hay formas de escapar a una suba en la tasa del IRPF a las rentas del trabajo. Foto: Ricardo Figueredo.

Un debate en los países desarrollados que se da tanto a nivel académico como político es “cuál debe ser el nivel de impuestos a las personas con mayores ingresos” y “también se ha convertido en un tema muy debatido” en los países en vías de desarrollo. “La literatura empírica para los países desarrollados sugiere que los impuestos sobre la renta producen efectos de comportamiento sustanciales entre los contribuyentes de altos ingresos”, pero “la evidencia empírica correspondiente para las economías en desarrollo es prácticamente inexistente”.

Eso sostienen Marcelo Bergolo, Gabriel Burdin, Mauricio De Rosa, Matías Giaccobasso, Martín Leites y Horacio Rueda en el estudio “Respuestas de ganancias a los cambios impositivos de los ingresos laborales más altos: evidencia de una reforma tributaria en Uruguay” que será presentado esta semana en las XXXIV Jornadas Anuales de Economía del Banco Central (BCU).

Los autores recuerdan que “en 2007 Uruguay implementó un sistema dual de impuesto sobre la renta personal (IRPF) que combina un impuesto progresivo sobre el ingreso laboral con tasas planas sobre los ingresos de capital. En 2012, una reforma introdujo dos cambios principales en el subcomponente de ingresos laborales. Primero, desglosó los dos tramos superiores en tres. En segundo lugar, la reforma aumentó la tasa impositiva marginal más alta del 25% al 30%”.

Esas modificaciones “afectaron las tasas impositivas marginales en diferentes segmentos de aproximadamente el 1% superior de la distribución del ingreso laboral”, agregaron.

Los autores señalaron que “mientras que para dos grupos de contribuyentes en la distribución de ingresos laborales más altos, las tasas impositivas marginales se mantuvieron igual que antes de la reforma, para otros dos grupos de individuos, en particular, entre aquellos contribuyentes con los ingresos laborales más altos, las tasas impositivas aumentaron”.

“Estos cambios diferenciales en las tasas impositivas en contribuyentes de ingresos muy similares crean una variación exógena que aprovechamos para estudiar las respuestas comportamentales de altos ingresos a los impuestos en un contexto de economía en desarrollo”, añadieron.

Cambian el mínimo no imponible, las franjas y las deducciones del IRPF. Foto: Gerardo Pérez
IRPF. Foto: Gerardo Pérez

El análisis explora tres márgenes de respuestas comportamentales a los principales cambios en las tasas impositivas marginales: (I) respuesta en el margen intensivo de los ingresos laborales, (II) respuestas en el margen extensivo de los ingresos laborales, (III) ingresos laborales que se transforman en ingresos corporativo y del capital.

Respecto a la primera respuesta, “algunos de los que más ganan pueden reducir sus horas de trabajo, aumentar la evasión o trasladar parte de su ingreso laboral a otras bases impositivas después del aumento de la tasa”, explican.

“Como se esperaba”, hay una “disminución en el crecimiento de los ingresos laborales reportados para toda la muestra” que “se asocia principalmente con el comportamiento de los trabajadores por cuenta propia en el grupo de tratamiento, que muestra una fuerte caída en el crecimiento de sus ingresos laborales después de la reforma”, afirman los autores.

“Aunque visualmente los asalariados tratados parecen reducir el crecimiento de sus ingresos laborales después del aumento de la tasa impositiva máxima, el tamaño de este efecto es sensiblemente más bajo que para los trabajadores independientes”, añaden.

Sobre la respuesta II, los autores indican que “algunos contribuyentes pueden abandonar la base del impuesto sobre la renta laboral después de enfrentar un aumento en la tasa impositiva sobre ese componente. Este resultado podría estar asociado a diferentes mecanismos: una transición de la base del impuesto sobre la renta laboral a otras bases impositivas, es decir, ya sea sobre la renta del capital o sobre la base del impuesto sobre la renta de las empresas; un movimiento hacia el sector informal; o incluso un tránsito a la inactividad”.

La evidencia “muy preliminar” es que después de los cambios de 2012, “el número de contribuyentes que reportan ingresos laborales positivos disminuye gradualmente mientras se mantiene cerca del 100% para el grupo de control. Tres años después, el porcentaje de contribuyentes que declaran ingresos laborales positivos disminuye aproximadamente en 4 puntos porcentuales para aquellas personas que enfrentaron un aumento de la tasa impositiva frente a aquellos para quienes no experimentaron un cambio en la tasa de impuestos”, señalan.

Ajuste de la BPC no solo varía el mínimo no imponible del IRPF e IASS. Foto: Archivo
Declaraciones de IRPF. Foto: Archivo

“Casi todos los contribuyentes en el grupo de tratamiento siguen informando cualquier fuente de ingresos después” de los cambios de 2012. “Este resultado sugiere que la amplia respuesta de margen extensiva de los ingresos superiores se explica por un cambio (completo) de la base del impuesto sobre la renta laboral a las otras dos bases impositivas, en lugar de una transición hacia la informalidad o la inactividad”, agregan.

Esta respuesta “se debe principalmente al comportamiento de los contribuyentes independientes. Los trabajadores independientes en el grupo de tratamiento muestran una disminución de 8 puntos porcentuales en su probabilidad de informar ingresos en la base impositiva laboral en relación con los trabajadores independientes en el grupo de control. Por el contrario, casi el 100% de los asalariados siguen declarando sus ingresos a través de la base del impuesto sobre la renta laboral”, concluyen.

La tercera posibilidad

En cuanto a la respuesta III, los autores indican que podría pasar que “algunos de los que obtienen mayores ingresos pueden cambiar los ingresos de la base impositiva laboral a las bases imponibles de ingresos de capital o de negocios cambiando su organización comercial o transformando sus ingresos laborales en conceptos de capital como dividendos”. Lo que encontraron es que “la mayor parte de la disminución observada en el número de contribuyentes de ingresos más altos que informan ganancias en la base del impuesto sobre la renta laboral después de los cambios es impulsada por individuos que salieron a la base del impuesto sobre la renta de las corporaciones personales”. Según los autores, este trabajo “puede tener importantes implicaciones” sobre las políticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)