AUGE DE CONTAGIOS

Reactivación de Brasil puede frenar en primer trimestre, dice su Banco Central

La incertidumbre del mercado es alta con un proceso de vacunación por el COVID-19 en el país que apenas comienza.

Sede del Banco Central de Brasil. Foto: Reuters
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

La reactivación económica de Brasil iniciada en el segundo semestre de 2020, tras la obligada paralización a comienzos del año pasado por el COVID-19, puede frenarse en el corto plazo por el nuevo auge de contagios y las medidas del gobierno frente a la pandemia, señaló este martes el Banco Central.

De acuerdo con el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central, la suspensión de los auxilios del gobierno para ayudar a los más pobres a enfrentar la pandemia también impactará el ritmo de la economía en el gigante suramericano.

Según el acta de la última reunión del Copom, divulgada este martes, los indicadores de finales del año pasado fueron "sorprendentemente positivos, pero no consideran los posibles efectos del reciente aumento en el número de casos de COVID-19", ni el "enfriamiento" que causará en la economía del país el cese de los auxilios.

Brasil, que ya suma más de 217.000 muertos y 8,8 millones de contagios por el coronavirus SARS-CoV-2, es uno de los países del mundo más afectados por la pandemia y vive en la actualidad una segunda ola del virus.

Asimismo, con un proceso de vacunación en el país que apenas comienza, la incertidumbre del mercado es alta.

A eso se suma la suspensión de los subsidios estatales que el gobierno de Jair Bolsonaro venía otorgando desde abril del año pasado a más de 66 millones de brasileños de escasos recursos para enfrentar la pandemia, lo que ocasionará una obligatoria caída en el consumo y aumentará el desempleo.

Tasa básica de interés se mantiene. 

En cuanto a la tasa básica de interés, varios miembros del Copom manifestaron la intención de elevar el mínimo histórico del 2% anual, pero decidieron mantenerlo ante la incertidumbre actual por la pandemia y la actividad económica y fiscal del país.

No obstante, el Copom decidió suspender la "forward guidance" (orientación a futuro), por medio de la cual el Banco Central se comprometía a no elevar los tipos porque "las expectativas de inflación, así como las proyecciones de inflación de su escenario básico, están suficientemente próximas de la meta de inflación para el horizonte relevante de la política monetaria".

Para este año, el emisor proyecta una tasa de inflación en torno a un 3,4%, mientras que proyecta un 3,5% para 2022.

Brasil cerró 2020 con una inflación del 4,52%, la más elevada desde 2016 y por encima del centro de la meta de 4% fijada por el gobierno para el año, pero dentro del margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error