DE AHORA EN MÁS

La realidad de los sectores de actividad detrás del PIB

La visión del comercio, agro, industria y construcción; y qué esperan en 2017.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La actividad agropecuaria se expandió 4,5% durante el cuatro trimestre. Foto: Archivo

Lo que se sabía hasta el jueves de esta semana marcaba que en 2014 y 2015 la economía uruguaya había seguido creciendo, pero esto había estado marcado por la desaceleración. Mientras que en 2013 el Producto Interno Bruto (PIB) había aumentado 5,1%, para 2014 había llegado a 3,5% y a 0,4% un año más tarde (la cifra dada a conocer en su momento fue 1%, pero se corrigió a la baja ahora).

El informe de Cuentas Nacionales que el Banco Central (BCU) divulgó el jueves cortó esta tendencia: la economía nacional creció 1,5% en 2016. Así, acumula 14 años de expansión ininterrumpida. Durante el cuarto trimestre del año, en concreto, lo hizo a una tasa de 3,4% frente a igual período del año anterior. Este número engloba realidades varias a la interna de los diferentes sectores de actividad.

El BCU señala que en los últimos tres meses de 2016 se "destacan las incidencias positivas" de dos de ellos: Transporte, almacenamiento y comunicaciones y Comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles.

Este último tuvo un incremento interanual en el cuarto trimestre de 4,2%. En el año, en tanto, cayó 1,6% frente a 2015. Para este sector, 2016 terminó mucho mejor de lo que había arrancado. "Está claro que desde el segundo semestre veníamos percibiendo una mejoría", sintetizó la asesora económica de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), Ana Laura Fernández. La economista dijo que en el período octubre-diciembre de 2016 la situación fue "totalmente diferente" a la de igual período de 2015.

En el caso del comercio minorista, dijo, impactó en el repunte que se observó en la segunda mitad del año una inflación más moderada que en los primeros seis meses —en los últimos 12 meses a mayo se había ubicado en 11%, el mayor registro desde octubre de 2003. A eso se sumó un dólar que no "despegó" como se había anticipado, lo que hizo que los consumidores fueran más propensos a abrir sus billeteras.

Para 2017, en tanto, se espera un "cambio de tendencia", dijo Fernández. Precisó que no será un repunte "significativo" pero que sí la actividad cortaría la racha descendente.

Por el lado de la actividad agropecuaria, creció 4,5% interanual en el cuarto trimestre de 2016. En el año, en tanto, se expandió 0,9%. El año pasado el sector experimentó una "baja muy importante" en los precios de los commodities que exporta, sostuvo el presidente de la Federación Rural, Jorge Riani. Esto se vio compensado en parte, ejemplificó, por un aumento en la faena de vacunos.

El dirigente dijo que la expectativa este año es que la zafra de soja —tercer generador más importante de divisas para Uruguay en 2016— sea récord.

Por el lado de las preocupaciones que desvelan al sector la competitividad encabeza la lista. "Es un país muy caro para producir", resumió Riani.

Heterogeneidad.

En la industria sostienen que, tras años de retracciones, se logró parar esto. La perspectiva para 2017 es de "estancamiento o leve caída", indicó el director de la Dirección de Estudios Económicos de la Cámara de Industrias (CIU), Sebastián Pérez.

Los datos marcaron que en el último trimestre del año las industrias manufactureras tuvieron una suba interanual de 2,3%. Respecto a 2015, en cambio, la expansión en 2016 fue menor: 0,4%.

El desempeño positivo en el último tramo del año, según el informe del BCU, "se explica por un lado por la mayor producción de alimentos y bebidas, principalmente debido a la incidencia positiva del incremento en la actividad de los frigoríficos, y por otro lado por el crecimiento de la producción de pulpa de celulosa".

Justamente, Pérez indicó que la inclusión de grandes industrias —como las plantas de Montes del Plata o UPM— genera que el número que contiene el informe no coincida con el desempeño observado entre la mayoría de las firmas socias de la CIU. "Es un promedio que tiene dentro situaciones muy heterogéneas", explicó.

El experto señaló que hay muchas empresas "que van a estar en dificultades" este año, al tiempo que agregó que no hay indicios de que las condiciones de competitividad cambien en el corto plazo.

La construcción, por su parte, se contrajo 1,4% en el último trimestre respecto al mismo período de 2015. Sin embargo, es una mejora frente a la cifra global de 2016, que da una caída de 3,9% en comparación con 2015. El gerente ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu), Aníbal Durán, dijo que los topes que el Poder Ejecutivo anunció para las viviendas de interés social retrajeron "notoriamente" a los empresarios del sector, y generaron "incertidumbre". Muchos, añadió, tienen terrenos comprados y están "en las gateras para salir" siempre y cuando el tema —a estudio del gobierno— se dirima de manera satisfactoria para ellos. En buena medida, de esto dependerá cómo transite la construcción este año.

Diferentes realidades

CONSTRUCCIÓN

Obras de infraestructura compensaron merma en edificios

En su informe, el BCU indica que el descenso que tuvo en el último trimestre fue producto de “la caída en la construcción de edificios, parcialmente contrarrestada por la mayor actividad en obras de infraestructura”.

INDUSTRIA

Factores que atentan contra la competitividad

Los precios de los combustibles y de la energía, el tipo de cambio real, las relaciones laborales y la carga impositiva son algunos de los puntos que erosionan la competitividad señalados por Pérez de la CIU.

COMERCIO

Más bienes importados y aumento de demanda turística

El crecimiento del comercio “responde a la mayor comercialización de bienes importados, tanto para uso final como intermedio”, sostiene el BCU. En hoteles y restaurantes pegó el aumento de la demanda turística.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)